La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Nov de 2019

Cultura

La gratitud a los ancestros

La sacerdotiza Yeyefini Efunbolade cuenta su experiencia en el mundo de la espiritualidad africana y los mitos que oscurecen la práctica

‘No todo lo que se ve es la realidad, hay un mundo del espíritu’, eso asegura Yeyefini Efunbolade, de 63 años, quien desde hace 44 años se insertó en el mundo de la espiritualidad africana.

Ella, hoy es sacerdotiza y llegó a Panamá esta vez para dar charlas sobre la Espiritualidad africana.

La última clase de este mes será hoy sábado 28 de marzo a partir de las 5 de la tarde, en El Cangrejo (Calle Alberto Navarro), edificio Stella Maris, salón Perle Noire.

Entre los temas de los talleres están: ‘El poder de la Celebración Ancestral (Cuándo, Dónde y Por Qué), y de los Rituales para Equilibrio y Evolución Personal’ y ‘Fundamentos de cultura y cosmología africana, además de información sobre ayunos, licuados y limpiezas espirituales’.

EL LLAMADO

Desde muy niña Yeyefini espiaba a sus vecinos de la calle 17, Río Abajo, de cultura jamaiquina y de Barbados. Ellos hacían baños con flores, frutas, rezaban los salmos al ritmo de los cantos. Ella nunca olvidó esos ritos que le parecían hermosos, llenos de colores, alegría y misticismo. La oscuridad no era parte de estos, pero se hacían entre adultos y no públicamente porque para aquellos años eran vistos como prácticas ajenas a Panamá.

A los 12 años se fue a vivir con su familia a Estados Unidos, eran los revolucionarios 60 y la lucha por los derechos civiles de los negros en el coloso del norte se fusionaba con la búsqueda de las raíces en África y así fue que desde el colegio y al entrar en la universidad comenzó a investigar sobre el tema que la apasionaba, sus raíces, su nombre. Sus ojos se volcaron hacia su interior descubriendo así su verdadero ser.

—¿Pero qué es y que no es La Espiritualidad africana?

Los ojos marrones de Yeyefini se dilatan cuando le hago está pregunta, que con firmeza responde.

—‘Esta práctica no tiene nada que ver con muñequito puya puya, ni con sangre, ni muerte. Es el llamado a los ancestros, la relación con la naturaleza para buscar equilibrio entre lo tangible e intangible y entender que lo material es solo un plano del mundo que nos rodea’.

¿EQUILIBRIO?

Mientras que charlamos con Yeyefini, se une a la conversación Yanina, ella quien dirige en Panamá la Fundación Fundación Arnold Walters y cuenta que son cada vez son más las personas que se acercan a la organización en busca de respuestas.

‘Son adultos que cumplieron todas las exigencias de la sociedad actual: tienen una carrera exitosa, solvencia económica, hijos y todo lo que te hace un ‘ciudadano aceptable’, pero les falta algo. Aún sienten esa insatisfacción interna que no les permite disfrutar de su presente’.

Y Yeye, (como le dicen de cariño), agrega, ‘¿cuántas personas conocemos que están fuera de sí, desconectados de los suyos, viviendo desordenadamente y sufriendo por esto sin poder hacer algo, aparentemente, para cambiarlo? Esto se debe a que no han buscado dentro de su historia, solo relacionan la felicidad con lo que tocan y no agradecen al entorno, a sus ancestros. No están en balance’.

Su mayor herramienta, explica que el silencio potencia la riqueza espiritual, ‘yo medito. Me desprendo del entorno material, en busca del sosiego que da esa conexión para encontrar la solución a algunos problemas’.

LOS MITOS

Sobre estos Yanina hace un llamado, ‘Hollywood ha colaborado para crear un aro de oscuridad y sangre alrededor de la religión. Es una forma racista y estigmatiza desde hace más de 5 décadas la religión de nuestros tatarabuelos, de aquellos hombres y mujeres que ofrendaban a la naturaleza, a la madre tierra, practicas que existían desde hace miles de años’.

¿Y sabes por qué lo hacen? pregunta mientras, bebe un vaso con agua, ‘porque ellos saben que hay mucho de verdad en esta forma de vida y que al cuestionar tu existencia, tus modos de ser, te desharás de cargas innecesarias, de excesos absurdos y romperás con las cadenas y restaurarás el espíritu en plena conexión con el ‘ache’ (luz) de nuestra tierra’.

Y Yeye reafirma, ‘para ellos es mejor mantenernos ignorante, un concepto que defino como la persona que aún no sabe que necesita realmente y divaga’.

==========

SOBRE YEYEFINI EFUNBOLADE

Nació en la República de Panamá y se crió en Brooklyn, Nueva York. Reside en los Estados Unidos desde hace 40 años. Asistió en Panamá a la Escuela República de Haití y el Colegio Richard Neuman, y en los Estados Unidos al North Carolina A & T State University en Greensboro, Carolina del Norte. Efunbolade es sacerdotisa Yoruba/Ifa/Lucumí de Obatalá, el Espíritu de la Pureza, la Claridad y la Paz. El Ooni de Ilé Ifé, Nigeria (máximo líder de la tradición yoruba), le otorgó el título y jefatura de ‘Iyalode’ que significa Líder Comunitaria, Madre de la Restauración Cultural Africana y Enlace entre las Comunidades Orisha de los Estados Unidos, el Caribe y América Latina, por su extensa y loable labor internacional en pro de la cultura africana y su Diáspora.

Es autora del libro ‘Empezando los Lunes’ (disponible en inglés bajo el título Meaningful Mondays), el cual está lleno de rituales, oraciones, inspiraciones proverbiales, así como remedios caseros y baños de plantas medicinales para mejorar nuestras vidas.