Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Cultura

Escultura panameña irá a Seúl

La artista Gabriela Batista trabaja en ‘Helenor', una abstracción geométrica de la iconica mariposa ‘morphoazul'

Para la artista panameña Gabriela Batista, reconocida por el lenguaje geométrico de sus obras, el arte público es importante ‘porque lo ve más gente y la pieza queda como parte de la historia de un país'.

‘En homenaje al nombre de Panamá y su significado nace el diseño de una mariposa, que para mí es una de las más impresionantes',

GABRIELA BATISTA,

ARTISTA VISUAL

Para ella, la primera oportunidad de mostrar su arte en un espacio público llegó en 2013, en el marco de la Bienal del Sur, cuando instaló en Panamá Viejo la pieza ‘Arco del sur', una escultura de cuatro metros de alto por seis de largo y dos de ancho.

Ahora la artista se encuentra trabajando en ‘Helenor', una nueva abstracción geométrica inspirada en la mariposa ‘morphoazul' que será instalada al otro lado del mundo: el Gran Parque de Seúl, en Corea del Sur.

El viaje que hará esta escultura panameña está envuelto por un tema de reciprocidad cultural, ya que, los miembros de la Asociación Panamá-Corea —a la que pertenece Batista— decidieron enviar una pieza local al país asiático luego de que el coreano Yoo Young-ho instalara en Panamá su ‘Greetingman', un individuo de seis metros de alto ubicado en la intersección entre Chanis y Costa del Este.

‘En homenaje al nombre de Panamá y su significado —abundancia de peces y mariposas, en lengua indígena Cueva— nace el diseño de una mariposa, que para mí es una de las más impresionantes que pasan por el istmo', explica la autora.

El embajador de Panamá en Seúl, Rubén Arosemena, fue el encargado de gestionar el espacio dentro del parque de 90 hectáreas —que recibe unas 60 mil personas por semana—, donde será colocada el próximo mes de octubre la obra istmeña, trámite que tardó un año, según declaró la artista.

PROCESO CREATIVO

‘Helenor' es una pieza que mide tres metros de alto por tres de largo y poco más de dos metros y medio de ancho a base aluminio, que está siendo trabajada en el taller WaterJetCuttingPty, cuyo dueño es Eduardo Esquivel, ubicado en Juan Díaz, y en el que varios artistas se apoyan para realizar sus piezas.

Batista incursionó por primera vez en la escultura cuando fue invitada por el maestro Carlos Cruz-Diez a una residencia en su taller, ubicado en Tocumen: Articruz, donde trabajó su primera obra para un espacio público hace cuatro años.

Para su nuevo proyecto, pensó en un concepto que hablara de las raíces panameñas, para luego abstraerla a la geometría —su sello artístico—, algo que incluso hace que sea más fácil el transporte de la pieza porque se puede dividir en varias partes.

Primero, continúa Batista, realizó un boceto a mano; después, aplicando sus conocimiento en ciencias computacionales, emuló el diseño en la computadora hasta crear un modelo escala que mandó a imprimir en tres dimensiones para que las autoridades coreanas tuvieran una idea clara de su intervención artística.

‘Pienso que todos los artistas tenemos la responsabilidad de utilizar las tecnologías de nuestra época y, a través del arte, marcar la historia', pronuncia la artista, quien posee casi 15 años de experiencia en esta disciplina.

Tras la experiencia en Articruz, la artista creó ‘GaBa Codes', unos 27 códigos geométricos que concentran su lenguaje artístico. Además, determinó 11 colores base, que utilizaría de allí en adelante en sus obras.

‘El cuerpo de ‘Helenor' es un código completo. El ala de atrás es otro código', describe Batista, explicando cómo utiliza sus códigos geométricos dentro de la pieza que enviará a Corea del Sur.

Finalmente, la autora revela que el color que utilizará para esta escultura es el cerúleo, un azul con un pequeño punto de gris; el cuerpo será chocolate y tendrá algo de rosado.

‘La oportunidad de llevar el arte panameño al extranjero me pareció muy interesante porque más que el ‘puente del mundo, corazón del universo' somos un país que produce arte contemporáneo y si en la obra se puede hablar de nuestra cultura y el significado de nuestro nombre, mucho mejor', concluye Batista.