Temas Especiales

21 de Sep de 2020

Cultura

Gennaro A. Rodríguez Marino Vivir la pintura a través de la felicidad

La joven promesa del arte panameño es perfilada por el maestro Aristides Ureña Ramos quien desglosa la psiquis detrás de estas grandes obras de arte abstracto junto con el optimismo y valentía de las nuevas generaciones

Obra de Gennaro Rodríguez sobre su perro salchicha que expresa la nostalgia de su infancia.Cedidas

El timbre de la casa suena a las 2:30 de la tarde, y de inmediato me pregunté: ¿será Gennaro? Pues sí, era él que adelantó su llegada una media hora. Su cordial sonrisa me quitó el asombro, pues en verdad la puntualidad en nuestro país no es una rígida regla que todos llegan a respetar. Esta conducta demuestra la seriedad de cada uno de nosotros y, para quienes conocen a este artista, saben las correctas costumbres que lo distinguen.

Dos “n” en su nombre: Gennaro (como en el idioma italiano) para recordar a su abuelo de esa tierra y toda la profunda creatividad que corre por sus venas... También su nombre rememora a sus lejanos familiares que acostumbra visitar, los recuerdos heredados y vividos en la tierra del renacimiento de las artes, Florencia.

“Deben tener confianza, atreverse y tomar iniciativa. Las cosas 
buenas llegan cuando te esfuerzas por conseguirlas”.
GENNARO RODRÍGUEZ
ARTISTA Y ARQUITECTO

Gennaro es Rodríguez, pero también lleva un comprometido Marino, apellido materno que lo marcó desde su infancia, para guiarlo en la armonía y la belleza de sus paisajes geométricos.

Luces, volúmenes y color que buscan la colocación en el imaginario de los admiradores de sus obras, seducido por las refinadas simetrías y equilibradas tonalidades de sus pinturas.

La arquitectura, aquella que modela sus discípulos al mundo de los símbolos –que marcan–, un mundo de “cosas volumétricas”, al gusto de las formas que conquistan el espacio.

Gennaro A. Rodríguez Marino Vivir la pintura a través de la felicidad

Disciplina que educa mentes eclécticas, donde la retórica no tiene cabida, pues cada segmento toma su personalidad y validez por cuenta propia. Y es allí donde nos encontramos con la obra de este joven pintor, arquitecto panameño.

Gennaro, sentado a mi lado, inicia nuestro compartir con agudeza. Intuyo que para este lunes presentamos una entrevista fresca y dinámica para el deleite de nuestros lectores. Pido permiso a mi anfitrión para avisarles que vamos a iniciar nuestra charla y que necesito conocer más acerca del mundo que protagoniza. Es así que arranca nuestro coloquio, con las siguientes preguntas:

Son muchos los artistas que se desenvuelven en el mundo de la pintura panameña, procedentes de la Facultad de Arquitectura. ¿Hay alguna razón?

Creo que tiene que ver mucho con el tema de diseño, pintura, perspectiva, luz y sombra, entre muchos otros factores que vemos y estudiamos a través de la carrera, que nos impulsan a crear.

Gennaro A. Rodríguez Marino Vivir la pintura a través de la felicidad

¿Qué piensas de la educación artística en Panamá?

Creo que, a pesar del tamaño y longevidad de nuestro país, el interés por el arte ha crecido de una manera gratificante, al punto que una persona puede crecer de manera profesional en este campo y poder vivir siendo un artista.

¿Cuál fue el estímulo, que te empujó a pintar?

Un viaje familiar a Europa, caminando por las calles de Barcelona; sentí esta gran emoción al ver en la vitrina de una galería de arte, una obra de Françoise Nielly. Fue algo impactante ver tantos colores juntos creando estos rostros con miradas cautivadoras.

Creo que en ese momento deseé pintar y crear esa misma emoción que sentí, en otras personas.

Gennaro A. Rodríguez Marino Vivir la pintura a través de la felicidad
“No ha sido fácil, pero cuando algo te apasiona, los obstáculos se 
convierten en experiencias para seguir adelante y no en excusas”.
GENNARO RODRÍGUEZ
ARTISTA Y ARQUITECTO

Hazme un rápido perfil de ti. ¿Quién es Gennaro Marino?

Empírico, soñador, humilde y trabajador. Disfruto poder vivir de lo que me hace feliz; siempre exigiéndome más cada día.

Gennaro, noto que en la ultima generación de pintores abstractos istmeños, hay muchas referencias al concretismo abstracto. ¿Qué me dices a tal propósito?

Creo que esta tendencia está muy ligada a la época en que vivimos, en cuanto a los espacios, diseños interiores, moda, entre otros. En mi caso considero que muestro esa parte de mí como arquitecto; plasmando una especie de plantas arquitectónicas, paisajes definidos por volúmenes y composición de colores.

