Panamá,25º

05 de Dec de 2019

Cultura

‘Preloved', la nueva forma de comprar en Panamá

Con precios económicos y una experiencia de compra personalizada, los artículos de segunda mano han revolucionado el mercado panameño a través de las redes sociales

‘Comenzamos hace un año con la venta de ropa de segunda, por idea de unas amigas de la Universidad. Somos cuatro y estudiamos ingeniería industrial en la USMA, nos conocemos desde que iniciamos la carrera. Una vez conversando, llegamos a la conclusión de que necesitábamos más dinero. Entre todas pensamos en vender ropa usada en buen estado y a precios cómodos por Instagram y al ser un proyecto en el cual no teníamos gastos, empezamos a crear el logo y nació Dreamy Closet', dijo María Laura, quien, junto a Cynthia, Analucía y Amanda, emprendió un viaje por sus guardarropas para vender lo que ya no usaban.

Y es que las redes sociales se han convertido en la plataforma ideal para todo tipo de negocios, aunque las ventas de accesorios y prendas de segunda mano han alcanzado popularidad los últimos años en Panamá, dado que se pueden conseguir atuendos de buenas marcas, a precios económicos, desde la comodidad del hogar u oficina.

Según María Laura, al principio la ropa era de ellas, pero para tener más variedad, empezaron a preguntarles a sus parientes y amigos sin cobrarles comisión. Luego decidieron empezar a cobrar comisión por las prendas: ‘Todo es a través de nosotros, la persona nos manda las fotos de la ropa y nos la entrega para que sea más fácil hacer la venta, luego nosotras lo publicamos en la página. Ahora ya vendemos ropa de hombres, artículos para el cabello y accesorios', agregó la joven estudiante.

Mariela Arévalo, propietaria de Ligera de Equipaje, otro negocio de venta de ropa preloved o de segunda mano también en Instagram, comentó que la idea nació como una alternativa para generar ingresos. ‘Tengo mucha ropa que no uso de un momento de mi vida en el que era compulsiva por las compras. Algunas prendas son de marca y están en perfecto estado, entonces decidí intentar venderlas para que alguien más pudiera darles vida por un precio mucho más accesible que el de una tienda'.

Con precios que oscilan entre $2 a $15, las ventas de ropa de segunda mano generan una experiencia de compra satisfactoria, por la sensación de ganga que genera pagar la cuarta parte del precio de una prenda, que tiene un costo mayor en el mercado. Según Arévalo, al inicio quería vender el lote de ropa completo, pero al no conseguir opciones de venta, se decantó por abrir la página en las redes sociales: ‘Me ha encantado la experiencia, sobre todo al descubrir que la mayoría de mis clientas son personas muy jóvenes que están en ese movimiento de ropa preloved , por eso se ha inscrito mucha gente interesada en dejar su ropa para vender a consignación', agregó la joven negociante.

Por su parte, María Laura mencionó que la venta de la ropa es por temporadas: ‘Hay lapsos en los que es bastante bajo y muy pocas personas escriben, aunque también hay semanas en donde las personas no paran de escribir'. Según ella, uno de los retos más complejos con los que ella y sus amigas se han encontrado ha sido el trato con las personas: ‘Hay personas que no son corteses o se ponen intensas porque quieren la ropa muy rápido y para nosotras es complicado porque todas trabajamos y estudiamos', relató María Laura.

Aunque tanto María Laura como Mariela han destacado la rentabilidad del negocio debido al bajo costo en el que incurren para mantenerlo.

‘El proyecto no ha tenido una inversión en sí, todo ha sido a través de las redes sociales, en caso de que haya gasto de gasolina, para eso se cobra el envío, se puede decir que todo ha sido ganancia', subrayó María Laura, copropietaria de Dreamy Closet.

‘Me encantaría, a largo plazo, generar y promover este tipo de espacios en donde puedas ir y comprar productos usados de todo tipo, aunque mi proyecto va sin prisa porque trabajo a tiempo completo, entonces lo veo como un break de mi cotidianidad en donde aporto mi granito de arena', añadió Mariela Arévalo.

Carteras de lujo

Otro negocio de artículos de segunda mano que ha proliferado por Instagram es la venta de carteras de lujo. Bolsos de la talla de Chanel, Louis Vuitton, Carolina Herrera, Hermés, entre otros, se ven desfilar con fotografías elaboradas y opciones de pago en abonos.

‘Todo es a través de nosotros, la persona nos manda las fotos de la ropa y nos la entrega para que sea más fácil hacer la venta, luego nosotras la publicamos en la página. Ahora ya vendemos ropa de hombres, artículos para el cabello y accesorios',

MARÍA LAURA

DREAMY CLOSET

Ale y Linda Morel, propietarias de Iconicpty, explicaron que la idea del negocio inició cuando echaron un vistazo a su clóset y se dieron cuenta de que tenían varias carteras que llevaban un largo tiempo guardadas: ‘Pensamos la manera en la que se le podía dar una segunda oportunidad a esas piezas que las personas dejaron de usar y están guardadas en el armario acumulando humedad y deteriorándose por la falta de uso', agregó Linda Morel.

Iconicpty, que ya cuenta con más de dos mil seguidores en su página de Instagram, ofrece un variado catálogo de bolsos, zapatos, wallets y anteojos de sol de diseñadores exclusivos a precios cómodos y con el respaldo de la autenticidad.

Aunque en palabras de Morel, autenticar las piezas ha sido uno de los mayores retos que han tenido: ‘Hoy en día el mercado ofrece imitaciones casi idénticas, por lo que se requiere de una verificación profesional y autenticidad, ya que sabemos que nuestras clientas están haciendo una inversión grande al adquirir nuestras piezas y es de vital importancia que tengan la confianza de que el artículo es original. Por eso nos tomamos muy en serio el tema y el nombre de nuestra pequeña empresa', explicó la joven emprendedora.

Las propietarias explicaron a La Estrella de Panamá que el negocio se maneja principalmente de manera virtual. Ellas publican los accesorios que van recibiendo y de esa manera las interesadas solicitan la información del ítem de su agrado; si el interés se mantiene, coordinan una cita para que puedan ver los artículos sin ningún compromiso. De la misma forma, con las personas que desean consignar sus artículos de lujo. ‘Generalmente el precio de venta se reparte en 65% para la dueña del accesorio y 35% sería nuestra comisión', explicó Linda.

Las jóvenes emprendedoras indicaron que les encanta poder conocer a sus clientas y así mantener una relación de confianza para que sepan quiénes están detrás de la página de Instagram. Asimismo, indicaron que cuentan con un sistema de abonos para todas las personas que necesiten un tiempo extra que les permita pagar su cartera, aunque manejan los mejores precios que con este tipo de mercancía se puede ofrecer: ‘Mantenernos posicionadas requiere de un trabajo constante, estamos muy pendientes de las tendencias del mercado, aunque lo más importante es ganar el reconocimiento y la confianza de las clientas. Se requiere de mucha perseverancia y profesionalismo'. enfatizó Morel.