Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Cultura

Entre la expresión poética y la musical

Un grupo de jóvenes ha tenido la iniciativa de introducir un aporte cultural diferente.

El Grupo de la Poesía cuenta con cuatro integrantes: Moisés Arroyo (vocalista), César Duarte (pianista) y los guitarristas Saymond Fernández y Albert Arrunategui, quienes en junio de 2017 decidieron constituirse oficialmente como una banda.

La base de su quehacer es la utilización de la expresión poética como una manera de reflejar aspectos sociales y experiencias vividas a nivel personal o con amistades. Acompañan sus líricas con instrumentos musicales como el piano y la guitarra, a los que consideran universales.

La cultura no se trata solo de desarrollar eventos. También es importante cambiar la actitud, el comportamiento y la forma de pensar de las personas',

INTEGRANTES DEL GRUPO DE LA POESÍA

No los restringe ningún estilo musical en particular. Pueden pasar de la música latina al reggae roots. Sus gustos musicales son variados, por lo que no conocen límites a la hora de componer, de sincronizar la poesía con la música.

Sus letras están inspiradas en vivencias, consiguiendo así que el público se identifique con ellas. Las personas buscan a Moisés, vocalista del grupo, para contarle sus historias, generando así nuevos poemas para el grupo. ‘Las personas terminan relacionándonos con el amor, cuando en realidad hay muchos temas de qué hablar', manifiesta Moisés.

Hasta la fecha ha escrito 22 poesías. ‘Drogadicto invicto' recrea la historia de un fumador que era criticado por su vicio; ‘El diablo es escritor' trata de una prostituta y un poeta. Es una historia basada en la vida real y el mensaje es acerca de la perseverancia.

Su audiencia es muy diversa: jóvenes de diferentes edades, adultos mayores, extranjeros, etc. La conexión con su público es fundamental, sobre todo la retroalimentación que puedan recibir después de una presentación. Pueden tener hasta cuatro al mes.

En un país donde este tipo de propuestas encuentra poca receptividad, no ha sido fácil hallar lugares donde presentarse. Siempre buscan espacios en los festivales musicales, a través de sus relaciones con organizadores de eventos.

HERRAMIENTA DE CAMBIO

A pesar de las limitaciones, la aceptación que han recibido hasta el momento es positiva. Coinciden en que la cultura no se trata solo de desarrollar eventos. También es importante cambiar la actitud, el comportamiento y la forma de pensar de las personas, apuntan.

No se consideran como parte de un movimiento poético. Perciben su arte como una herramienta para cambiar el entorno y para incentivar a más jóvenes a incursionar en lo que ellos definen como ‘poesía musicalizada'. Aspiran que esta iniciativa cultural perdure en el tiempo.

Como agrupación cada uno suma un aspecto de su personalidad. A pesar de las diferencias, la convivencia y el apoyo mutuo son dos aspectos fundamentales. También la coordinación que se necesita para que cada uno pueda participar de los ensayos y conciertos, además de cumplir con sus obligaciones diarias.

Si bien Moisés ha sido el principal promotor de esta iniciativa, todos han salido beneficiados, lo que les ha permitido conocer personalidades en el ámbito de la música. Para ellos no hay nada mejor que hacer las cosas que los apasiona.