Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Cultura

Larry Fink quiere que Panamá se autorretrate

Uno de los fotógrafos contemporáneos más importantes del mundo visitó el Istmo para incentivar el pensamiento crítico a través de su obra

Una mañana de invierno, en las afueras de Easton, Pensilvania, Larry Fink se detuvo en el baño de su casa para observar la iluminación del lugar. La luz entraba muy limpia en esa época del año. Buscó su cámara y se pegó lo más que pudo al espejo para presionar el obturador.

‘La foto de mi ojo es increíble', dice Fink, la primera mañana que despierta en Panamá. ‘Yo no podía ver eso. Esta pequeña cámara lo hizo', continúa, mientras saca del bolsillo de su chaleco una cámara compacta.

El autorretrato es una de las 77 fotos que hoy cuelgan en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de Panamá. Una muestra tejida por esa espontaneidad que enmarca la prolífica obra de Fink: boxeadores antes de una pelea, las imperfecciones de las celebridades en fiestas de gala, la maniobra de un músico de jazz en pleno concierto, la agitación de una multitud durante una protesta .

La colección, curada por el galerista Marcello Marvelli, se titula ‘Larry Fink: An American Life'. Pero la presencia de Fink en en el Istmo va más allá de su exhibición.

AUTORRETRATO CONTRA ESPEJO

Cuando le preguntan cuál es la diferencia entre fotografiarse a sí mismo —como la foto de su ojo— y verse al espejo, el fotógrafo neoyorquino de 75 años parpadea y lo piensa un poco.

‘Cuando te ves al espejo es probable que arregles el cuello de tu camisa; o, si miras más profundamente, podrías hacerte preguntas a ti mismo', explica. ‘Cuando usas la cámara para un autorretrato te haces preguntas similares, pero lo que hace la foto es darte una respuesta'.

Una colega suya, Diane Arbus, decía que la fotografía solo puede representar el presente; una vez fotografiado, el sujeto se convierte en parte del pasado.

En ello recae parte de la importancia de la fotografía para Fink. En un retrato, el reflejo de uno mismo deja de ser continuo, se congela el tiempo y se abre un espacio para responder nuestras preguntas.

MÁS QUE UNA EXHIBICIÓN

Algunos de estos cuestionamientos, que él mismo se ha hecho a lo largo de su vida —antes y después de tomar una foto—, las compartirá en una charla interactiva gratuita que se llevará a cabo mañana en el Teatro Anita Villalaz a las 7:00 p.m., titulada ‘Flujo de conciencia'.

La charla es un evento que organiza la Fundación Casa Santa Ana. Una preparación previa a la inauguración de la expo en el MAC ‘Larry Fink: An American Life', que abre sus puertas al público desde el 7 de septiembre hasta el 3 de noviembre.

Por otro lado, hoy Fink terminó de dictar el seminario ‘La estructura del azar' a un selecto grupo de fotógrafos panameños.

Los asistentes se encargarán de capacitar posteriormente a jóvenes del Movimiento Nueva Generación, un centro que ofrece alternativas de recreación para la juventud en situaciones vulnerables, con el que Casa Santa Ana ha hecho alianza.

El objetivo es que eventualmente se organice una exhibición con las fotos que produzcan los jóvenes. Larry Fink ayudará a que Panamá se siga autorretratando.

‘De la misma manera que la exposición en el MAC plantea a un fotógrafo y su vida americana, queremos que los estudiantes reflexionen sobre qué significa una vida americana en Panamá, cómo es que perciben su barrio, su comunidad', detalla María Del Carmen González, directora de los planes educativos de Casa Santa Ana.

En sus fotos, Larry Fink no se enfoca en una pelea de boxeo, sino en la humanidad del boxeador. ‘Nos deja, como él dice, entrar en el cuerpo, el músculo, ojalá el alma del ser que él está retratando', añade González, actual profesora independiente en el Solomon R. Guggenheim y el Whitney Museum of Modern Art de Nueva York. Esta es la meta de la presencia de Larry Fink en el Istmo: que Panamá pueda ver el retrato no de una forma convencional, sino de la manera en que un artista contemporáneo lo aborda.

EN BLANCO Y NEGRO

El curador de la muestra resume que trató de hacer una exhibición que muestre toda la carrera de Fink para una audiencia como la panameña, que no está tan familiarizada con su obra.

‘Larry solo toma fotos en blanco y negro, es su estilo, es la forma en la que él ve', aduce Marvelli. ‘Tiene un estilo único que ha desarrollado en todos estos años y se trata de cómo hay varias capas en cada una de sus fotos'.

Sin duda, una característica medular de las fotos de Fink es la ausencia de color.

El maestro explica que empezó su carrera tomando fotos en blanco y negro, pero hay una razón más importante por la que usa este formato.

‘La mayoría de las veces, fotografío de las formas más espontáneas e improvisadas posibles', dice Fink. ‘Es muy difícil, sino imposible, ordenar una paleta de colores como lo hace un pintor si estás en la calle o donde sea que te encuentres para tomar la foto'.

Entonces, prefiere quedarse con la estética del blanco y negro, su sello personal.

‘Al blanco y negro lo puedes llamar deductivo, porque le quita el color a las cosas, así que con lo que te quedas es: luz, momento y forma', añade. ‘Las tomo así para causar un impacto profundo a partir de una circunstancia emocional que experimento'.

