Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Cultura

El cuerpo, desde una perspectiva diferente

Desde el aire, todas las referencias y puntos de vista cambian. ¿Qué sucede entonces con el cuerpo? Esa pregunta es la que mueve el trabajo de Bárbara Foulkes, quien dirigirá la quinta edición del laboratorio creativo Panamá Aérea

Panamá Aérea, laboratorio internacional de danza aérea, llega a su quinta edición. El encuentro reúne a 18 artistas aerealistas de Iberoamérica que tendrán unas 10 intensivas sesiones de trabajo y ofrecerán un show de clausura el sábado 7 de septiembre en el Centro Cultural Internacional en Santa Ana.

‘De eso se trata Panamá Aérea. Que artistas de diferentes países se encuentren para intercambiar lenguajes, ideas, para hacer un proceso de creación y generar resultados

ELEONORA DALL'ASTA,

Eleonora Dall'Asta, organizadora del evento junto con La Tribu Performance, primer colectivo de circo contemporáneo de Panamá, informó a La Estrella de Panamá que con la consecución del fondo Iberescenas, se realizó una gran convocatoria iberoamericana y se está ofreciendo a los participantes extranjeros, hospedaje gratuito durante su estadía en el laboratorio en Panamá. Destaca Dall'Asta que como política de Panamá Aérea, la mitad de los participantes son panameños.

El laboratorio cuenta cada año con un invitado especial y este año se trata de Bárbara Foulkes (Argentina/México), quien dirige el proceso creativo en el laboratorio. ‘De eso se trata Panamá Aérea. Que artistas de diferentes países se encuentren para intercambiar lenguajes, ideas; para hacer un proceso de creación y generar resultados', cuenta Dall'Asta. Para la organizadora, no se trata de pulir técnicas ni de preparar un espectáculo, sino más bien, ‘hacer un de cuerpos, de mentes y de ideas'.

Panamá Aérea surge de la inquietud de Dall'Asta de contar en el país con un evento que ofreciera a los aerealistas la posibilidad de afinar conocimientos y, sobre todo, compartir experiencias. ‘Como aerealista siempre tenía que ir a otros países a hacer este tipo de laboratorios, recuerdo que llegó un momento en que dije ‘voy a hacerlo'; era julio, y en agosto lo hice sin siquiera tener fondos. Desde entonces, es una idea que llevamos por delante, es un evento que hacemos con mucho esfuerzo, porque sabemos que en Panamá es difícil hacer cultura, pero amamos hacerlo. Además, hay mucha gente que nos apoya, muchas empresas sin las cuales esto no sería posible, y bueno, así vamos poco a poco', agrega.

La invitada

Bárbara Foulkes lleva años colgando de un arnés, ya sea sola o acompañada de algunos objetos, y ha trabajado en el proceso de la transmisión de esta información ‘a otros cuerpos y a otras mentes'. Ha buscado la manera de compartir el proceso a través del cual ha creado sus obras y ha observado ‘cómo estas prácticas resultan en otros cuerpos y se transforman en diálogos con los otros'.

Para la aerealista, este encuentro es una invitación a compartir estas prácticas y ponerlas en diálogo. ‘Creo que esa es la virtud que tiene Panamá Aérea, de mezclar distintas direcciones, de gente que viene de diferentes países como Colombia, México, Chile, Venezuela, España, Argentina y Puerto Rico, y creo que de allí es que tiene mucho sentido la palabra encuentro. Vamos a encontrar diferentes perspectivas, charlar acerca de algo que nos gusta mucho, que hacemos porque nos gusta hacerlo y porque creemos en el hecho de poner el cuerpo en el espacio y el arnés es una invitación a poner el cuerpo en un espacio distinto al convencional', asegura. De acuerdo con Foulkes, pensar lo cotidiano desde un espacio distinto ‘nos da la oportunidad de pensar diferente las cosas, de acercarnos desde otros lados, y allí hay una potencia que puede ser lindo compartirla luego y esa charla, ese diálogo, se siga abriendo'.

