Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Cultura

Bagdad y Berlín pedirán una resolución

Se trata de poner fin a la destrucción y al saqueo del EI de los sitios arqueológicos, edificios históricos y obras culturales

Bagdad y Berlín pedirán una resolución
El grupo también atacó la ciudad milenaria de Nimrud.

Alemania e Irak anunciaron este martes su intención de proponer a la Asamblea General de la ONU una resolución sobre el saqueo y la destrucción de sitios arqueológicos por parte del grupo Estado Islámico (EI). Este proyecto de resolución será presentado ‘en los próximos días' y podría ser adoptado en mayo, indica un comunicado conjunto de las delegaciones alemana e iraquí ante la ONU.

Se trata de poner fin a la destrucción y al saqueo del EI de los sitios arqueológicos, edificios históricos y obras culturales.

La resolución ‘pedirá a todos los estados miembro que sancionen a los responsables de este vandalismo cultural y que mejoren su marco legal y administrativo para evitar el tráfico de obras de arte robadas'.

‘La destrucción y el saqueo de la herencia cultural iraquí se asemeja a un crimen de guerra y mina los esfuerzos de reconciliación de Bagdad', afirmó ante la Asamblea el embajador iraquí, Mohammed Ali Alhakim.

Para el embajador adjunto de la legación alemana, Heiko Thoms, la preservación de la herencia cultural iraquí es ‘un test para todos nosotros ya que forma parte de nuestra herencia común'.

‘Allá donde se queman libros y obras de arte, los seres humanos pueden ser las próximas víctimas. Es una dolorosa lección de la Historia que Alemania ha aprendido', añadió.

El Consejo de Seguridad de la ONU ya emitió en febrero una resolución exigente que buscaba cortar todas las fuentes de financiación de los yihadistas, entre ellas los bienes culturales robados en Siria e Irak. Los yihadistas del EI destruyeron obras preislámicas del museo de Mosul (norte de Irak).

El grupo también atacó la ciudad milenaria de Nimrud y la fortificada Hatra, fundada hace más de 2,000 años. El EI justifica estas destrucciones alegando que las estatuas favorecen la idolatría.