24 de Feb de 2020

Cultura

Cómo aprovechar las sobras de las cenas de las fiestas de Navidad y Año Nuevo

Una de las medidas recomendables al tener que gestionar las sobras de comida es congelar aquellos alimentos que no se van a usar de inmediato, ya que si no se almacenan correctamente ni se consumen en el tiempo estipulado, existe el riesgo de una contaminación o intoxicación

Nunca se debe tirar la comida que sobra, siempre se deben buscar alternativas.Shutterstock

Diciembre es el mes en que las familias se reúnen para celebrar en armonía la Navidad y la llegada del Año Nuevo. Hay tanta comida que una vez finalizan estos festejos sobra y después no se sabe qué hacer con los restos. Por eso, el conservar los alimentos de la mejor manera posible permite su consumo varios días después sin tener riesgo alguno para la salud. Pero, ¿cómo es posible esto?

Susan Bowerman, directora en educación y capacitación mundial en nutrición de Herbalife Nutrition, señala que luego de la cena estos alimentos pueden permanecer seguros en el congelador si piensa comerlos mucho después. De lo contrario, solo podrían durar de uno a dos días en el refrigerador, ya que si no se almacena correctamente ni se consumen en el tiempo estipulado, existe el riesgo de una contaminación o intoxicación alimenticia.

“Al momento de congelar algún alimento, lo primordial es hacerlo de inmediato y no después de haberlo tenido un tiempo dentro de la nevera. También es importante no volver a congelar alimentos descongelados y que se volvieron a cocinar, pues esto incrementa la posibilidad de una intoxicación”, asegura la nutricionista.

El refrigerador debe estar ordenado y organizado, con espacio entre los alimentos para que el aire frío pueda circular, separando los cocinados de los crudos, mucho mejor poner los crudos en la parte baja y los cocinados en la parte superior de la nevera. “Siempre introducir los recipientes con los alimentos cocinados una vez que estén bien fríos y para evitar la multiplicación de microorganismos es necesario mantener una temperatura interior de entre 0 y 5 grados centígrados”, aconseja Bowerman.

La especialista también recomienda no guardar las sobras de los alimentos enlatados en el mismo recipiente, “las latas se oxidan con rapidez una vez que se ha abierto, lo ideal es conservar el líquido, pero introduciéndolo en un recipiente de cristal o de plástico. Tampoco se deben dejar en la olla donde se cocinan.

Cómo aprovechar las sobras de las cenas de las fiestas de Navidad y Año Nuevo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Manual de las Cinco Claves para la Inocuidad de los Alimentos mencionan que en estos casos es de suma importancia tomar en cuenta ciertos factores como la manipulación de alimentos, higiene alimentaria y la prevención.

“Más importante que aprovechar las sobras de comida para evitar o reducir el desperdicio alimentario es saber cómo manipularlas de forma segura para no poner en riesgo la salud”, recomienda la OMS.

“Siempre introducir los recipientes con los alimentos cocinados una vez que estén bien fríos y para evitar la multiplicación de microorganismos es necesario mantener una temperatura interior de entre 0 y 5 grados centígrados”,
SUSAN BOWERMAN
NUTRICIONISTA

Con esta premisa coincide la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que dice que hay que crear conciencia sobre el problema del desperdicio alimentario, sobre todo en estos días festivos, porque son días en los que más comida se tira a la basura.

Cómo aprovechar las sobras de las cenas de las fiestas de Navidad y Año Nuevo

La FAO explica que en muchas partes del mundo donde se celebran las fiestas de Navidad se preparan comidas especiales y la tónica dominante es la abundancia, por lo que irremediablemente aumenta el desperdicio de alimentos. Y no sólo son los alimentos lo que se desperdicia, también todos los recursos que han sido necesarios para producirlos y cocinarlos: trabajo, dinero, recursos energéticos, tierra, agua, etc., el desperdicio es mucho mayor de la percepción inicial que se pueda tener.

Para evitar el desperdicio, la FAO aconseja planificar con antelación la comida, hay que ser realistas: si van a comer seis personas, no hay que preparar comida para diez, con ello ahorraremos tiempo, dinero y evitaremos comida sobrante que puede acabar en la basura.

El segundo consejo es guardar las sobras o repartirlas entre los invitados, animándolos a que se las lleven a su casa y repitan disfrutando de la rica comida que se les ha preparado. Claro que este es un consejo que, según la confianza, las circunstancias u otras razones, va a ser difícil de seguir, por lo que será necesario guardar la comida sobrante. En este sentido, resulta interesante conocer estos consejos para poder guardar las sobras con seguridad.

