La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Cultura

De las calles de Europa y el mundo a una galería de arte en Panamá

Una inmersión en el taller Articruz, para conocer el proceso de producción de la exhibición ‘Spectra', colectiva de cuatro jóvenes artistas

A diez minutos del Aeropuerto Internacional de Tocumen, la fachada gris de un depósito oculta un proceso artístico único. Cuatro jóvenes que vienen del grafiti y el ‘street art' experimentan con materiales industriales.

Felipe Pantone (España/ Argentina), 1010 (Polonia/ Alemania), Nelio (Francia) y Cisco Merel (Panamá) superan juntos en Instagram los 100 mil seguidores.

No son desconocidos en el mundo artístico digital. Menos en las calles. Y cada uno ha iniciado una ‘transición', al irrumpir en las galerías de arte con un discurso que encarna la esencia contemporánea.

Los cuatro se internaron en Articruz, el taller que fundó en Panamá hace siete años Carlos Cruz-Diez. Por tres semanas, tuvieron una especie de residencia y elaboraron sus piezas en el mismo espacio donde se confeccionan las del maestro del arte óptico y cinético de 92 años.

Para el propio Cruz-Diez esto es un paso adelante en el proyecto que tiene el atelier de traer nueva información sobre arte contemporáneo. ‘El hecho que hayan venido artistas jóvenes con otros discursos es una información mayor para los artistas jóvenes de este país', añade.

Desde el pasado jueves, ‘Spectra. Group Show', una muestra abierta al público, exhibe en Marión Gallery las obras producto de esta experimentación. Entrevistamos a los cuatro artistas, cuyos rostros prefieren fuera de cuadro.

COLECTIVA COSMOPOLITA

Felipe Pantone recuerda haber estado preso en Japón por grafitear. ‘Arroz blanco para comer todo los días, muy rico', dice. Aunque el sonido del atomizador lo percibe desde los 12 años, cuando empezó a pintar paredes.

Ahora hace una pausa mientras dibuja sobre una cartulina en Articruz para explicar la evolución de un artista callejero.

‘Al principio todo el mundo está en contra tuya, hay que pintar de noche, no ves ni los colores... Luego estás pintando un mural con una grúa (de día) —detalla—. Y el siguiente nivel sería estar aquí, donde tienes todos los materiales y gente dispuesta a ayudarte, una maravilla'.

Frente a él está sentado Cisco, el artista local que trabaja en Articruz. Cuando vio un trabajo de Felipe Pantone que le rendía tributo a Cruz-Diez, se lo enseñó al maestro y le escribieron. Por su parte, el artista español revela que conoció la obra del venezolano cuando estudiaba historia del arte en la universidad.

Ambos jóvenes se conocieron en 2013, cuando Felipe pintó sobre un edificio multifamiliar del barrio Curundú, en el marco de la Bienal del Sur en Panamá. Cisco vivía entre Alemania y el istmo y ya conocía al francés Nelio. Así se fue formando una especie de red, en la que entró el artista originario de Hamburgo, ‘1010', y nació ‘Spectra. Group Show'.

SÍNTESIS SUBLIME

Sobre sus estilos, a todos los caracteriza, sin duda, la abstracción. Los cuatro empezaron haciendo ‘tags' con una lata de spray en la década de los noventa.

Después migraron a la figuración, y ésta se fue difuminando hasta el lenguaje abstracto que manejan por estos días.

Cisco comenta que lo suyo es la simbología. ‘He ido creando mi propio vocabulario de formas, he comenzado a estructurarlas y a hacer composiciones que se apropian del espacio'. En una pared del Casco Antiguo, por ejemplo, se levanta un mural de este artista istmeño.

‘Anteriormente trabajaba mucho el volumen de esas formas, que al principio eran tipografías cortadas, y luego comenzaron a crear figuras'. En una repisa de Articruz, hay un árbol armado con estos elementos del artista.

Pero con el tiempo las formas figurativas se hicieron cada vez más abstractas. ‘Estoy tratando de reducir el peso y hacerlo mucho más sutil, mucho más frágil... He ido depurando un poco el lenguaje de mis propias formas'.

El día que abrió la exhibición ‘Spectra' en Marión Gallery, Cisco presentó al público un lenguaje que nos recuerda la belleza de la síntesis. ‘Es la deconstrucción', nos describiría el artista visual Samuel Rumaldo aquella noche. Las piezas se repartían entre esculturas aparentemente macizas, y otras compuestas por líneas.

SOPORTE HÍBRIDO

Tres miembros de Articruz con overoles azules ayudan a Felipe Pantone a empotrar una superficie plana de acrílico sobre otra, que tiene un código QR impreso, cuando Cruz-Diez entra al taller.

Revisa el filo de otro acrílico diseñado por el artista francés Nelio y se va al ambiente contiguo, donde se confecciona una pieza suya para el Museo de Houston. Al lado de la pieza de op-art , otro miembro del taller pule un acrílico negro diseñado por el joven francés.

Las piezas de Nelio tienen raíz en el grafiti, pero con el tiempo se han vuelto ‘más conscientes de la historia del arte', como ha descrito antes. Además están influenciadas por el diseño gráfico y la arquitectura. En la galería, se puede percibir con facilidad la geometría en sus composiciones.

‘Es un cuadro que queda con espacios vacíos —describe Joel Bracho, de Comunicaciones de Articruz frente a otra obra de Felipe Pantone—. La estética es un poco fragmentaria, por eso es que aunque cada uno tiene su lenguaje, sí tienen muchas cosas en común, intereses y algunos rasgos estéticos que permiten ponerlos juntos'.

MATICES 2.0

Para Bracho, también experto en la obra de Cruz-Diez, esta ruptura de las normas tradicionales viene desde el principio del siglo XX, pero ahora está en el discurso artístico común. ‘Es una cuestión de ruptura de límites porque no puedes saber si es una pintura o una escultura', precisa.

