Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Cultura

La moda no tiene talla y da la bienvenida a las curvas

Con la venta de lencería ‘plus size', Patty Morales, creadora de la marca Buxom Girlish, ofrece alternativas a este amplio sector de mujeres

‘Conseguir lencería siempre fue un problema debido al tamaño de mi cuerpo y mi talla habitual era 3XL. La poca ropa que usaba era demasiado incómoda; es decir, los pantis me quedaban apretados y los brasieres eran pequeños. Mi única alternativa era comprar los que se ofrecía para la tercera edad', relata Ana Patricia Guitián, una joven de 33 años, plus-size .

Testimonios como el de esta chica escucha con frecuencia Patty Morales, propietaria de Buxom Girlish, una tienda online dedicada a la venta de lencería para tallas grandes. Buxom —que significa mujer voluptuosa— presenta en cada cita previa con sus clientas su vitrina de piezas para todo tipo de cuerpos.

Con sus prendas de dos piezas o enteras y alusivas a diseños de transparencias, cuero, encaje y corset , Morales les muestra a sus compradoras la variedad de modelos que pueden lucir sin la preocupación de tener que pensar si conseguirán talla. Y es que dentro de las medidas que ofrece están las XL, 1-2-3-4XL.

En cuanto a los brasie res, ofrece copas de 40 a 44 B, 38 D y 46 DDD. Además, indica que ya cuenta con sostenes de copas pequeñas. ‘Aquí en Panamá se tiene el concepto de que la mujer plus-size debe tener grandes bustos, pero lo que desconocen es que podemos ser de espalda grande y con pechos pequeños', explica Morales.

En su cuenta de red social Instagram, esta emprendedora publica fotografías de modelos luciendo las más recientes tendencias.

‘He descubierto que muchas de las clientas han superado sus inseguridades cuando comienzan a lucir mis prendas. Nunca antes habían tenido la oportunidad de obtener este tipo de lencería',

PATRICIA MORALES

CREADORA DE BUXOM GIRLSH

‘Cada tres meses mis proveedores de Estados Unidos, Alemania y China me presentan sus últimas creaciones. De esta forma me mantengo actualizada con lo último del mercado', señala.

La inclinación por la lencería le permitió a Morales ‘tener en cuenta la creación de algún negocio alusivo a este sector'. Con los giros del destino pudo dar vida a esa idea.

‘Así como mis clientas no conseguían ropa en los centros comerciales, mi única alternativa era comprar por Internet. Cansada de esto, me pregunté cuántas como yo estarían igual', evoca.

Morales señala que dentro del mercado ha podido realizar envíos a nivel nacional e incluso en países como Colombia y Venezuela.

Transformación

Guitián, quien es clienta de Morales, comenta que cuando supo de Buxom Girlish no estaba muy segura de que las muestras presentadas se ajustaban a su necesidad.

‘Tomé la decisión y me atreví. Ese simple paso me hizo descubrir que al fin había encontrado la ropa ideal, esa que te gusta, te moldea y te hace sentir más segura. Con el tiempo, comencé a mirarme más en el espejo. Mi inseguridad frente a mi esposo desapareció', destaca.

‘Defiendo a aquellas tiendas que se han esforzado por traer ropa formal para nosotras, pero aún se quedan cortas en temas de lencería',

SARA FIGUEROA

Sara Figueroa, otra clienta, tomó el tiempo para criticar la situación que viven muchas mujeres que no encuentran tallas en los almacenes, en los cuales aún estigmatizan ‘la figura perfecta de ser delgada'.

‘Debemos romper esta mentalidad. Defiendo a aquellas tiendas que se han esforzado por traer ropa formal para nosotras, pero aún se quedan cortas en temas de lencería. Deben preocuparse más por esta comunidad', expresa.

Figueroa, quien también es modelo, subraya que ‘los complejos solo viven en la mente y que toda chica debe dejarlos ir para tener confianza'

‘Aún con la ropa más sencilla debemos mostrar seguridad y orgullo. Sin esta actitud emocional la vida no tendría sentido', recalca.

‘Al ser plus-size , conocer esta tienda ha sido una gran alternativa. Ojalá existieran más como esta', ahonda Figueroa.

Con estas reacciones, Morales ha comprendido que más allá del valor adquisitivo que puede tener dentro de sus ventas, la gran satisfacción es saber el cambio emocional que sus productos generan en cada una de sus clientas. ‘La felicidad de ellas es realmente mi gran recompensa', indica.

‘Descubrí que al fin había encontrado la ropa ideal, esa que te gusta, te moldea y te hace sentir más segura',

ANA PATRICIA GUITIÁN

Y añade que dentro del nivel de confianza ha descubierto que muchas de ellas han superado sus inseguridades cuando comienzan a lucir sus piezas. ‘Incluso una de ellas me comentó que era la primera vez que usaba un baby doll ', comenta.

Crear una marca, en la cual las mujeres pudieran encontrar modelos actuales y atractivos para estar bien con ellas mismas siempre fue el objetivo de esta pequeña empresaria

‘La seguridad de sentirse sexys y cómodas es reconfortante para las clientas y ese será siempre mi propósito con cada una de mis prendas', concluyó.