Temas Especiales

21 de May de 2022

Cultura

El cine emberá triunfa en festival

El jurado apreció ‘el valor cultural, artístico y cinemático' de Identidad , desde el punto de vista de los derechos humanos.

La primera edición del Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos Bannaba Fest 2017 premió al cortometraje Identidad , realizado por el joven cineasta emberá Iván Jaripio.

Esta cinta, una metáfora audiovisual que denuncia la pérdida de tradiciones en los pueblos indígenas, recibió el premio especial del jurado, que consiste en una beca del Instituto para la Formación y Aprovechamiento de los Recursos Humanos (Ifarhu) para que el director realice estudios en cine.

De acuerdo con el director del Bannaba Fest, Edgar Soberón Torchia, el jurado apreció ‘el valor cultural, artístico y cinemático' de Identidad , desde el punto de vista de los derechos humanos.

Soberón añade que se trató de ‘una feliz coincidencia', ya que el cortometraje fue el que abrió la primera edición de este festival. ‘Incluso antes de que el maestro de ceremonias empezara a hablar, se apagaron las luces, se proyectó el cortometraje y entonces empezó el acto inaugural', dijo.

Para Jaripio, de 25 años, quien se encuentra actualmente en Ámsterdam produciendo una cinta sobre el cambio climático, Identidad , protagonizado por una mujer emberá que personifica la cultura indígena, es un cortometraje que lo representa también a él mismo.

‘Antes estaba muy empapado de lo que pasaba en mi cultura, hasta iba a las reuniones con los caciques. Pero a los ocho meses de haberme ido a la ciudad a trabajar para comprarme una cámara sentía que se me había olvidado todo', dice el director, cuyo cortometraje Arimae recibió el premio especial del jurado en el Festival Panalandia 2016.

Esta vivencia se suma a ‘un problema muy grande' de su comunidad que lo inspiró a rodar Identidad : en la escuela prohíben que los niños emberá hablen su idioma y asistan con el cuerpo pintado. Esta última, una costumbre común en el grupo.

‘Para mí el cine es importante porque me permite registrar la cosmovisión y tradiciones de la cultura indígena emberá, que son muy ricas pero nadie las conoce', expresa Jaripio, quien participó el año pasado en un taller de cine de bajo presupuesto en la Escuela de Cine y Televisión de Cuba.

‘Para mí el cine es importante porque me permite registrar las tradiciones de la cultura indígena emberá, que son muy ricas pero nadie las conoce',

IVAN JARIPIO

CINEASTA

Desde pequeño, cuenta el director en una entrevista telefónica con este diario, le encantó el séptimo arte. Cuando se graduó de la escuela decidió tomar la carrera de Administración de Empresas, pero la abandonó para dedicarse al cine.

‘Cuando estaba de vacaciones en tercer año de mi carrera en la ciudad, escuché que iba a haber un taller de creación audiovisual en mi comunidad de Wakiponi Mobile, una organización de Montreal (Canadá). Fui a ese taller y no volví a la universidad porque sentí que había encontrado lo que siempre había querido', agrega el realizador.

Nuestro hogar y Arimae (grupo de tres personas que hacen cine en su comunidad). En 2015 lo postuló para el Cine Pobre, el corto fue seleccionado para ser mostrado y ganador del premio del jurado, que era otorgar una beca para un taller en Cuba, sobe producciones de bajo presupuesto. Fue a Cuba y tomó este taller.

Sus cortometrajes, entre ellos Somos , Arimae , Nuestro hogar e Identidad han sido seleccionados para muestras en Italia, Canadá, Estados Unidos, Colombia, Guatemala y Malasia.

‘Para mí el Bannabá Fest es sumamente importante porque no había un festival en Panamá sobre derechos humanos. Estos son los espacios en los que se puede mostrar la lucha de diferentes regione s y la realidad de los pueblos indígenas y sus problemáticas', sostiene Jaripio.

En cuanto a su visión sobre el progreso del cine en Panamá, el autor es crítico. ‘Las historias que realmente se tienen que contar en el cine no se están contando. Tenemos que trabajar más y hacerlo a nuestra manera, no a la manera Hollywood', explica.

Su actual viaje por Europa empezó con una organización internacional hace una semana, en Londres. Estuvo en París y ahora en Ámsterdam para filmar delegaciones indígenas de diferentes países que generen un impacto ambiental positivo. El objetivo es llegar con un producto final a Berlín, Alemania, donde se llevará a cabo la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23) en noviembre.

‘Quiero que se escuchen las voces de los pueblos indígenas, que se transmitan en diferentes lugares. Merecemos respeto e igualdad y es lo único que busco en el cine, empezando en Panamá', detalla Jaripio.