Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Cultura

El renacer de nuestro museo antropológico

Luego de años de años de permanecer en cajas, un proyecto pretende devolver la colección del Museo Reina Torres de Araúz al lugar donde nunca debió haber salido: la Plaza 5 de mayo

El cierre del Museo Antropológico Reina Torres de Araúz se dio de forma intempestiva. La orden era desalojar el edificio que en los últimos años había albergado la colección antropológica nacional ya que la maquinaria, el equipo y los materiales destinado a la construcción de la denominada Ciudad de las Artes tendría inicio pronto.

Orlando Hernández, director de museos del Instituto Nacional de Cultura recuerda esos días como de mucha preocupación.

‘Tiene que haber un museo estatal que pueda importar y exportar exhibiciones. . Es una vergüenza que en el Panamá del siglo XXI no se pueda hacer.

ORLANDO HERNÁNDEZ

‘No es que nos mudábamos a un lugar más adecuado para albergar la colección. Es que teníamos que desalojar y lo hicimos como mejor pudimos. La colección viajó bastante bien, no hubo pérdidas , todo se transportó con mucha seguridad', dice Hernández.

Esta mudanza le dio una nueva visibilidad a la colección. Se hizo un registro inventariado, la catalogación está pendiente. ‘La mayoría de las piezas no están documentadas, son producto de huaquerías, pero sí se puede identificar a qué región pertenecen y su cronología', destaca el historiador.

Y es que esta es la principal prioridad de los trabajos que se realizan actualmente a través de la dirección de museos: proteger y darle valor a su colección, una colección que tiene un fin primordial.

‘Los museos no son para atraer turistas', habría dicho Hernández en la conferencia denominada ‘Despertando al Gigante, esfuerzos de rescate del MARTA' que dictó el pasado mes de mayo en el marco del día internacional de los museos en la Oficina del Casco Antiguo y que unos días antes se había presentado en el Museo Getty en la ciudad de Los Ángeles. ‘Los museos son para nosotros. Si los turistas lo disfrutan, mejor, pero en realidad es para tener un reflejo de quiénes somos. Esto es lo que queremos que se sienta dentro de los programas y las exhibiciones que queremos hacer', agregó.

Hernández se encuentra absorto en el proyecto de reapertura del MARTA, que empezó a visualizarse desde finales de la gestión del gobierno anterior, pero que realmente tomó forma en la administración actual, con la consecución de algunos fondos y el planteamiento de la creación de un patronato que lo gestione de manera más eficiente.

Es quien más conoce en estos momentos cuál es su situación. Bajo su dirección estuvo la mudanza de todas sus piezas, de vuelta a la 5 de mayo, ‘de donde no debieron haber salido'.

VIAJE DE IDA

INVENTARIO DE LA COLECCIÓN

La colección del MARTA que reposa en el edificio de la Plaza 5 de Mayo posee

16,111 piezas en total de las cuales 12,169 son piezas de cerámica precolombina 2,744

piezas líticas precolombinas

1,198 piezas de material etnográfico

En el año 2006 y luego del fracaso del proyecto del Museo del Tucán y al presentar el edificio de la antigua estación de ferrocarril algunas patologías, las autoridades de ese entonces tomaron la decisión de mudar el museo.

El área de la 5 de mayo estaba deprimida. Se daban pocas visitas. Parecía una buena idea .la mudanza a una estructura nueva, sin uso.

Sin embargo, el edificio de Llanos de Curundu no contaba con la infraestructura adecuada para albergar la colección que finalmente quedó guardada en cajas.

Mientras tanto y a falta de espacios para escuelas artísticas, el ISBA, Instituto Superior de Bellas Artes tomó posesión del edificio del ferrocarril que data de la década de 1920.

Con la inminente construcción de la Ciudad de las Artes, proyecto que se encuentra detenido, la colección del MARTA debió emprender camino de regreso.

‘¿Dónde guardas 16 mil piezas almacenadas en tablillas industriales? Los lugares que hubiésemos podido usar no tenían las cualidades necesarias. Habríamos tenido que adecuarlas, operación demasiado costosa para un espacio que no era propio'. cuenta.

El ISBA debió retirarse para darle espacio a la colección ya que no había más opciones.

DE VUELTA A CASA

‘Para mí es el lugar ideal', asegura Hernández. En principio, las piezas ya estaban allí, en el edificio de la 5 de mayo. Transportar toda una colección es una actividad muy riesgosa para su integridad.

Además, no se trata de cualquier edificio. La antigua estación del ferrocarril fue declarada patrimonio histórico categoría 1, desde 1996.

‘El edificio no solo está dotado de mucha significación en términos de nuestra identidad nacional sino que el lugar donde está es muy importante también para nuestra memoria colectiva, nuestra historia. Es un punto referencial de la ciudad, de todo el país', reconoce el también museólogo.

En un ejercicio de identificar postales de todas las décadas del siglo XX, la estación del ferrocarril aparece en todas.

‘Es la entrada de la Avenida Central, allí llegaba el ferrocarril, era el límite de la Zona del Canal, además, la prestancia del edificio, su clasicismo, la plaza en el frente, es parte de un mismo complejo identitario de luchas sociales', destaca Hernández.

