La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Oct de 2019

Cultura

Arte en libertad

El hotel Hilton, Papaya Planet y la Alianza Francesa de Panamá albergarán la primera retrospectiva dedicada al francés Claude Viallat en Centroamérica. ‘El Horizonte del Color' se presentará hasta el 21 de mayo

No hay marcos ni bastidores. Las obras se presentan en absoluta libertad y en armonía con el espacio utilizado como galería.

Claude Viallat es uno de los artistas que fundó el movimiento Suports/Surfaces en 1969 y hasta el día de hoy mantiene sus cuestionamientos sobre la materialidad de la pintura.

La obra de Viallat, considerada una de las últimas vanguardias de la creación contemporánea, se presentó en una gran retrospectiva en el Centro Pompidou de París en 1982 y desde entonces ha sido objeto de muchos eventos internacionales.

A Centroamérica le ha llegado su turno, luego de haberse presentado el año pasado en Río de Janeiro, Brasil. Y Panamá es el primer país de la región en presentar el trabajo del artista francés.

‘Lo importante para nosotros es mostrar cosas que no se conocen, llevarlas a otro público', explica el curador de la exposición, Nicolas Martin-Ferreira, de la galería Ceysson & Bénetiére, quienes junto a la Embajada de Francia en Panamá presentan la exhibición.

El curador está encantado con nuestro país, pues representa una oportunidad de ‘descubrir cosas que no sabíamos que existían'. Para Martin-Ferreira, Panamá es un lugar con gran potencial.

‘El horizonte del color' se presentará en tres espacios distintos, para mostrar justamente esa ‘versatilidad' que tiene el arte y también para llegar a públicos más amplios.

Una de las sedes será el hotel Hilton, en el que una amplia sala con grandes ventanales y piso de doble altura con una arquitectura moderna da forma a un lobby cultural.

La obra de Viallat estará presente también en Papaya Planet, espacio que hace homenaje a la librería Argosy, antiguo local que más que promover la venta de libros fue un punto de encuentro de escritores, artistas y amantes de la literatura. El lugar pretende contribuir a la reflexión acerca del lugar del arte en el patrimonio nacional e internacional y la manera en que se puede participar de ello para la generación de cambios.

La Casa Blanca, en Bella Vista, edificio que alberga la Alianza Francesa en Panamá desde 2011, es la tercera sede de la muestra. Sus paredes blancas acogerán el colorido de las obras de Viallat, suspendidas a manera de velas que, movidas por el viento, pueden transportar al visitante a cualquier destino.

‘En cada uno de estos lugares Claude Viallat encuentra un espacio plural y singular para presentar sus telas monumentales, lonas, círculos y cuerdas... todas estas expresiones y todos estos procesos que impregnan el movimiento Supports/Surfaces desde sus inicios y que le permiten escribir aquí en Panamá una nueva historia, pensada como un viaje espacial y temporal, un diálogo interétnico y cultural', establece el curador en el catálogo de la muestra.

SUPPORTS/SURFACES

Los años de la década de 1960 se caracterizaron por la rebelión política social y cultural. De estos tiempos convulsionados surge un cuestionamiento del proceso creativo y el papel del artista y del arte.

En Estados Unidos aparece el minimalismo de Frank Stella o Robert Morris, que propone sobriedad y neutralidad, un opuesto al Pop Art; en Italia, el Arte Povera, que promueve el uso de materiales pobres y la creación de obras efímeras hace su crítica a la institución cultural.

En el sur de Francia, un grupo de jóvenes artistas, hartos de la escuela de París también deconstruyen el arte, pero en lugar de declarar la muerte de la pintura, el movimiento Support / Surfaces la convierte en el instrumento de la renovación de la expresión artística. Se cuestiona la práctica de la pintura para revelar su esencia.

En respuesta al contexto político de la época y a la filosofía estructuralista, se cuestiona el cuadro burgués, la pintura de caballete y se propone una pintura liberada y descompuesta de manera analítica.

Se examina la materialidad de la pintura, se desmitifica el objeto artístico y en lugar de destacar la subjetividad del artista, se coloca en el centro de la obra al proceso de creación.