18 de Ago de 2022

Cultura

Cuentos a quince centavos

En las calles, con los limpiabotas y canillitas, encontró los primeros cómplices para el inicio de su aventura literaria.

Inteligencia y modestia. Son los dos atributos que han caracterizado a la escritora Emelia Manuela Alemán Zubieta a lo largo de su vida. El hecho de haberse graduado de un colegio californiano, no fue obstáculo para ‘Manuelita', como le dicen sus familiares y amigos, entablara relaciones con los canillitas del diario El Panamá América . Entre sus amigos también estaban los limpiabotas y los niños que, procedentes de El Chorrillo y el Marañón, se aventuraban en Calidonia, más precisamente en las inmediaciones del Instituto Nacional, que eran donde se encontraban las oficinas de El Panamá América en la década de los cuarenta, durante el tiempo que se desempeñó como cronista de prensa en la columna de ‘sociales' y redactora de noticias en aquel rotativo, propiedad de Rosario Arias de Galindo, una de sus amigas de infancia.

Los pelaos del barrio fueron sus primeros colaboradores literarios. A sus 96 años las memorias se agolpan en sus nevadas sienes. Recuerda pagarles 15 centavos a los pequeños chorrilleros por sus ideas. Sentía la obligación de involucrarlos en el proceso creativo, de convertirlos en cómplices de la creación de los cuentos que le conferirían la notoriedad.

No fueron los únicos que contribuyeron a la creación de su obra cuentística. También lo hizo su hija, ‘Pilli' De la Guardia, solo que a ella, en vez de los 15 centavos que repartía por los alrededores del ‘Nido de Águilas', le pagaba 10 centavos. ‘Pilli' compartía sus ideas con su madre, quien desarrollaba la historia. Posteriormente, la editora de cinco años realizaba cambios al texto. ‘Nadie lo sabe, pero yo salía corriendo con la monedita de 10 centavos que me había dado mi madre y la cambiaba por un real, porque era mucho más grande', rememora De la Guardia sentada frente a su madre, Manuelita, en una casa de ancianos en el sector de El Carmen.

Centavo a centavo, idea a idea, el caudal cuentístico de doña Manuelita fue aumentando, hasta alcanzar el centenar de cuentos. En el 2013 la periodista de El Panamá América y La Estrella de Panamá , comienza la publicación de más de 60 cuentos recogidos en ocho volúmenes. A través del proyecto ‘Me gusta leer', un programa que conjuga sus dos pasiones, la literatura y la asistencia social, se imprimieron más de 30 mil ejemplares, que fueron donados a niños procedentes de barrios marginales.

En reconocimiento a su obra literaria y la labor que ha realizado con el objetivo de estimular la lectura entre los más pequeños, la Oficina del Plan de Lectura del Instituto Nacional de Cultura (INAC), en conjunto con la Biblioteca Nacional y la Academia de Literatura Infantil y Juvenil, ha organizado un homenaje a ‘Manuelita'.

Para la autora de Los cuentos de Madelag , La casa cuenta su historia y Rombos (este último premiado con el Ricardo Miró en el 2005), el homenaje, que tendrá lugar el martes en la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero, será una oportunidad para reencontrarse con viejos amigos. ‘Creo que se pueda llegar muy lejos con una obra bien puesta, bien pensada, aunque uno tenga 96 años', comenta.

De esta forma se busca reconocer a una trayectoria literaria que se remonta a 1943, cuando la edición dominical de El Panamá América publicó la página infantil de ‘Madelag', en la que aparecieron los siguientes textos: Cuento sin título de Madelag , Cartas de los socios y Dibujos para colorear y manualidades de la Tía Ofelia .

En 1946 la periodista abandonó El Panamá América para trabajar como relacionista pública. La página infantil de ‘Madelag' continuó apareciendo en La Estrella de Panamá .

Además de sus publicaciones en ‘La Decana', Manuelita participó en un programa radial de media hora en la emisora Red Panamericana, que sería la predecesora de RPC. La autora incentivó la lectura entre lectores y radioescuchas con ingeniosas estrategias. ‘Es una mujer muy inteligente, ya que utilizó los medios para promover el hábito de leer', esgrime el banquero Luis H. Moreno, amigo de la infancia de la escritora.

==========

"CREO QUE SE PUEDA LLEGAR MUY LEJOS CON UNA OBRA BIEN PUESTA, BIEN PENSADA, AUNQUE UNO TENGA 96 AÑOS',

EMELIA MANUELA ALEMÁN ZUBIETA

PERIODISTA, ESCRITORA Y RELACIONISTA PÚBLICA