Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Cultura

Puntadas, oro y tembleques

No solo los carros alegóricos y culecos definen los carnavales panameños, también la pollera ocupa un espacio tradicional

Se asoma la aurora por entre las persianas y se empieza a sentir el murmullo de mujeres al otro lado de la puerta, el aroma a café y el burbujeo del aceite en la cocina.

Pronto habrá una docena —entre señoras, adolescentes y jóvenes panameñas— haciendo la cola para que las engalanen con sus polleras de lujo o montunas, algunas más antiguas, heredadas de la abuela; otras, recién bordadas y planchadas.

Tampoco faltan los tradicionales tembleques blancos o los más festivos de colores. ataviando la cabeza de las empolleradas.

Pero lo que más destaca a la hora de acicalarse en el hogar de Don Pablo Epifanio es la orfebrería típica de la pollera panameña.