Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Cultura

Las contradicciones del amor romántico

‘Ayer será otro día' fue el poemario ganador del Premio de Poesías Gustavo Batista, Corina Rueda Borrero es su autora

Las contradicciones del amor romántico
Las contradicciones del amor romántico

Los poemas que ‘Lilith' presentó a los jurados del Premio de Poesía Gustavo Batista Cedeño se empezaron a escribir hace casi 3 años.

Un largo proceso de edición y revisión tuvieron que pasar estos versos hasta conjugarse en ‘Ayer será otro día', de Corina Rueda Borrero, Lilith fue su seudónimo.

‘Yo hacía rato quería participar en el Premio Gustavo Batista Cedeño, porque conozco la obra de él. Para mí, unas de las más conmovedoras son las póstumas', comenta Rueda a La Estrella de Panamá.

‘Soy abogada de profesión, poeta de corazón y activista en pro de los derechos humanos por convicción',

CORINA RUEDA

POETA

El poemario surgió de la experimentación que Corina estaba haciendo con la poesía erótica, ‘y siento que un hilo conductor que tiene es que habla de la relaciones amorosas basadas en el concepto de amor romántico y esas contradicciones que una misma tiene'.

‘Ayer será otro día' está compuesto por 17 poemas. Los primeros 6, dice Corina, son un homenaje al amor, y los 11 restantes abordan el desamor y ‘como uno se ve dentro de todo eso'.

‘Es un poemario confesional, es como haberme desnudado en palabras, porque es muy íntimo. Trata de como yo percibo las relaciones amorosas y todos los poemas hablan desde el yo, de cómo yo me siento y cómo veo al otro'; aunque aclara que no todo los textos tienen que ver directamente con ella.

Para Corina, sus versos ganadores permiten ver a la feminista como personas con sentimientos y emociones. ‘Se tiene esta falsa idea de que las feministas son tipas duras y estas cosas [del amor] no les duelen, pero creo que somos a quienes más nos duele, porque somos más conscientes de lo violento que es el sistema patriarcal con las mujeres. Cuando nos traicionan es algo que no esperamos que pase porque cuando dejamos que alguien entre a nuestra vida, confiamos en será para bien, para algo hermoso'.

Ella considera que la sociedad ha fallado en enseñarnos a amarnos a nosotros mismos y a terminar una relación de manera saludable, ‘porque te ven como un fracaso si terminas [con alguien]'.

OTROS VERSOS

Corina Rueda también tiene la nacionalidad peruana, debido a que su padre era de Perú y allá residió entre los 11 y los 15 años. Durante ese tiempo, ganó un premio interescolar de poesía llamado Espejo de papel.

Igualmente, hace un par de meses fue notificada que uno poema suyo quedó finalista en el Premio Internacional de Poesía Jovellanos. ‘Este poema se llama ‘Panamá' y habla sobre las desigualdades que tenemos en el país. Tiene muchos paréntesis y si lo lees sin ellos, es como esas postales que Panamá es lo más hermoso; pero al leer los paréntesis, habla de aquello que no te muestran, que destruimos los bosques, hay personas que duermen en la calle'.

‘Panamá' formará parte del libro Premio Jovellanos al Mejor Poema del Mundo, que recoge a los 30 finalistas de entre más de 3 mil poemas enviados de diferentes países y escritos en variadas lenguas.

Además, su obra aparece antalogada en el libro del Festival Internacional de Poesía Ars Amandi y también en el reciente Historia de Marruecos y Panamá desde la voz poética de sus mujeres, pero en ambos sus poemas son de corte social.

EN LAS VENAS

Su abuela escribía, por eso la madre de Corina piensa que el arte de su hija es genético.

‘Ella, Corina Lescure de Borrero, fue maestra y mi mamá dice que tenía el don de la palabra. Leía mucho y hace poco encontré uno cuadernos que eran de mi abuela e incluso hay poemas suyos. Le gustaba mucho Rubén Darío y recuerdo que ella me leía una y otra vez el poema A Margarita Debayle para que me lo aprendiera. Así que desde niña me enamoré de la poesía a través de mi abuela y Rubén Darío', rememora.

Así mismo, su madre es profesora de Historia del Arte en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Panamá, por lo que ella considera que siempre ha estado expuesta al arte.

Escribir para Corina es catártico y un cuadernito siempre la acompaña. ‘Siempre que me siento angustiada, escribo'.

‘Uno no siempre está inspirado para escribir poesía o cuentos, pero siempre se puede escribir algo y sirve bastante ese ejercicio. Fue algo que aprendí en el Diplomado de Creación Literaria, de la Universidad Tecnológica, y me ayudó a tomar en serio la tarea de escribir', afirma.

MIL CARAS

La poeta es abogada especialista en derechos humanos, feminista y activista social en gremios como El Kolectivo, Tener ovarios, la Asamblea de Acción Ciudadana, Alianza Ciudadana Pro Justicia, de la Alianza en Pro de la Educación Sexual y cualquier otra iniciativa que abogue por los derechos humanos.

‘Soy abogada de profesión, poeta de corazón y activista en pro de los derechos humanos por convicción', es la frase con la que Corina define todas las facetas de convergen en su ser.

Actualmente, trabaja con mujeres privadas de libertad como especialista en derechos humanos del Sistema Penitenciario.

‘Es más lo que yo he aprendido de ellas porque estoy más consciente de las brechas de desigualdades a las que nos enfrentamos. Seguir creyendo en estos mitos de que la gente es pobre porque quiere y que siguen estigmatizando a poblaciones en extrema vulnerabilidad', manifiesta.