Temas Especiales

03 de Apr de 2020

Cultura

La decisión correcta

Doña Flor se debate entre una vida digna, pero sin emociones y la oportunidad de satisfacer sus instintos.¿Se puede tener todo a la vez?

Inesperadamente, la alegría del carnaval termina. Los excesos de Vadinho le pasan la cuenta y cae en plena calle, fulminado por un infarto. Flor queda desconsolada y bajo la influencia de su madre y las vecinas que encuentran en esta situación, el momento perfecto para que la viuda vuelva a encarrilarse y vivir una vida ‘digna', oportunidad que Vadinho le había restado.

Flor termina casándose con Teodoro, boticario con una vida muy reposada, muy respetado, pero nada espontáneo en sus sentimientos.

Viendo todo el escenario, desde unos pasos atrás está Gissa, 'la gringa', quien aporta esa mirada crítica sobre la actuación de madre, vecinos, amigos y la misma Flor.

‘Es una vecina que se enfrenta a una sociedad doble cara, ella es transparente y rompe los tapujos con confrontación. Ella es como la ficha que no termina de encajar', dice Ingrid Villa Real, quien la interpreta.

La gringa es cuestionadora, no entiende por qué los demás tienen que opinar y decidir sobre la vida de otros. ‘En mi país no es así, nadie se mete en al vida de otro', se atreve a decir.

‘Doña Flor y sus dos maridos' nos presenta una desenfadada batalla entre lo material y lo espiritual, lo maravilloso y lo cotidiano. Esa batalla es muy normal en el interior del ser humano', dice Thyrza Guerrero.

Para Idania 'Kiki' Ceville, quien interpreta a Doña Flor, una baja autoestima de la protagonista era la razón de que esta aceptar el comportamiento de su marido. ‘A ella le dolía el descaro de Vadinho, pero sentía un amor tan grande por él que lo perdonaba'.

Y es que Vadinho sabía qué hilos mover para que Flor cayera rendida a sus pies. Por ello era más difícil para ella considerar dejarlo. Pero ahora que había muerto, ¿cómo sería su vida en adelante, en compañía de Teodoro, un hombre muy correcto y caballeroso, pero nada fogoso?

Lo que le sucedió poco tiempo después podría haber sido la solución ideal. Vadinho regresa del más allá, dispuesto a compartir el lecho con Flor y Teodoro.

El respeto, la protección y la fidelidad la obtendría de Teodoro, mientras que la pasión y la alegría de vivir serían aportadas por Vadinho. ¿Aceptará Flor esta posibilidad?

De tener que elegir entre Teodoro y Vadinho, Ceville no lo duda ‘Yo me quedo con Vadinho, siempre debe haber ese fuego, aunque no desbocado', aclara.

Sobre la forma como Amado aborda el tema de las relaciones poliafectivas, Guerrero detalla que ‘trata con ironía los deseos sexuales de una dama que descubre que el marido ideal lo encuentra al combinar el espíritu juguetón del primer marido fallecido con la formalidad del segundo. ¿Crees que eso no les pasa a muchas mujeres casadas que desearían que sus esposos tuvieran los mejor de dos mundos?', cuestiona.

‘Y en ocasiones la libertad con la que sientas que puedes expresar tus deseos puede lograr pequeños cambios en tu relación de pareja, lo que no significa que será perfecto, pero si acercará más al balance que permita que ambos disfruten de la relación de pareja', agrega.

‘Al final la decisión es personal e irá de la mano de la manera de cómo libre administres tus impulsos y cómo sientes que satisfaces los placeres elementales. Al final de cuentas, los sentimientos de Flor son tan humanos como cada uno de nosotros y su elección personal es la que realmente la hace libre. Decidir sobre la base del libre albedrío, en el fondo te permite ejercer tu voluntad', dice sobre la obra su productora.

Sobre el final de la obra, Guerrero asegura que ‘Doña Flor eligió lo que la haría vivir en paz con su yo interior. Esa debe ser la motivación en nuestras vidas, elige lo que te de paz en la vida, no lo que satisfaga a los otros. Esa decisión irá de la mano de los valores con los que creciste'.

Para Guerrero, ‘Doña Flor y sus dos maridos' es un homenaje a la vida y un canto de libertad, que nos recuerda la importancia de sentirnos bien con nuestras decisiones y la última palabra es de cada uno de nosotros. No es lo que diga la sociedad lo que te debe imponer una manera de vivir o sentir, es cómo te sientas tú bien contigo mismo lo que debe motivar la elección de vida que hagas', concluye.

==========

ELECCIÓN

Un tema que no pierde vigencia

Esta novela de Jorge Amado se ambienta en los años 40, pero al día de hoy, su tema no pierde vigencia. ‘La educación sexual, el machismo, la falta de naturalidad con que el tema es abordado por algunos, porque consideran que hablar con toda naturalidad sobre el mismo puede llevarnos al libertinaje, a los excesos, etc., sin entender que el tener información te hace libre y te permite tomar mejores tomar mejores decisiones', destaca Thyrza Guerrero. La producción cuenta con las talentosas actuaciones de Andrés Morales, Kiki Ceville, Ramón Serrano, Ceila Gónzalez, Neysa Ferguson, Ingrid Villa Real, Mara Bethancourt, Dídimo Cerrud, Augusto Posso y Hugo Víctor Rodríguez, ‘todos ellos dotados de una fuerte individualidad y la dirección de Daniel Gómez Nates, nos ha permitido garantizar que los colores, sabores, música, en fin la cultura bahiana coloreados con un derroche de sensualidad se viva en el Teatro La Estación, noche tras noche, sin dejar a un lado que la obra presenta una crítica social de fondo, tierna y a la vez irónica', asegura.

==========

‘Al final de cuentas, los sentimientos de Flor son tan humanos como cada uno de nosotros y su elección personal es la que realmente la hace libre'

THYRZA GUERRERO

PRODUCTORA