Para lograr un espacio en el laboratorio, se estableció una convocatoria a través de redes sociales. ‘La propuesta fue que miraran cómo estaba dispuesto el diálogo, cómo eran los diálogos que se podían entablar desde nuestros cuerpos y a través de nuestro trabajo, tomando como punto de partida mi página de internet. Debían mirar mi trabajo y hacer un video y una carta en respuesta a eso', detalla la invitada. Cada postulante debía responder a Foulkes con su trabajo, entablando un diálogo.

‘Y pusimos el ojo en ese diálogo, no solo en sus posibilidades de virtuosismo o en sus técnicas, sino más bien en ‘ese entrar en la charla'. En la posibilidad de comunicar', dice Dalll'Asta. ‘Y recibimos cosas muy interesantes', afirma. Y es que lo cotidiano para uno, no necesariamente lo es para el otro. ‘Este año el nivel de propuestas fue muy creativo y fue muy difícil escoger, pero como en todo proceso, hay que escoger', destaca la organizadora. Aunque es importante que los participantes tengan un buen nivel, ya que las sesiones serán intensivas y de los asistentes se requerirá fuerza de cuerpo y mente.

Panamá Aérea recibió alrededor de 50 propuestas de las que se escogieron 18. El equipo interno hace un primer filtro y la decisión final, la hace la invitada. ‘Siempre llegan muchos videos, pero pienso que se escogió a las personas que tenían que estar. Estamos muy contentas con ese proceso y entusiasmadas con lo que puede salir de allí', sostiene Dall'Asta.

Foulkes se arriesga a decir que su método de trabajo parte del juego. Y es que, según ella, el término se ha malentendido. ‘Tenemos desvalorizado el juego, como algo reservado a los niños, pero parte del juego en los niños tiene que ver con la curiosidad, con realmente preguntarse cómo son las cosas', sugiere. ‘En el juego, los niños tratan de meterse en esa pregunta de cómo son las cosas, cómo están hechas y así es que aprendemos a caminar todos. No aprendemos a caminar porque creemos que tenemos que caminar, sino porque tenemos que caminar, porque deberíamos caminar; hay un proceso de preguntas de cómo funciona mi cuerpo, cómo funciona frente al espacio que tenemos, con respecto a la gravedad, que nos lleva a hacer una de las cosas más maravillosas que podemos hacer y es caminar', se explaya.

Para la artista, gran parte de su investigación y sus propuestas de trabajo tienen que ver con ‘cosas básicas como realmente preguntarnos algo y dejar que esa pregunta se vuelva acción'. Que esa curiosidad sobre las características del cuerpo en el espacio se convierta en movimiento mirando las posibilidades de diálogo y de enunciación, que surja de una pregunta simple.

‘Cuando uno se cuelga de un arnés, todo con respecto al espacio y a las convenciones cambia: la puerta que estaba en un lugar pasa a estar en otro, el techo pasa a estar en otro y entonces tienes esa posibilidad de volver a preguntarte, de reconocer tu peso en el espacio, la relación con el otro, y se vuelve algo muy básico, muy simple. Confío en que hay una potencia en eso tan simple', medita.

Viene a la mente un dicho muy de los bailarines: ‘no necesitamos ser creativos, el movimiento no nos necesita a nosotros. De por sí es interesante'. Y en eso radica su búsqueda.

El programa del laboratorio Panamá Aérea se completa con dos conversatorios, uno, que dictó Foulkes el pasado jueves, sobre su vida artística y su proceso creativo. El segundo conversatorio se llevará a cabo mañana 2 de septiembre. ‘Vamos a dar un espacio a los aerealistas que vienen de otros países de explicar qué están haciendo en sus países. Los años anteriores queríamos hacerlo todo en el mismo conversatorio y nos dimos cuenta de que el tiempo no alcanza. Y viene gente que está haciendo proyectos muy interesantes, que están haciendo cultura a través de la danza aérea, y queremos enterarnos de qué están haciendo en otros lugares', dice Dall'Asta.

