Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Cultura

Uber, ¿la solución al “no voy”?

Algunos ven en esta aplicación una amenaza para el sistema de transporte. El gremio de taxistas solo pide legalidad

Nueva Delhi, San José, Bruselas, Nueva York. Pancartas como ‘llevo 29 años manejando taxi', ‘detengan la Ubereconomía' y ‘salven a los pobres, no a los ricos', comparten espacio con miles de trabajadores del volante protestando en las calles.

Uber parece haberle prendido fuego a los taxistas de las capitales del mundo con tres armas básicas de su servicio: que el cliente pida el transporte desde su smartphone , que pague con tarjeta de crédito, y que vaya cómodo. En el Istmo, hay un silencio institucional que no da pistas sobre el futuro de la app en suelo tropical, pero en cualquier momento los conductores —según la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), 42 mil registrados en la provincia de Panamá— podrían bajarse del auto amarillo rotulado y manifestar su desacuerdo.

‘No estamos discutiendo si es bueno o es malo, el tema es que por muy bueno que sea el servicio, es ilegal, y en un país de derecho, en un país de leyes, no lo puedes hacer', argumenta Dionisio Ortega, presidente de la Cámara Nacional de Transporte. ‘Ellos pueden pelear que tienen aire acondicionado, el carro de oro o vestidos como quieran, pero es ilegal, lastimosamente eres ilegal'.

LOS ILEGALES

El asesor de la Dirección General de la ATTT, Sergio Ramírez, menciona varias leyes, la 40 de 2007, la 14 de 1993, la 34 de 1999, confirmando a Facetas que en ninguna existe una figura bajo la que podría operar Uber.

‘Esta modalidad que está empleando Uber no está concebida para nosotros, eso hay que analizarlo porque Uber no es una cooperativa ni una propietaria, no es ninguna de las figuras legales que nosotros tenemos actualmente en las normas de transporte público', dice el funcionario de la ATTT. ‘Por eso, para nosotros legalmente no existe'.

Pero, entonces, ¿qué es Uber? Rocío Paniagua, encargada de Comunicaciones en la compañía, lo ha dejado claro a inicios de este mes: ‘Uber es una empresa legalmente constituida en Panamá. Cumple con todos los requisitos fiscales y legales del país. El servicio que ofrecen nuestros socios conductores es de chofer privado, único en el mercado por varias razones'.

Las razones son que el transporte está libre de efectivo, es seguro y confiable, y provee tecnología que conecta. Esto último significa que un Uber no pasea por paradas o calles en busca de clientes, únicamente los usuarios de la aplicación —que son tanto los conductores como los pasajeros— pueden solicitarlo.

Es decir, Uber es solo un nexo entre un chofer privado y un usuario que lo necesita.

No obstante, el presidente del gremio de transportistas señala su inconformidad. Detalla que nuestro país tiene una ley que especifica los requisitos que hay que cumplir para dedicarse al transporte de pasajeros.

‘Para transportar un usuario, tienes que tener una póliza de seguro que tienes que portar, yo no sé cómo asegurarán (los choferes de Uber) a ese pasajero si su carro es particular —dice el dirigente de CANATRA—. El seguro particular es una cosa y el seguro para el transporte es otra, ellos no necesitan tener licencia profesional, así que por eso es que la competencia es, primero, ilegal'.

‘NO VOY'

Pero, ¿puede Uber solucionar el problema del ‘no voy'? ‘Es un servicio que hacía falta hace muchísimo tiempo, sobre todo en países como el nuestro al cual visitan tanto ejecutivos como turistas de todas partes del mundo, que necesitan un transporte seguro, confiable, limpio y con total transparencia', dice Alex Neuman, consultor de TI y productor del programa Vida Digital.

En un video animado del diario El Tiempo se explica cómo la polémica con Uber —que, como hemos mencionado al inicio, se ha encendido en todo el planeta—, en realidad ha brindado una buena perspectiva sobre las regulaciones tradicionales del sistema de transporte.

‘El sistema está envenenado desde hace más de 30 años', dice Neuman. Un claro ejemplo que señala el conductor del programa ‘Digitalizándome' del noticiero de TVN es el tema de los cupos, que son negociables.

Estos permisos representan un gasto grandísimo para el conductor, lo cual ‘alimenta la injusticia del sistema'. Y, como se puede apreciar en el video animado del diario colombiano, los conductores muchas veces tienen que hacer de todo para poder cubrir sus gastos. Un factor que, en definitiva, incide en el comportamiento del conductor al volante, pero del cual no es protagonista, sino víctima.

Y de lo anterior, Uber tampoco es culpable sino al contrario, pone en evidencia que existen soluciones alternativas no solo para ‘no voy', sino también para un trabajo tan injusto como el ser conductor de transporte selectivo en un sistema amañado.

