Temas Especiales

03 de Jul de 2022

Cultura

Enseñar a escribir

En los ensayos contenidos en la obra ‘Palabra de escritor' su autor reflexiona sobre las implicaciones de la creatividad en la escritura

Enseñar a escribir
Enseñar a escribir

En esta edición de Facetas conversamos con el escritor, profesor universitario y promotor cultural, Enrique Jaramillo Levi, nacido en la provincia de Colón, Panamá. En su haber tiene una prolífica obra literaria que abarca prácticamente todos los géneros y sus más recientes publicaciones son Sigilosamente nocturnos (cuentos; Foro/taller Sagitario Ediciones, Panamá, 2013); Flashback (cuentos; Letra Negra , Guatemala, 2013); Algo está por ocurrir (cuentos; Uruk Editores, San José, Costa Rica, 2013); Visión de conjunto (Cuentos escogidos: 1973-2011) (Fondo de Cultura Económica, México, D.F., 2013); Esa fascinante magia de escribir (ensayos; Foro/taller Sagitario Ediciones, Panamá, 2014); Premonición de la lluvia (poesía; Foro/taller Sagitario Ediciones, Panamá, 2015); Cuentos compactos (con Carolina Fonseca; Indeleble Editores, Guatemala, 2015); Sinestesia. 100 Minicuentos (Uruk Editores, San José, Costa Rica, 2016); Palabra de escritor (ensayos, Panamá, 2016).

¿DE QUÉ TRATA Y A QUIÉN VA DIRIGIDO TU NUEVO LIBRO ‘PALABRA DE ESCRITOR'?

El libro consta de 5 ensayos: 4 breves, en los que de diversas maneras reflexiono sobre las implicaciones de la creatividad en la escritura literaria; y uno muy extenso, de 62 páginas, en el que con intensión didáctica voy explicando lo que implica escribir cuentos y las muchas variables técnicas que pueden usarse para lograr determinados efectos; y todo con ejemplos escritos específicamente para ilustrar cada aspecto. Aunque suene inmodesto decirlo, la verdad es que nunca antes se había escrito en Panamá un libro que abordara de esta forma los temas de la creatividad en la escritura de obras de ficción, y mucho menos por parte de un escritor activo, quien también es docente. Esta obra está pensada como un posible libro de texto para su uso efectivo en el Diplomado en Creación Literaria de la Universidad Tecnológica de Panamá, el cual fundé en 2001 y sigo coordinando anualmente; y en los diversos talleres de cuento, propios y ajenos; es decir, dictados por colegas en el oficio en nuestro país. Está dirigido a escritores que se inician en la escritura de cuentos, pero también a otros escritores que buscan perfeccionar su oficio. Se presenta el miércoles 12 de octubre, a las 7:00 pm, en la Biblioteca Nacional. Se me conoce más como cuentista y poeta, pero tengo 11 libros de ensayos publicados. Hay tres libros míos anteriores que, por los temas ligados a la escritura creativa que abordan, son los antecedentes directos de Palabra de escritor. Me refiero sobre todo a: Esa fascinante magia de escribir (2014); Por obra y gracia. Hacia una poética del cuento (2008) y La mirada en el espejo (1998).

EN TU LIBRO ES EVIDENTE QUE, COMO CUENTISTA Y POETA QUE ERES, PRIVILEGIAS EL CUENTO A LA NOVELA AL AFIRMAR ¿CASI ? QUE LA NOVELA NO PROFUNDIZA EN LAS COSAS, ¿CIERTO?

‘Los talleres literarios no son necesarios. Pero bien entendidos, bien ejercidos, bien llevados y bien asumidos, los talleres literarios ayudan enormemente'.

No exactamente. No es que la novela no profundice en las cosas; lo puede hacer un poema o un cuento o una novela o una obra de teatro escritos con visión profunda y auténtico talento literario. Cada género tiene lo suyo, sus dificultades y sus méritos intransferibles... Pero el cuento, como la poesía, exige un difícil poder de síntesis, de concentración, sin perder la intensidad, sin quedarse en las ramas. Decir mucho con pocas palabras, y decirlo de forma impecable, trascendente, memorable.

¿POR QUÉ SON NECESARIOS LOS TALLERES LITERARIOS?

Los talleres literarios no son necesarios. Pero bien entendidos, bien ejercidos, bien llevados y bien asumidos, los talleres literarios ayudan enormemente. ¿A qué? A perfeccionar conceptos que no están claros o que no se sabe cómo formular y aplicar al texto vivo; a desarrollar muy diversas técnicas expresivas que buscan lograr ciertos efectos en el lector. En un taller impartido por un buen escritor con cierta facilidad didáctica, y tomado por futuros escritores que tengan la debida sensibilidad y disposición a disciplinarse en el ejercicio de su oficio y a ser humildes en el proceso de criticar constructivamente a sus compañeros y a asumir la autocrítica, Discutir los méritos y los defectos de un texto siempre es positivo, mientras se haga con rigor, honestidad y respeto mutuo.

HAS DEDICADO MUCHO TIEMPO DE TU VIDA A LA PROMOCIÓN Y GESTIÓN CULTURAL. ¿QUÉ LE DIRÍAS A LOS FUNCIONARIOS DE LA CULTURA PARA QUE DEN UN SALTO EN EL SIGLO XXI?

Que entiendan que la cultura no es solo espectáculo y costumbres artificialmente conservadas. Que la cultura es todo lo que el ser humano crea y desarrolla, y que eso implica trabajo arduo y dolor y alegría y belleza y dolor. Y recibir apoyo. Que la gestión cultural debe ser apoyada, en sus diversas facetas y manifestaciones, por las entidades estatales y privadas, porque la cultura forma parte del ser profundo nacional e individual. Hay que apoyar a los artistas y a los gestores culturales en sus proyectos, investigaciones y publicaciones, pero siempre tras pasar por el escrutinio de especialistas probados (porque tampoco se trata de apoyar a charlatanes). Entre otras muchas cosas, en Panamá hace falta la creación de un Ministerio de Cultura a fin de contar con voz en el gabinete y con presupuestos dignos que no se sientan como limosnas.

DESPUÉS DEL BOOM LATINOAMERICANO DE LOS SESENTA Y SETENTA DEL SIGLO PASADO, ¿CÓMO VES HOY DÍA LA LITERATURA LATINOAMERICANA Y CARIBEÑA?

El boom removió las aguas y su influjo fue importante y duró por mucho tiempo. Los novelistas que lo integraron fueron auténticos artistas de la creatividad literaria, rompieron normas, esquemas, paradigmas. Eran tiempos de frenética experimentación tras el auge, décadas antes, de las vanguardias en las artes plásticas, en la música y en la Literatura. De ese grupo de escritores solo está vivo Mario Vargas Llosa, que pasando el tiempo mereció el Premio Nobel de Literatura. Pero ha corrido mucha agua bajo los puentes. Hay muchos nuevos escritores en todos los países, nuevas visiones de mundo y formas de hacer las cosas. La tecnología y las comunicaciones han transformado radicalmente todo. Los escritores deben renovarse y seguir bregando por sacar de sí las mejores obras posibles. Latinoamérica es rica en autores que producen obras de muy buen nivel. También Panamá. Pero hay que salir de las cuatro paredes, de las fronteras, viajar, vivir otros mundos y otras vidas para enriquecer la creatividad y la vida misma.