¿La presencia del maestro venezolano Cruz Diez ha tenido repercusión en la pintura panameña?

Gennaro A. Rodríguez Marino Vivir la pintura a través de la felicidad

Sí, lo considero uno de los mejores artistas interpretando la composición del color en un plano de una manera sutil, pero impactante.

¿Cómo podríamos mejorar el sistema cultural panameño?

Pienso que más que mejorarlo, hay que proponer. Escuchar al gremio de este campo y aportarle las herramientas que en verdad necesita para no solo crecer dentro del país, sino también crecer fuera de él. Crear oportunidades y proyectos que animen y promuevan a que esta carrera se vea como una ventana para poder llegar al cielo, si en verdad nos lo proponemos.

Tus obras son presentadas en las mejores galerías y eventos de Panamá, ¿cómo ves el sistema mercantil de las artes en Panamá? ¿Has obtenido apoyo?

Pienso que sí hay mercado; pero hay diferentes. Claro que sí, he tenido apoyo de mi galería, familia y amistades desde que empecé en esta travesía.

No ha sido fácil, pero cuando algo te apasiona, los obstáculos se convierten en experiencias para seguir adelante, y no en excusas.

¿Qué legado quisieras dejar con tus obras para todos los panameños?

Me gustaría dejar una historia que contar a través de mis trabajos, tanto aquí en Panamá como en el exterior. Que esta historia anime e impulse a otros a lograr sus metas dentro de este campo.

Gennaro, si tuvieras que escoger una obra universal, para que todos los panameños la disfruten, ¿cuál escogerías y por qué?

Creo que escogería “La Guernica” de Pablo Picasso; uno de mis artistas favoritos, porque muestra el sufrimiento de una guerra y al mismo tiempo se pinta como símbolo de paz. Por como están las cosas hoy en día a nivel mundial.

A los muchachos que se adentran a este maravilloso mundo de las artes, ¿qué les aconsejarías?

Tener confianza, atreverse y tomar iniciativa. Las cosas buenas llegan cuando te esfuerzas por conseguirlas. Investigar, practicar, buscar, etc.

Gennaro A. Rodríguez Marino Vivir la pintura a través de la felicidad

Gennaro, te hago un reto para nuestros lectores... De las preguntas que no te he hecho, ¿cuál pregunta hubieses querido? ¿cuál respuesta hubieses dado?

¿Por qué el perro azul?

El perro azul es un personaje que me lleva a mi niñez (nostálgico) de mi primera mascota (un perro salchicha) lo incorporo a la obra en representación a lo solitario que es el proceso creativo de un artista cuando está fabricando una obra. Un curador me dijo una vez que el can era el yo de mi mundo de colores.

Cuando inicias una obra, ¿haces un boceto de ella o improvisas su realización?

A veces me toca hacerlo, pero no me gusta... ese es el momento en el que creo, defino y me imagino la obra. No es la misma emoción cuando es sobre un papel y un lápiz.

Al hacer un bosquejo me condiciono a mí y a la obra; me gusta ser espontáneo en el proceso; de esa manera nunca me aburro de mi trabajo.

“Crear oportunidades y proyectos que animen y promuevan a que 
esta carrera se vea como una ventana para poder llegar al cielo”,

GENNARO RODRÍGUEZ,
ARTISTA Y ARQ.

Reflexión

Cuando Gennaro Rodríguez Molina me sigue hablando, mi mente sale fuera de mí y viajo externamente observando desde arriba de nosotros, la imagen de Gennaro que remarca cada palabra llena de vigor y fuerza.

Allí, por absurdo que parezca la situación, medito, sobre la gran responsabilidad que todos tenemos, por no apagar la llama de estos jóvenes artistas, que con gran vehemencia surcan el difícil mundo de las bellas artes, y se exponen al juicio implacable de la crítica y del mercado.

Ellos, bajo sus propios riegos, proponen el camino que quieren seguir. Con lucidez indican defectos y virtudes de nuestro presente. Y al que ha seguido con atención nuestras entrevistas, en su mayoría cuentan con una visión positiva, sin catastrofismo ni fatalismo del futuro. Al parecer una generación positiva, sana que estáa preparada para el relevo. Entonces, ¿qué es lo que está fallando en nuestro país?

Regreso dulcemente a mi silla y le pido un 'time' a Gennaro, momento que me tomo para observar cada obra suya, mientras él se deleita con su vaso de chicha de piña, rigurosamente natural.

Los espero para la siguiente entrega del próximo lunes con otro pintor Coconut's Pty —en estos viajes dentro de la memoria creativa de nuestros jóvenes—, para aprender en sus opiniones lo que está pasando en el actual panorama cultural de Panamá.