Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Cultura

#UnSorboDeRealidad

‘Fakelook’ es la nueva obra de Espejo Roto. Escrita y producida por el dramaturgo Arturo Wong

Hasta un poco de envidia da ver la foto del viaje familiar a Disney, la de quien recién obtuvo una maestría o las actualizaciones del que por alguna razón se fue a Europa. Qué discusión hubo antes de que despegara el avión o cómo se obtuvo el dinero para lograrlo, qué importa, si el estado bien puede indicar un ‘me siento feliz’.

Es que la vida de hoy transcurre entre hashtags y likes . Así como lo refleja Arturo Wong en la nueva puesta en escena de Espejo Roto.

Sobre las tablas del teatro La Quadra una esposa, una amiga, un cantante, un marido y una hija desnudan sus realidades en paralelo. De un lado, está lo que revela su cuenta de Instagram (Twitter, Facebook o la que esté de moda) y del otro, afloran las frustraciones, anhelos y realidades del ser humano de carne y hueso.

Cinco actores le dan vida al guión que hace que en un instante la madre pase a ser hija o la hija, a amiga. Es que la continuidad del rostro en el personaje no es lo que importa. Ni en la obra y —al parecer— tampoco en la vida real. Aquí vale la cantidad de ‘me gusta’ y los comentarios que generen (ojo: la cantidad de comentarios, su contenido es otra cosa).

En la obra escrita y producida por Wong, como pasa en Twitter, en Facebook o en Instagram, los nombres del Registro Civil no cuentan. Es más importante lo que diga @MariaPTY o @Lucciita, que lo que ellas mismas puedan expresar fuera de las redes sociales.

El trabajo del escritor es un espejo de lo que se ve y lo que no se ve en las calles, en los metrobuses o en la sala de un hogar. Mientras surgen más etiquetas y se hacen esfuerzos por tomarse más selfies la obra bien puede calificarse como una crítica, pero como la realidad carnal casi que se confunde con la cibernética, de pronto se puede percibir como una oda.

Así también de pronto se puede sentir un poco de vergüenza al tener la loca necesidad de sacar el celular, es que es tan distinta que se merece un Instagram... ‘Pero y si me veo igual que lo que muestra el guión del que me río’, es un pensamiento que embargará a más de uno. ‘Y, bueno, vale la pena que la vengan a ver mis amigos’, puede seguir indicando la voz interna. Y vence la realidad.