Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Cultura

Arte panameño interpretado en molas

El 16 de noviembre las artesanas gunas de la Fundación Mua Mua subastaran 18 cuadros de artistas nacionales que ellas han renovado en tela

Desde febrero de este año, un grupo de artesanas gunas de la Fundación Mua Mua, trabaja arduamente en reinterpretar 18 obras de artistas nacionales mediante la técnica de mola.

La meta es ponerlas en venta en la subasta silenciosa organizada por Grupo Verdeazul y Karavan Gallery a beneficio de la Fundación Mua Mua, un centro de rescate cultural y lingüístico de las comunidades indígenas.

Rosina Ynzenga, presidenta de la fundación, comenta que ayudan a las diferentes poblaciones en donde hay artesanos, a recuperar esas tradiciones que están a punto de desaparecer, por la falta de la transmisión de padres a hijos.

Al replicar en molas el arte panameño, se espera que la gente valore más la mola. En estos momento, 80% de las niñas guna que residen en las ciudades no saben coser.

Asimismo, tanto niños como niñas guna, al salir de las islas pierden su lengua nativa, ‘se convierten en bilingües pasivos, la entienden pero no la hablan', dice Ynzenga.

Por ello, la Fundación Mua Mua lleva a cabo el programa ‘Acompáñame', que consiste en darle lecciones de gramática y vocabulario guna, así como talleres sobre su cultura.

Además, la fundación también ha trabajado con las etnias emberá y wounaan.

LA SUBASTA

En su segundo año, la subasta incluirá, de ahora en adelante, un reconocimiento a una figura panameña que haya dedicado su vida a la promoción de la cultura.

Este año, recaerá en Sandra Eleta, por su labor en el rescate cultural de la provincia de Colón.

‘Para la fundación es importante que se le de relevancia al trabajo artesanal, pues es una manera de mostrar a los jóvenes que se puede vivir de eso'

‘Ella hizo molas en 1980 y uno de los diseños que se verá es suyo', comenta Ynzenga.

Los artistas que han cedido sus obras son Alma de Sabanita, Cisco Merel, Guillermo Trujillo, Eduardo Navarro, Ana Elena Garuz, Anabella Vallarino, Rolo de Sedas, Yaneca y Tabo Toral.

Ynzenga cuenta que las artesanas están trabajando desde febrero en los cuadros que son del mismo tamaño de los originales.

Uno de los más complejos y laboriosos fue el de Rolo De Sedas. Requirió 38 días para su confección debido a la riqueza de los detalles.

En cuanto a los materiales, hubo telas que debieron traer del extranjero para conseguir que los colores fueran los más exactos posibles.

Eudolina y Caroliana Hurtado son hermanas y forman parte de un grupo de artesanas que han trabajado en los cuadros.

Rosina Ynzenga señala que es Caroliana quien se encargó enteramente del montaje de las obras debido a su que capacidad para el detalle y Eudolina, así como otras artesanas, se reparten el resto del trabajo.

Para la fundación es importante que se le de relevancia al trabajo artesanal, pues es una manera de mostrar a los jóvenes de comunidades como las guna o emberá que se puede vivir de ello y no tienen que dejarlo de lado.

El resultado de su esfuerzo se verá este miércoles 16 de noviembre, en el Restaurante Salsipuedes, del Hotel Bristol, desde las 7 de la noche.