22 de Feb de 2020

Cultura

El sabor de Louisiana en Panamá

Louisiana Seafood Promotion and Marketing Board presentan los mariscos de este estado, famoso por su gastronomía

Una vez más la posición estratégica de este pequeño istmo hace que sea visto como protagonista. En esta ocasión para el intercambio gastronómico.

El Consejo de Promoción y Mercadeo de Mariscos del estado de Louisiana, representado por Karen Profitta, en compañía del chef Aaron Burgau, propietario del restaurante Patois, vino a Panamá para dar a conocer su oferta en productos del mar.

Profitta lleva un año en su cargo como directora,y aunque habían emprendido otras misiones comerciales, hasta ahora observaron el momento oportuno para concretar la exportación de su amplia gama en este rubro.

La ruta fue preparada por el Tratado de Promoción Comercial, ya que facilita los procesos, lo que es importante al manipular mariscos, enfatiza la representante del consejo. Para ellos es fundamental garantizar la rapidez en el transporte de la materia y así salvaguardar su frescura.

LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Dar a conocer la variedad en frutos del mar fue más allá de presentar un itinerario, razón por la que Burgau acompañó a Profitta. El chef tuvo la labor de preparar platillos con los productos que ofrece el estado. Y qué mejor que un gumbo de ostras para empezar la velada demostrativa. Esta especie de sopa con consomé y carne de cangrejo, ñajú, sazón creole, roux y ostras frescas, entre otros ingredientes avivaron el paladar.

Luego se pudo degustar un arroz jambalaya con pollo y chorizo. Este platillo tiene una similitud con el rol del típico arroz con pollo panameño, puesto que suele ser servido en ocasiones especiales, para celebrar en familia o al invitar a buenos a amigos. Es la comida clásica de las fiestas.

Unas croquetas de cangrejo y unas empanadas con relleno de ostras y arroz fueron parte de la carta ejecutada por el chef de Louisiana. Estos últimos no dejaron de ser menos ricos que los primeros.

Todos los platos contienen lo que se conoce como la ‘santísima trinidad’, explica el chef, que no es más que una mezcla de cebolla, pimiento morrón y apio en cantidades similares. Esto es propio de la cocina cajún.

La visita comercial fue celebrada en el restaurante Sake, donde Burgau tuvo la ayuda de Masaki Ayuma, chef ejecutivo del distinguido ambigú. Luego hubo una segunda ocasión en el hotel Waldorf Astoria, donde se dio la degustación.

El chef estadounidense tuvo la oportunidad de conocer un poco de la gastronomía panameña en el Mercado del Marisco, allí probó diversidad de ceviches, los cuales disfrutó y hasta alabó su calidad.

CORRIENTES Y SABOR

Lousiana es un sitio famoso por su riqueza gastronómica, en especial por sus mariscos. Según resaltan los representantes norteamericanos, sus frutos del mar tienen un sabor único por las corrientes marinas que poseen sus ecosistemas.

El entorno natural es propicio para el desarrollo de una nutrida vida marina y la salinidad que allí se desarrolla los hace privilegiados.

Por eso muchas personas, más del 70%, visitan este estado solo por la comida.

El propietario de Patois y la directora del Consejo son parte de una delegación de más de cien personas que vinieron a Panamá, no solo a ofrecer productos alimenticios, también pretenden aportar en educación con universidades y en conocimiento portuario, entre otras materias.