Sobre el contenido de sus obras, Felipe Pantone lo perfila hacia los tiempos en los que vivimos. De algún modo, comenta, se siente cómodo viviendo rápido y le interesa mucho internet y lo que supone. ‘Intento hablar de eso en mi trabajo o por lo menos evocar esto que a mí me está pasando —esboza—. Trabajo con colores intensos, que te pueden recordar al RGB, a las pantallas'.

Lo que más le llama la atención es estar trabajando en el taller con artistas que tienen una experiencia de decenas de años. ‘Todo lo que voy a pensar, ya Cruz-Diez lo ha pensado hace 50 años', dice, quien se considera seguidor del maestro venezolano.

En sus piezas ha experimentado para esta exhibición con acero inoxidable y pinturas tornasoladas. Estas últimas, un espectáculo discretamente inquietante cuando se está frente a la obra, y que transpone a la realidad un efecto que el valenciano ha hecho en varias ocasiones sobre paredes, con spray de distintas tonalidades.

LO MEDULAR DEL LENGUAJE

El cuarto artista es originario de Hamburgo, Alemania, y su nombre nació luego de una de sus exposiciones. Había fabricado varias figuras humanas a base de papel periódico y les había inscrito el número 1010 a todas en el pecho. Un fotógrafo las retrató y subió un álbum a Flickr con el título ‘1010'.

‘Me identifiqué con el código binario porque la mayoría estamos programados en un lenguaje', recuerda mientras dibuja sombras en su obra sobre una mesa de metal, en un ambiente de techo alto en Articruz rodeado de cortadoras de madera, planchas de metal y pinturas.

Para el ‘street artist', si hablas un idioma conoces la realidad, la moral y la historia de este idioma; y si aprendes otro, aprendes otra perspectiva. ‘Es como un código que tu cerebro está procesando, porque piensas en palabras, no piensas en colores, no piensas en emociones', dilucida. ‘Puedes sentir emociones, pero no piensas en emociones, piensas en palabras, y las palabras están hechas por el hombre; y si algo está hecho por el hombre... no lo sé', añade y hace un gesto de desaprobación.

Sus obras son figuras abstractas en varias capas de color. Al centro, casi siempre hay un color oscuro o en su defecto blanco. Fue en 1998 que hizo su primer grafiti, rememora, pero describe su ejercicio artístico como ‘algo nuevo' todos los días, así como el uso de nuevos materiales; para ‘Spectra', en particular, una plancha de aluminio que enmarcó la silueta de una de sus propuestas.

A Panamá había llegado tres semanas antes, Felipe dos, Nelio una semana antes y Cisco trabaja en Articruz. Pero los cuatro compartieron en esta especie de residencia, que representa la primera vez que el taller y Marión Gallery, ambas fundadas por Cruz-Diez, trabajan en conjunto.

Al proyecto se sumaron Selina Miles, una cineasta australiana especializada en grafiti que se hizo viral con el video del artista callejero Sofles. También participó Rosendo Merel, quien realizó una gráfica tridimensional en realidad virtual que mostraba el arte de los cuatro jóvenes artistas.

‘Eran grafiteros todos y poco a poco han ido pasando a otro mundo, a las obras permanentes —formula el maestro Cruz-Diez a La Estrella de Panamá—. Porque el grafiti es una obra efímera en la calle, y ahora están haciendo obras con otro criterio, con su propio discurso, pero con criterio de permanencia, destinado a las galerías y los museos'.

La muestra, que se ha tomado incluso la fachada de la galería, puede visitarse en Marión Gallery, ubicada en la Calle 70 de San Francisco.

==========

ARTICRUZ

Un taller que da soluciones a artistas

‘La idea del taller no es cambiarle al artista el discurso', señala Joel Bracho, de Comunicaciones de Articruz. ‘Ni crear artistas —agrega Cisco Merel, que trabaja en el mismo atelier—. Tienen que ser artistas que ya vengan con su concepto desarrollado'. Ambos definen Articruz como un laboratorio de solución de problemas en ambas direcciones. El taller propone y asesora, pero el artista también dice hasta dónde o cómo quiere hacer las cosas. ‘Incluso, con cada artista el taller aprende', revela Bracho. ‘Las instalaciones que tenemos hoy son en parte fruto de la interacción que tenemos con los artistas porque un nuevo proyecto impone nuevos retos, nuevas necesidades, nuevas soluciones'. Sobre el trabajo para la expo ‘Spectra', Carlos Cruz-Diez expresa que es importante traer propuestas artísticas contemporáneas como estas ‘para que no solamente sea lo que hasta ahora se ha hecho, las motivaciones folclóricas, políticas o naturalistas, sino incursionando en nuevos discursos'.

==========

‘El grafiti es una obra efímera en la calle y ahora (los cuatro artistas jóvenes) están haciendo obras con otro criterio, con su propio discurso, pero con criterio de permanencia, destinado a las galerías y los museos'

CARLOS CRUZ-DIEZ

ARTISTA VISUAL

==========

PERFIL

CARLOS CRUZ-DIEZ, EL MAESTRO NONAGENARIO DEL ‘OP-ART' Y EL ARTE CINÉTICO

Nació en Caracas, el 17 de agosto de 1923. Es uno de los máximos representantes del arte óptico ( op-art ) en el mundo y ha dedicado su vida a la investigación del color. Su principal propuesta es entender el color como una realidad autónoma que se desarrolla en el tiempo y en el espacio real sin ayuda de la forma o de un soporte. En 2009 fundó Articruz, en Panamá, ‘un atelier de artistas dedicado a la producción de obras de arte contemporáneo'.