La miniconferencia tendrá lugar en Selina Hostel, en el Casco Antiguo, a las 6:00 p.m.

El sábado 7 de septiembre, a las 7:00 p.m. en el Centro Cultural Internacional, en Santa Ana, será el show de clausura, cuyos boletos están a la venta en el Cuarto Rojo y el Centro Cultural Internacional.

‘Cuando uno se cuelga de un arnés, todo con respecto al espacio y a las convenciones cambia: la puerta que estaba en un lugar pasa a estar en otro, el techo pasa a estar en otro y entonces tienes esa posibilidad de volver a preguntarte, de reconocer tu peso en el espacio, la relación con el otro, y se vuelve algo muy básico',

BÁRBARA FOULKES

Foulkes asegura estar feliz de estar en Panamá participando en Panamá Aérea, lo mismo dice Dall'Asta sobre la participación de la invitada. ‘Estamos muy contentos de que Bárbara esté aquí, cada vez que busco a alguien para que venga a Panamá Aérea, me baso en su forma de trabajo. Aerealistas hay miles, pero que investiguen, que tengan una investigación propia de espacio y movimiento, hay pocos', confiesa. Dall'Asta busca para cada Panamá Aérea a personas que saquen a los participantes de su área de confort, que les aporten nuevas herramientas, nuevos métodos de trabajo que les permitan mantener su esencia. ‘Que los participantes sigan siendo ellos mismos, no una copia de alguien, que busquen sus herramientas para luego formar sus propias obras y, de hecho, después de 5 años de programas puedo decir que siempre veo un antes y un después de Panamá Aérea y todos los trabajos que se generan a raíz del laboratorio, la verdad, son la satisfacción más grande. Panamá Aérea siempre se vuelve como una gran familia, uno de sus objetivos es crear lazos duraderos y de hecho, se han formado colaboraciones de artistas que han sido invitados a otros países, que han hecho obras juntos y eso es muy grande', concluye Dall'Asta.

Bárbara Foulkes

BIOGRAFÍA

Bárbara Foulkes nació en Buenos Aires, Argentina el 23 de mayo de 1982. Vive y trabaja en México desde el año 2009, en donde colabora con proyectos colectivos e independientes como coreógrafa, bailarina, productora y docente. Sus obras más destacadas son Flota, Sin casa y Nueve Punto Ocho con Nuria Fragoso, El lugar de las Cosas e Insistir Insistir Insistir con Abraham Cruzvillegas. Ha sido beneficiada por becas Nacionales de Fonca, INBA, Cenart y extranjeras EMPAC (N.Y.), Iberescena (Brasil 2015 y Madrid 2013) y Movimiento Sur por Goethe Institute (Chile 2015), Landeshauptstadt Munich Kulturreferat e Iberescena (Alemania 2016). Trabaja con el Colectivo AM, con el que realizó el libro Roadbook Recetario Coreográfico y las piezas Mexican Dance, Arrecife (pieza comisionada por el MUAC Museo Universitario de Arte Contemporáneo) y el Proyecto Pulpo. Desde el 2012 imparte el Taller Laboratorio Vertical, en donde se elaboran técnicas de danza con arnés, composición y reflexión en torno a las artes escénicas y al cómo utilizamos el cuerpo en nuestra cotidianeidad. Con sus obras se ha presentado en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, la sala Miguel Covarrubias UNAM, Experimental Media and Performing Arts Center EMPAC NY, The Kitchen Art New York, Schwere Reiter Munich y en distintos festivales Nacionales e Internacionales. Estuvo a cargo de la coreografía Aérea de la ópera el Juego de los Insectos de Federico Ibarra con dirección escénica de Claudio Valdez Kuri, estrenada en Bellas Artes en junio de 2018.