‘Uber es una, al igual que Airbnb —formula Neuman— donde una nueva economía compartida está saliendo adelante, siendo habilitada por tecnologías que no necesariamente no existían, pero no se habían consolidado como ahora, a través del internet, los teléfonos inteligentes y un usuario informado'.

Para el encargado del área de tecnología en la Alcaldía de Panamá, todo esto ha hecho posible una nueva economía de compartición que ‘no necesariamente será la última solución al problema económico de transporte, pero ahorita mismo ha llegado a irrumpir el mercado'.

En este preciso momento, en Nueva York, el valor de los cupos de taxi ha decaído un 30% comparado con los últimos meses. ¿La razón? Ya no es un negocio tan atractivo para los inversionistas.

Neuman asegura que la contraparte de esta batalla contra Uber no estaba siendo financiada enteramente por los sindicatos de conductores de taxis, sino por el sindicato de las financieras que se dedican a invertir en los cupos de taxi, llamados ‘medallones' en La Gran Manzana. ‘Aquí hay fuerzas económicas muy fuertes que quieren mantener el sistema tal cual está porque se presta para estas injusticias'.

CAMBIO DE PARADIGMA

Al inicio, más que un debate, se trataba de un señalamiento generalizado hacia el conductor de taxi. Localmente, las opiniones fueron pintando una especie de caricatura del chofer que, más allá de ser acertada o no, no parecía plantear una solución clara al sistema de transporte terrestre.

Nadie discute que Uber cambió el paradigma, pero los gremios tienen derecho a exigir su legalidad. ‘Acá yo quiero que quiten los cupos, pero no puedo; vaya a cambiar la ley primero —dice el dirigente de CANATRA a Facetas —. Ahora mismo la ley dice que tiene que tener un certificado de operaciones, no puedo eliminar los cupos hasta que no cambie la ley'.

Por su parte, Sergio Ramírez advierte que la Autoridad de Tránsito le ha hecho un llamado serio a los prestadores de servicio que están dentro del marco de la ley, para que se fijen en ese modelo y vean lo que el cliente está pidiendo, ‘un servicio de calidad, transparencia en la tarifa y este tipo de cosas en cuanto a la vestimenta y la conducta del taxista, porque eso es lo pide a gritos la comunidad y yo creo que eso le sirve a los prestadores de servicio actualmente de modelo'. ‘Con todas bondades que la comunidad está comentando que tiene (Uber), lo cierto es que no está dentro del marco de las leyes', dice.

Hay varias aristas aún por discutir sobre el tema, entre ellas, la más importante, la regulación de tarifas en los taxis. ‘No se actualizan con la misma velocidad que crece tanto la economía como los precios tanto del petróleo como los repuestos y los seguros de los carros', observa Alex Neuman. Y este es un tema pendiente también para la aplicación que entró en febrero del año pasado al Istmo, aunque algunos usuarios prefieren que se autorregule a través de la misma oferta y demanda.

Un ejemplo de la modalidad con la que funciona Uber, aplicada al sistema de transporte selectivo, es EasyTaxi. ‘Esa modalidad de jornada laboral que usted la decide, es un tema entre el empleador y el empleado en la cual la Autoridad (de Tránsito) no tiene, digamos, ninguna noticia de a quién contrata esa empresa y a quién no', puntualiza Ramírez, de la ATTT.

==========

DOCUMENTAL

¿Cuál es tu historia de taxi?

Él equipo de Mente Pública comenzó hace meses la sexta Temporada del Programa de Talleres Audiovisuales ‘Audiovisualmente 2015', los integrantes del taller de Cine Documental, realizarán dos documentales sobre Historias de Taxi .

Para llevar adelante ambos proyectos necesitan de la ayuda de los usuarios y conductores de taxi en Panamá.

Uno de los proyectos hablará desde las perspectivas de los conductores de taxi y el otro documental desde la perspectiva de los usuarios de taxis.

Y como todos, alguna vez pasaron una historia graciosa y hasta de terror arriba de uno de estos autos que ruedan pintados de amarillos pueden compartir sus anecdotas escribiendo a: ilkazapata@gmail.com y escribiendo al wasapp del número: 6661-2072.

Allí pueden contar sus quejas, vivencias y lo más relevante que le sucedió mientras viajaba en un taxi.

‘Audiovisualmente' es un programa de educación cinematográfica ejecutado por Mente Pública desde 2010 hasta el presente.

Ha capacitado a 377 profesionales emergentes del cine y público en general, ofreciendo formación de calidad en áreas técnicas, artística y humanística. Nuestros egresados han fundado 4 productoras independientes; realizado producciones premiadas en festivales nacionales de cine; participado en producciones internacionales como Paradise Lost , Hands of Stone y nacionales como Historias del Canal , Sultán , Salsipuedes y Kenke .

Esta temporada 2015 Mente Pública actualizó su oferta de formación ofreciendo dos programas diferenciados con metodologías distintas con laboratorios de cine en los géneros de ficción y documental.