Recalentar las sobras

La comida sobrante debe consumirse al día siguiente, ya sea recalentándola o transformándola en nuevas recetas que resultarán más apetecibles en algunos casos. La FAO comenta que en Internet podemos encontrar muchas recetas creativas para aprovechar todo tipo de sobras, incluso para aprovechar el pan duro. La FAO recomiendo guardar la comida sobrante en la nevera y consumirlas lo antes posible, de hecho, aconseja terminar las sobras antes de preparar cualquier nueva comida.

La Agencia de Estándares Alimentarios de Reino Unido (FSA) afirma que recalentar la comida en microondas es una de las acciones más peligrosas, ya que se encuentran pequeños orificios donde las bacterias se pueden alojar y sobrevivir, por lo que lo más recomendable es realizar el proceso sobre el fuego o en un horno clásico.

La FSA sugiere recalentar la comida navideña solo una vez, ya que si se calienta varias veces ésta perderá su sabor, formas y se deshidrata.

“Es importante cubrir los alimentos al cocinarlos, y limpiar con frecuencia el horno para evitar la contaminación de posibles microorganismos”, aconseja la FSA.

Dieta saludable en Navidad

Bowerman sugiere organizar la compra de alimentos y seleccionar aquellos que son más saludables, teniendo en cuenta la variedad y la información nutricional. Para lograr buenos hábitos de compra, la experta ofrece algunos consejos básicos que serán útiles para comprar alimentos saludables en Navidad.

“Es importante cubrir los alimentos al cocinarlos, y limpiar con frecuencia el horno para evitar la contaminación de posibles microorganismos”,
AGENCIA DE ESTÁNDARES ALIMENTARIOS DE REINO UNIDO
Cómo aprovechar las sobras de las cenas de las fiestas de Navidad y Año Nuevo

Como primer punto, aconseja leer la información nutricional de todos los alimentos. “La etiqueta de información nutricional de los envases es una de las mejores herramientas para seleccionar alimentos nutritivos y para comparar productos distintos. Se deben considerar las calorías, la grasa, las proteínas y el contenido de azúcar entre diversas marcas, lo cual ayuda a tomar mejores decisiones”, dice.

Elegir alimentos básicos diarios que sean tan sanos como sea posible. “ Seleccionar la versión con menos grasa de los alimentos que consumes con frecuencia, como los aderezos para ensaladas, los productos para untar, los productos lácteos e incluso los postres. Esto ahorra muchas calorías, una taza de leche entera tiene 150 calorías y aproximadamente siete gramos de grasa; la leche descremada tiene 90 calorías y no contiene grasa”, resalta.

Recomienda cambiar la carne picada de res por pechuga de pavo picada, ya que reduce alrededor de 10 gramos de grasa y 100 calorías por porción de tres onzas. “Consumirás menos calorías y mucha menos azúcar si compras yogur natural y le agregas tu propia fruta y edulcorante en lugar de consumir la variedad preendulzada”, explica.

Es importante también incorporar más proteínas vegetales y reemplazar almidones refinados con granos enteros en estas fiestas. Prueba el arroz integral, la pasta de trigo integral, el pan y las galletas saladas de trigo integral, el cuscús de trigo integral, la quinoa y la avena en lugar de la crema de trigo.

En lo que se refiere a las frutas y verduras, las que son más frescas a menudo retienen más nutrientes y con frecuencia son menos caras que las que no son de temporada. “Si tienes cerca un mercado de frutas y verduras, los productos podrían ser más frescos que los que encuentras en los supermercados, lo que significa que las verduras no se marchitarán tan pronto y que conservarán su valor de nutrición mientras duren estas fiestas”, detalla Bowerman.

“Las frutas y verduras son excepcionales en lo que se refiere a los fitonutrientes saludables que brindan, por lo que la variedad es verdaderamente importante para una buena salud. Si tu ensalada siempre tiene lechuga iceberg, cambia a una lechuga romana o a espinacas tiernas. Prueba alguna nueva variedad de col o de manzanas o cocina coliflor morada en lugar de la habitual blanca”, exhorta.

Según Bowerman, durante estas fiestas no solo con jamón y pavo se celebra Navidad y Año Nuevo, ya que hay opciones como el pescado. Una de ellas es el atún y el salmón en lata, que se pescan en el medio silvestre son buenas fuentes de omega 3 y también son prácticos y están al alcance del bolsillo. Agrega atún en lata a tu salsa para la pasta en lugar de carne picada de res o incluye salmón en lata en una ensalada para obtener un plato principal rápido, ligero y saludable, concluye.