Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Cultura

Nicaragua, bajo la lupa de la crónica

La gente en Managua vivía en las ruinas de aquel terremoto, escenario que mejoró gracias a la llegada del actual gobierno en el 2007

En 1972 en Nicaragua hubo terremoto, tan devastador que terminó de destrozar lo que no había podido el sismo de 1931. En el país -que en ese momento era uno de los más pobres de Centroamérica- se abrió la tierra, tragándose a 19 mil 320 muertos y dejando heridos a 20 mil heridos, el inmenso temblor llegó sumar otra calamidad, además de las provocadas por la pobreza y desigualdad. La gente en Managua vivía en las ruinas de aquel terremoto, escenario que mejoró gracias a la llegada del actual gobierno en el 2007.

Entre los rastros de aquellas grietas Amalia camina Managua. El hábito de deambular las calles de su país la hace la periodista que es, buscadora paciente y observadora. Siempre soportando el calor y la humedad propia de la región que atraviesa. Posa sus ojos en un ser, un acto, pregunta, lo contextualiza, lo cuenta lento y después rápido.

De ese andar narra Nicaragua semanalmente, por ahora en el diario La Prensa de su país, colocando lo cotidiano en sus textos.

EL AGUA, LA INFORMALIDAD Y LOS FEMICIDIOS

‘Uno de los grandes problemas de hoy es la falta de agua, agotamos las reservas y otras están contaminadas. El gobierno ha ofrecido soluciones paliativas pero ninguna progresiva a mediano y largo plazo', cuenta pausadamente Amalia Morales.

‘Además está el tema del canal que aunque hasta ahora ha sido mucho discurso, es una obra con la que se abandera el gobierno pero que no ha sido consultada a la población y que además rechazan los pobladores que rodean el lago Cocibolca, por donde pasará la obra. Campesinos preocupados por sus tierras exigen una explicación. El año pasado se hizo una marcha en Managua de casi 10 mil personas movilizándose contra esta obra. Chinos van y vienen y por ahora solos e han visto movimientos de tierra', explica Morales.

Según la periodista existe una desconexión entre lo que pide el pueblo a lo que ve el gobierno. ‘El gobierno de Daniel Ortega ha sido un continuador de las políticas privatizadoras del Fondo Monetario Internacional, si bien existen avances en el país como la promoción del turismo y la seguridad; ya que aunque muchos no estén de acuerdo, Nicaragua no es un país violento, salvo para las mujeres, donde los femicidios son una constante', denuncia la reportera, que además de profundizar en temas ambientales también indaga en la materia laboral del nicaraguense.

‘Actualmente el 80% de los nicaraguense vive de empleos informales', detalla la cronista, una cifra que puso en contexto en una serie de semblanzas de trabajadores de calle, publicadas en el Diario La Prensa , bajo el título de Crónicas Informales .

Para los años 80 la guerra y victoria sandinista lo acaparó todo. El pueblo había parido una nueva historia, casi épica. La realidad de aquel pasado los persigue. Morales lo explica así: ‘Aún hay deudas con los servicios básicos, es cierto que no se pueden solucionar resabios de guerra, terremotos, privatizaciones de los años 90, en pocos años, pero es peligroso si no se establece un plan de acción para resolver de una vez, la seguridad social, el trabajo informal y sobre todo la deforestación y sequía que está acabando con la producción del país'.

Como la describe la cronista ganadora de múltiples premios nacionales e internacionales, Nicaragua está sumidad en un mar de conflictos, con pequeños remolinos entre sí, que muchos esperan, se diluyan con la construcción de un canal.

‘Es curioso porque el sandinismo asumió en el año 2007 con un 40% de los votos y para el año 2011 su popluridad subió, ganado con más de 50% de los votos.. Mantener en paz al país ha sido su gran logro', cuenta.

Y cierra con un imposible para muchos en Panamá: ‘tenemos una derecha que está en contra de todo, pero no propone, por eso el pueblo rechaza su pasado y esterilidad y exige al gobierno de Ortega que vuelva a girar definitivamente hacia la izquierda y que enpodere a la gente'.

Sus palabras dejan evidencia el peso de la identidad sandinista en los nicaragüenses, pero también el embudo en que se encuentra un modelo que se abandera con los ideales de Augusto Sandino. Por mientras, Amalia camina entre millones de nicaraguense entre las fisuras del tiempo, esperando que el futuro no quede en retórica.

==========

Amalia Morales

PERIODISTA

==========

AMALIA MORALES

Periodista del diario ‘La Prensa' de Nicaragua. Cronista que también se dedica a cubrir noticias ambientales y sociales.