Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Cultura

La observación como oficio

‘Iraida Icaza y el museo olvidado' es el nombre de la exposición que el Museo de Arte Contemporáneo presenta en Fotoseptiembre 2017. Sobre la muestra y la manera como encara su oficio, habló con ‘La Estrella de Panamá'

Luz y sombra, materiales que se traducen en texturas, lo orgánico y lo inorgánico, todo ello es materia prima que permite a la artista Iraida Icaza presentar un punto de vista, una historia.

La fotografía es el resultado final, pero también el medio que le permite a ella destacar ciertos elementos, objetos y fenómenos de la vida diaria en una imagen que le permite trascender a pesar de su condición efímera.

‘Con estas imágenes no estoy interesada en contar mi historia sino que cada quien elabore la suya',

IRAIDA ICAZA

ARTISTA

‘Se suele querer encasillar a los fotógrafos, se les pregunta a qué se dedican, si al retrato o al abstracto, a los paisajes. ¿Por qué querer encasillar?... con lo importante que es estar fuera de la caja...', dice Lutz Becker, uno de los curadores de la muestra y esposo de la artista.

‘En una ocasión le hicieron esa pregunta a Iraida y la respondió de forma contundente: ‘Yo fotografío luz y sombra', recuerda Becker.

De hecho, las imágenes que cuelgan sobre las paredes en las salas del MAC como su propuesta de Foto septiembre, ofrecen un interesante vistazo sobre el variado trabajo que ha estado realizando Icaza en los diversos lugares que ha visitado y que en ella han causado una impresión.

‘Esta muestra trata sobre la diversidad de mi obra y además de los intereses que tengo. No maneja un solo tópico', explica la fotógrafa a La Estrella de Panamá. ‘Voy explorando diferentes conceptos, diferentes ideas y las incorporo en proyectos más grandes. Nacen como una foto y se van convirtiendo en una serie', detalla.

PERFIL

IRAIDA ICAZA

Estudió fotografía en Rhode Island School of Design y sociología y cine en Newton College SH Massachussets. Dos de sus exposiciones recientes son ‘Ciudades inacabadas' (Brujas 2015) y ‘Lo que pemanece II' (Londres, 2014. Vive y trabaja en Panamá, Londres y Nueva York.

Para Adriene Samos, también curadora de la muestra, más que series, se trata de proyectos que aunque se alimentan de imágenes que pertenecen a lugares y momentos distintos, tienen una coherencia y responden a una búsqueda.

Esa búsqueda parte justamente de elementos básicos como las luces y sombras, esenciales para el trabajo fotográfico; materiales orgánicos e inorgánicos y un sinfín de detalles que para una mayoría pasan absolutamente desapercibidos, pero que con la debida atención son notados.

Por ello, Samos llamaría a Icaza ‘una fotógrafa de fotógrafos'. ‘Los fotógrafos están fascinados porque entienden la complejidad de la obra en todos los términos. Alguien a quien es ajena toda esa complejidad, puede gustarle una imagen o encontrar belleza en ella, pero no entender todo ese tremendo logro con texturas formas y asociaciones inusitadas', asegura.

Y es que para la artista, aunque el final es una fotografía, el proceso fotográfico es tan importante como el resultado. ‘Soy fotógrafa, el medio es la fotografía, pero la fotografía, como yo la veo es arte para mí'.

Icaza va mucho más allá de cuidar el encuadre y el balance. ‘Trabajo tanto con positivos como negativos, que también son fotografías, pero estas te permiten ver unos detalles que no alcanzarías a simple vista. Veo luz y sombra, cómo se corta el espacio y va adquiriendo otro significado'. Y para ello es primordial una gran habilidad de observación, habilidad que la fotógrafa termina transmitiendo al público con sus imágenes.

‘La artista aprovecha oportunidades inspiradoras e ideas labradas tras numerosas investigaciones. Se ve a sí misma como creadora y coleccionista de imágenes que ordena según cierta lógica temática secuencial', reza el catálogo de la exposición.

Y de una forma muy casual lo demuestra frente a un trío de imágenes de la colección Esculturas.

Las esculturas son tridimensionales, cualidad que debe poder observarse en una imagen fotográfica que solo cuenta con dos.

Icaza presenta, partiendo de una imagen de una escultura cubierta con plástico, toda una historia. Se trata de Eva, escultura de Rodin que permanecía olvidada en el depósito de un museo.

‘Este fue un trabajo bastante intenso, me tuve que meter en el personaje de Eva, por qué estaba así, por qué Rodin la hizo de esa manera...', comenta la fotógrafa.

En su investigación Icaza descubrió que Rodin no sabía que su modelo esta embarazada en ese momento y actuaba como avergonzada.

‘Lo que hice fue fotografiarla desde varios ángulos y encontré elementos y ciertas afinidades con Eva, ese abandono ese olvido y ese pudor que muestra', explica.

Al lado de la imagen cubierta con plástico se exhibe otra en la que Eva, desde otra perspectiva y con una iluminación distinta muestra su pudor y respeta un poco esa intimidad.

‘Allí es donde voy, más allá de una foto, tato de comprender de protegerla y le he dado un manto mágico con una transparencia que se disuelve y luce como una sombra', relata.