ESPÍRITU MUSICAL

Larry Fink es sinónimo de improvisación. Conjuga el momento y dispara con un clic para producir sus obras fotográficas.

Lo ha hecho así desde que fotografiaba a sus amigos de la generación ‘Beat' en la década de los 50, y luego la época Folk que lo rodeaba. Ha presionado el obturador en innumerables situaciones, desde una campaña presidencial de Barack Obama dentro de un avión y las fiestas de Vanity Fair, hasta una mañana de invierno frente al espejo para retratarse el iris.

‘Lo que he tratado de hacer con mi trabajo fotográfico es darle a la gente mayor o menor que yo, el coraje para que dejen libre su propia imaginación', dice.

PERFIL

UN FOTÓGRAFO QUE IMAGINA EL SONIDO

Larry Fink nació el 11 de marzo de 1941. Es conocido por sus fotos en blanco y negro de eventos sociales y conciertos de jazz. Actualmente prepara un libro sobre una retrospectiva de su carrera, para lo cual le toca revisar alrededor de 49 mil fotografías impresas. En total acumula alrededor de 30 publicaciones sobre su trabajo fotográfico.

El pasado 31 de agosto, la primera mañana que Fink despertó en Panamá, visitó la Fundación Danilo Pérez.

‘La línea pulsante. Vista y sonido', se llamaba la intervención educativa del maestro, en la que hacía una comparación entre la improvisación en la fotografía y el jazz.

En el jazz, comenta, las canciones se ciñen a ciertas notas y acordes que hacen la estructura, pero luego uno puede revertirlas, y encontrar otras formas de expresar una misma armonía. ‘Es lo mismo con lo que ves', agrega.

En la fotografía, un brazo se posa en diagonal y forma una línea. Basta que se empalme con otra línea del cuerpo para formar un triángulo, y así se va armando la composición de una imagen. Para Fink, fotografiar consiste en ver las particularidades de un sujeto o una escena y ver cómo las formas pueden hablar entre ellas. Igual que en una canción.

‘Mi intención es estimular a las personas y demostrarles que la idea de la vida no es una suma de cosas, sino una especie de camino con dirección al más profundo asombro', puntualiza.

Estas son algunas de las enseñanzas que Larry Fink, autor de la famosa serie ‘Social Graces', ha dejado a su paso por el Istmo.

La visita del autor, uno de los principales iconos del arte contemporáneo y la educación moderna, marca una nueva intervención de la Fundación Casa Santa Ana, que pretende que el arte no se quede dentro de un museo, sino que salga y genere un pensamiento crítico en toda la comunidad, en este caso, a partir del proceso de producción y las obras de Larry Fink.

‘Es una manera diferente de trabajar la educación museística', concluye María del Carmen González, de Casa Santa Ana, ‘que todos sepan que el pensamiento artístico no está delimitado por el pensamiento disciplinario'.

==========

INICIATIVA

Cuando un museo sale de sus cuatro paredes

Fundación Casa Santa Ana, es una institución sin fines de lugro dedicada a avanzar el arte contemporáneo y la educación.

Esta organización busca innovar la educación a través del pensamiento artístico en adultos, jóvenes y niños.

Para esto, hacen énfasis en el arte contemporáneo, la investigación y el intercambio global como factores claves para el desarrollo del país y del individuo.

Una de sus iniciativas más recientes consistió en traer al fotógrafo Larry Fink (n. 1941), quien inaugurará el próximo 7 de septiembre la exhibción ‘Larry Fink: An American Life'. Una muestra de 77 fotografías que resumen sus más de 60 años dedicado a esta profesión.

Su obra intenta reflejar el lado humano de los personajes que retrata: desde boxeadores y vecinos de la Pensilvania rural, hasta celebridades del mundo del espectáculo.

Casa Santa Ana no posee un sitio físico aún, por lo que se trata de una entidad nómada, permeable, que colabora con otras instituciones culturales. En el caso de la visita de Fink, lo han hecho con la Fundación Danilo Pérez y el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de Panamá. Y desean abordar el arte contemporáneo desde el visitante, no solo desde el artista.

‘Esto significa que los visitantes y estudiantes contribuyan al desarrollo del arte', dice María del Carmen González, directora de los planes educativos de Casa Santa Ana.

Los artistas se formulan problemáticas que responden a través de sus obras —continúa la educadora de museos con más de 15 años de experiencia en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA, por sus siglas en inglés)—, y queremos que los participantes lleven a cabo ese proceso también.

Para lograr esto, Casa Santa Ana ha elabroado unas guías para educadores y familias que visiten la exposición de Larry Fink. En ellas, ha ejercicios, actividades y problemáticas que se pueden desarrollar inspiradas no solo en las obras de Fink, sino también a la vida de los estudiantes panameños y su currículum nacional.

Con estas habilidades —desglosa González— el estudiante podrá tomar los contenidos que reciba del currículum nacional, o incluso al leer un periódico, y podrá pensar de una manera ‘interdisciplinaria, con un pensamiento crítico y creativo, lo cual es muy útil para manejar las realidades de su mundo contemporáneo'.

==========

‘Lo que he tratado de hacer con mi trabajo fotográfico es darle a la gente mayor o menor que yo el coraje para que dejen libre su propia imaginación',

LARRY FINK

FOTÓGRAFO Y EDUCADOR