Temas Especiales

14 de Aug de 2020

Cultura

Hallan dos cañones del primer asentamiento español en el extremo sur de Chile

Dos piezas de artillería fabricadas en 1581 fueron encontradas en las ruinas de la ciudad Rey Don Felipe, en el extremo sur de Chile, el primer y fracasado proyecto colonizador español en el Estrecho de Magallanes

Fotografía cedida por la Universidad Austral de Chile que muestra dos piezas de artillería fabricadas en 1581
Fotografía cedida por la Universidad Austral de Chile que muestra dos piezas de artillería fabricadas en 1581EFE

Dos piezas de artillería fabricadas en 1581 fueron encontradas en las ruinas de la ciudad Rey Don Felipe, en el extremo sur de Chile, el primer y fracasado proyecto colonizador español en el Estrecho de Magallanes.

Se trata de dos cañones que habrían pertenecido a la expedición del marino y conquistador español Pedro Sarmiento de Gamboa, que llegó a la zona en 1584 con el encargo del rey Felipe II de España de asegurar y poblar el Estrecho de Magallanes.

Los cañones, encontrados a unos 40 cm de la superficie, son dos medios sacres de bronce de 2,15 metros de longitud, unos 23 cm de diámetro y 400 kilos de peso cada uno.

Poseen el nombre de quien organizó la logística de la Armada del Estrecho, Francisco Duarte, funcionario de la institución monárquica La Casa de la Contratación, encargada de las Indias (América).

El director del proyecto, el arqueólogo y doctor en historia Simón Urbina, de la Escuela de Arqueología de la Universidad Austral de Chile, dijo a Efe que se trata de cañones referenciados de forma explícita en los inventarios de Sarmiento de Gamboa y que su valor patrimonial es incalculable, al ser piezas monumentales y muy bien conservadas.

"El hallazgo de esa artillería del siglo XVI viene a reforzar la idea de que ese asentamiento fue un espacio de importancia geopolítica global en el que la monarquía hispana trató de colonizar el Estrecho de Magallanes en una época en la que estaba en conflicto con Inglaterra y los Países Bajos protestantes", comentó Urbina.

El arqueólogo explicó que Sarmiento de Gamboa dejó un conjunto de piezas de artillería de bronce y de hierro en la ciudad y que muchas quedaron enterradas u ocultas a la vista, como es el caso de las dos que se han encontrado ahora.

"Todos los inventarios que dejó Sarmiento de Gamboa son piezas arqueológicas que están en algún punto del ese sitio, un sitio que tiene unas 5 hectáreas de superficie. Nuestra idea es poder seguir efectuando investigaciones para entender la importancia de estos asentamientos", dijo Urbina.

Las piezas se encontraron esta semana luego de una fase de investigación iniciada en abril de 2018 y que incluyó prospección geofísica, análisis documental y sondeo arqueológico.

La investigación se enmarca en el proyecto "Primeros asentamientos urbanos en el estrecho de Magallanes: evaluación arqueológica y geofísica de Rey Don Felipe", financiado por el Ministerio de las Culturas de Chile y liderado por la Escuela de Arqueología de la Universidad Austral del país.

COLONIZACIÓN FRACASADA

El proyecto de consolidar la llamada ciudad Rey Felipe fracasó tras la muerte por inanición de casi todos los colonos, dado el carácter inhóspito del lugar y la inexistencia de tierras aptas para la agricultura.

La situación provocó además sangrientos motines. En 1587, el corsario Thomas Cavendish navegó por el Estrecho de Magallanes y entró en contacto con los escasos sobrevivientes de la aventura, lo que lo llevó a denominar el lugar Puerto de Hambre.

"Sabemos que la Rey Don Felipe fue la ciudad más austral del mundo en el siglo XVI. Toda la información documental señala que sus habitantes solo sobrevivieron dos años, quedaron muy pocos, el más importante de ellos Tomé Hernández, del cual hay documentación" posterior que recoge su testimonio, comentó Urbina.

Este primer intento europeo de asentarse en el Estrecho de Magallanes fracasó por las pocas naves que llegaron tras una travesía desafortunada, las enfermedades con las que arribó la expedición, un clima nada propicio para que prosperasen los cultivos y una relación con la población local que no fue buena, explicó el experto.

"Pero hay muchos elementos que aún quedan por estudiar. Tenemos la esperanza de que nuevas excavaciones puedan aportar más información sobre por qué fue abandonada la ciudad y por qué la ocupación humana no prosperó", concluyó.