Por otra parte, situar el museo en esta área revitalizará toda el área circundante. ‘La Avenida Central no ha dejado de ser una arteria viva y es probablemente la más auténtica. Tenemos una cortina de metal y de vidrio en la cinta costera, pero ese no es el Panamá de verdad. Al menos no para la mayoría de los panameños', argumenta el director. ‘La colección refuerza esos valores de los que estamos hablando. Yo no le veo un lugar mejor', afirma.

A esto se suman nuevos beneficios como la interconectividad con el metro, unas plazas de estacionamiento que la alcaldía está preparando y un mercado de artesanías. Solo resta, como dice Hernández, ‘hacerlo bien'.

AL DÍA DE HOY

Muchos panameños desconocen de qué consta la colección de nuestro museo antropológico.

‘No está perdida ni en peligro. Aunque se encontraba en un estado deplorable, toda ha sido embalada de la mejor manera, de acuerdo con nuestros recursos, fue inventariada y fotografiada', indica Hernández. Incluso, una herramienta para inventariar se creó con plataforma Google.

Actualmente la colección consta de un total de 16,111 piezas; 12,169 de cerámica precolombina, 2,744 piezas líticas precolombinas y 1,198 piezas de material etnográfico.

A diferencia de lo que se cree, la colección no ha disminuido, más bien ha crecido gracias a nuevos hallazgos, incautaciones y decomisos.

Con respecto a la colección de oro, hay que establecer que aunque nunca se trató de una colección grande, esta sufrió robos en dos ocasiones: la primera, durante los saqueos que se llevaron a cabo en la invasión por parte del ejército de Estados Unidos en 1989 y en el 2003, en un robo estudiado. ‘Lo que no saben muchos panameños es que el 85% de la colección fue recuperada y reposa actualmente en las bóvedas del banco Nacional y el Banco General', añade el museólogo.

EL DESPERTAR

El proyecto de reapertura del MARTA está respaldado por un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que el INAC ha gestionado. ‘Son unos 10 millones que se han gestionado para el museo, suena bastante, pero es suficiente para arrancar de buena manera', comenta.

Este proyecto apenas arranca.

‘Ya estamos montando un ascensor que nos va a ayudar con el movimiento de las piezas, por lo menos las que pesan mucho para moverlas a otros espacios e iniciamos la limpieza del edificio y la contratación de la gerencia de proyecto que es la que se va a encargar del diseño, supervisión y subcontratación de los contratistas para que hagan las obras', aclara.

Otro punto importante del proyecto ha sido la creación de un patronato que ayudará a agilizar las gestiones de este proyecto.

‘La Ley 17 de 20 de abril de 2017 que crea el Patronato del Museo Antropológico Reina Torres de Araúz, comenzará a regir a los tres meses de su promulgación. Por lo que, para finales del mes de julio la Junta Directiva ya estará Conformada', dijo Javier Edwards, quien al momento de responder a esta entrevista ocupaba el cargo de director encargado de Patrimonio Histórico.

De acuerdo con el funcionario, el patronato para el MARTA tendrá como función principal gestionar y administrar el museo en su totalidad. Por ello, el patronato estará conformado no sólo por el Estado sino también por integrantes de la empresa privada y la sociedad civil.

Este patronato quedará constituido por el Administrador General de la Autoridad de Turismo, el titular del Consejo Internacional de Museos (capítulo de Panamá), el Alcalde del distrito de Panamá y cinco miembros benefactores escogidos por el resto de los miembros del Patronato.

Queda mucho por hacer y para ello se ha establecido un equipo de trabajo el cual el BID ha reforzado con figuras como Silvia Singer, directora del Museo de economía de México.

Ya se ha establecido una zonificación para el museo, aunque no hay un diseño definitivo por el momento. ‘El edificio se explica por sí solo, no hay que inventar. Tampoco se pueden hacer muchas modificaciones por su calidad de patrimonio histórico', explica Hernández.

Se espera que para el 2019 se pueda inaugurar al menos una sala del nuevo museo. ‘La prioridad nuestra es el resguardo de la colección', agrega el historiador. Pero lo más importante es que ‘las decisiones estén validadas por la cientificidad. Todo tiene una manera de hacerse dictada por la normas dentro del tema de los museos o patrimonio', agrega.

Para el museólogo es crucial comprender que ‘las obras solas no hacen que un proyecto de esta magnitud se mantenga. Tienen que haber una institución detrás, una ética, una buena práctica para que el museo sea siempre un lugar de alto perfil con actividades que siempre mantengan una relación dinámica con sus visitantes y los consumidores de estos temas. Siempre hay que refrescarse y mantener la institución viva'.

El éxito de este proyecto puede representar el inicio de toda una reorganización de los museos panameños. ‘Desde el punto de vista de la economía naranja, es lo quedará empleo a antropólogos, arqueólogos, gente de educación. Tenemos la gente para hacerlo pero hay que tener la visión y hay que darle valor a la cientificidad, a la academia, a los estudios. Este campo es tan especializado como la ingeniería o la banca', concluye Hernández.