Al lado de estas dos imágenes de Eva, una tercera foto muestra dos figuras masculinas con ojos muy vivaces, también cubiertos con plástico. ¿Son humanos o una escultura?

‘En este caso se trataba de una escultura que estaba en restauración en un parque de Palermo. La tomé desde un ángulo y en ese momento pasó como un rayo de luz, y me dije, este es el momento', cuenta.

EL MOMENTO DECISIVO

Icaza considera cierto que existe ese momento único que hace una buena fotogrfía, pero ese momento decisivo no es más que la suma de una serie de experiencias, ideas conocimientos y obsesiones que permiten a quien toma la foto darse cuenta de que momento está allí. El fotógrafo no lo decide, lo descubre.

‘En tu modo de ver, reconoces algo que más nadie va a poder ver. Es el momento de decisivo de Cartier Bresson y es simplemente observación. Hay un rayo de luz y lo reconoces, no tienes que ver los settings de tu cámara, todo eso es secundario', dice.

Y no es que no le preste atención a estos detalles pues es el absoluto conocimiento del equipo y sus posibilidades lo que permite al fotógrafo dedicarse a es parte mucho más artística, cuando la mecánica está controlada. Eso no exime al fotógrafo de sorpresas, cosas que ocurren al azar y que pueden ofrecer resultado gratos aunque inesperados.

‘No quiero controlar las sorpresas, más bien controlo mi proceso y mi presentación muy científicamente', afirma.

Icaza selecciona minuciosamente el equipo y los materiales con los que quiere llevar a cabo cada uno de sus proyectos. Todo ello forma parte del resultado final, incluso el papel en el que serán impresas las fotos pues pueden cambiar completamente la forma como la imagen se percibe.

PROYECTOS Y COLECCIONES

Para la fotógrafa no se trata de si ella sale a buscar algo o si estas cosas salen a su encuentro. ‘Todo es depende de lo que quiera hacer. Hago mucho mix media pero usualmente comienzo con la fotografía'.

Icaza trajo a Panamá algunas imágenes de estas colecciones, algunos de ellos, proyectos que se mantienen en desarrollo y que con el tiempo van creciendo y desarrollando esencias nuevas.

Entre los proyectos que muestra en Fotoseptiembre 2017 están imágenes de Pantelleria, una isla volcánica cercana a Sicilia que muestra paisajes muy oscuros y estructuras tan antiguas como asentamientos etruscos que despiertan una aura de misterio. También presenta algunas imágenes de la serie ‘Lo de nada' un trabajo que trata d e lo efímero, cosas que vemos pero que desaparecen rápidamente. Elementos como espejos, vapor, la brisa, fenómenos de la vida diaria ... ‘son estructuras definidas, que no les ponemos atención. Están plasmadas para que las veamos, las descubrimos y desaparecen'. En el mismo camino está la serie Forense que muestra huellas, elementos que tienen una historia que es imposible de conocer. La serie apela a un conocimiento subjetivo que de alguna manera recuerda algo que está en nuestro subconsciente y tiene una carga que ala vez que nos angustia, causa fascinación.

Muy diferentes, pero igual de fascinantes, está una serie fotografiada en Hidalgo, México, a unas formaciones basálticas, que ‘más que paisajes son fotos esculturales'.

También hay imágenes de naturaleza, ruinas incorporadas al paisaje, estudios de arquitectura y una colección de rostros tallados en piedra que forman parte del soporte de un balcón italiano, en la serie denominada Estados mentales- Anatomía del trastorno.

La exhibición es lúdica, juega con los espacios y ángulos de visión y ofrece guiños interesantes al visitante.

EL MUSEO OLVIDADO

En el segundo piso del museo se exhibe la colección dedicada al Museo de Ciencias Naturales cerrado al público desde 2013.

‘Es el primer museo al que me llevaron mis padres', recuerda Iraida Icaza. La artista guarda especial cariño a este espacio cultural y probablemente fue el que despertó en ella el interés por las formas de representar y mostrar sus especímenes. De hecho, Icaza ha fotografiado por años el museo y sus colecciones. De allí, las imágenes que se presentan en el primer piso del MAC, acompañados por fotos tomadas en museos europeos y americanos de historia natural.

Da la bienvenida la foto de una pintura de Charles Darwin, acompañada de un mono. Le siguen imágenes de animales, parte de la colección de especímenes del museo y otras de las instalaciones, aunque precarias, ‘ordenadas y limpias, bien mantenidas por un grupo de profesionales que toman muy en serio su trabajo.

Acompañan la exposición algunos animales disecados, también parte de la colección del museo.

‘Martín Martinez, taxidermista encargado del museo, nos ayudó con la instalación, los retocó y arregló para la ocasión.

‘Hablamos del Museo de Ciencia Naturales como el ‘museo olvidado', pero el 90% de los museos de Panamá están olvidados', dice Icaza. ‘Las colecciones que tenemos nosotros aunque son pequeñas son muy importantes. Eso es lo que he tratado de crear, lo que está aquí se ha armado entre varios museos de ciencias naturales, este es un museo imaginario y demuestra que claro que se puede llevar a cabo; hay que añadir hay que preparar a la gente y hay que reabrirlos. Esto es una negligencia muy grande', exclama.

‘Yo espero que esta exposicipon despierte el interés de todos. Quiero que el museo reabra', concluye.