Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Cultura

Juan Raúl Díaz Fábrega, los sentimientos y la verdad hechos arte

El actor de cine y pintor redefine lo que ser un 'artista' realmente significa desde su óptica joven, instruida y pulida en rincones europeos y latinoamericanos. Una voz fresca, nutrida de ilusiones de la infancia y una sed implacable por la originalidad

Juan Raúl Díaz Fábrega, se enorgullece de su niño interior y define su trabajo como “caótico y espontáneo”.Cedidas

En verano, un silbido sacudía repentinamente las noches santiagueñas. En silencio, temeroso me acercaba a mis padres en busca de protección y fue en una de esas noches, que escuché este dicho popular que me ha acompañado desde mi infancia: “No confundas silbido de Tulivieja, con silbido de Gavilán pío-pío”.

Es verdad que el gavilán hace un fuerte silbado, pero el de la Tulivieja es similar, aunque más agudo, eso es lo que decían quienes de esos misterios entendían.

Juan Raúl Díaz Fábrega, así tronó el altoparlante de la escuela, y él incrédulo, desde su corta edad, dejó de dibujar, para comprender que había sido llamado por ser el merecedor del primer premio de dibujo… y su corazoncito temblaba de emoción.

Un dibujo con la torre de Panamá Vieja hecha a lápiz, lo hace tocar la gloria y sin saberlo, marca el inicio de una carrera exitosa en las bellas artes panameñas.

Ahora tiene 33 años; pinta, escribe, es actor de cine y teatro. Juan Raúl es uno de los pintores Coconut's Pty, que nos honra con esta entrevista y que nos permite acercarnos a esa nueva generación de artistas que surcan el panorama artístico actual.

Juan Raúl Díaz Fábrega, los sentimientos y la verdad hechos arte

Iniciamos nuestro semanal escrito, remembrando pasajes de una memoria en época de los Ñopos Santiagueños, muy cercana a la familia Fábrega, cuya descendencia viste y honra a Juan Raúl, linaje que lo sostiene desde lo más profundo del ser…y es así, que nos acercamos para conocer a este joven artista panameño.

Juan Raúl háblanos de tu infancia, ¿pintabas de pequeño?

De pequeño nunca utilicé pintura, la veía como algo inalcanzable. Desarrollé más que nada el dibujo corriente, ya que estando en la escuela era algo que tenía a la mano, lápiz y papel.

¿Cuándo descubriste que tenías el don de pintar?

Lo descubrí el día que me percaté que era tan sencillo como ir a comprar los materiales e iniciar, esto fue a mis 18 años. Siempre he pensado que lo que separa a los artistas de los comunes y corrientes es que el común y corriente dice que puede pintar, pero el artista no lo dice… va y lo hace…

¿Tus estudios secundarios, dónde los realizaste?

Bueno los secundarios y primarios fueron en El Colegio Brader de Panamá. Posterior a eso tengo una licenciatura en administración de empresas y mercadeo en La Universidad Latina. Luego de graduarme y ejercer, decidí cumplir mi sueño de vida que era el estudiar actuación de cine. Tengo mi título de actor de la Universidad de Cine de Praga en República Checa.

Juan Raúl Díaz Fábrega, los sentimientos y la verdad hechos arte

¿Háblame de tus estudios en las Bellas Artes, dónde estudiaste?

Mi estudio en las bellas artes ha sido una fusión entre escuela y aprendizaje empírico, tengo estudios tanto en Panamá como en España. En vez de tratar de empeñarme en el estudio de la técnica, me empeñé en estudiarme a mí mismo y cual era mi necesidad espiritual de pintar. Una vez entendí eso, comencé a desarrollar mi técnica específica. Soy fiel creyente de que la técnica lo elige a uno y no uno a la técnica.

“Quiero dejar un legado, marcar una época y dejar 
conmovido en el alma a quién admira mi trabajo”

JUAN RAÚL DÍAZ,
PINTOR Y ACTOR DE CINE

Veo que pintas y me hablas del arte abstracto. ¿Cómo entiendes el abstractismo?

El abstracto en mi perspectiva siempre lo llamé “construcción de color”. Crear algo que por más no figurativo que se vea, logre una estabilidad mental visual al observarla. Lograr separar un “garabato” de algo con armonía, a pesar de no ser figurativo, es lo que denomino abstracto. El abstracto es una danza de colores que independientemente no dicen nada, pero que juntos cuentan una historia.

¿Tu trabajo, cómo lo podemos catalogar?

Fuerte, espontáneo, balanceado y caótico. Con un toque de mi niño interior, que siempre participa en la creación de mis obras. Mi trabajo es una combinación entre una técnica personal ya pulida y una espontaneidad de momento, según mi estado anímico.

Juan Raúl, existen artistas que estudian para ser pintores y otros que nacen bendecidos con el don de ser pintores. Tú, entre estas dos versiones, ¿dónde te colocas?

Juan Raúl Díaz Fábrega, los sentimientos y la verdad hechos arte

Me coloco entre aquellos que nacieron con el don pero que se tomaron el trabajo de desarrollarlo a nivel técnico mediante la experimentación y la constante búsqueda de información para pulirlo.

Has estudiado por año y medio actuación de cine, ¿cómo se conjugan estas dos disciplinas en tu producción artística?

Esta es la mejor pregunta que me han hecho en toda mi carrera hasta el momento. Ambas son pasiones que se complementan en mi interior al punto de que el pintor le enseña al actor y el actor le enseña al pintor. Mi última exposición fue una fusión mágica entre ambas profesiones. Mi experiencia como actor en República Checa me llevó a realizar la colección 'It's A Small World'. Luego de haber grabado películas medievales en castillos como caballero y haber visto los escenarios más naturales, más hermosos, decidí hacerle un homenaje a todo esto y pintar mi experiencia en una exposición y desde la perspectiva de un niño. Mi niño actor interior fue quién dirigió, y mi adulto pintor fue quién ejecutó. Fue ese momento en que me completé como ser humano y artista integral al unificar ambas profesiones.

¿Qué significa para ti las Artes Contemporáneas?

Significa el poder hacer lo que sea con o sin talento y ser vendido o idolatrado como algo caro según qué tendencia exista o que algún millonario quiera hacerlo una moda.

Juan Raúl Díaz Fábrega, los sentimientos y la verdad hechos arte

¿Cuál es el artista (panameño o extranjero) que más admiras?

Eduardo Navarro, y no lo digo solo por su propuesta artística, sino que viendo la película completa es alguien que siempre he tenido como role model de vida desde que tengo 12 años.

¿Cuál tu motivación para pintar?

Dejar un legado, marcar una época y dejar conmovido en el alma a quién admira mi trabajo.

El sistema mercantil panameño, ¿es válido o necesita nuevos cambios?

Creo que vivimos tiempos interesantes donde la tecnología y la venta a la antigüa están peleando, sin embargo, creo que ambas son simbióticas solo que no muchas galerías lo entienden aún. La forma tradicional de vender sigue teniendo mucho peso ya que las obras hay que verlas en vivo y sentir su energía, y por otro lado la parte digital hace su trabajo de re direccionar al cliente al querer ver esa obra en vivo.

Sintetízame, ¿quién es Juan Raúl Díaz Fábrega?

Un alma más que busca su desarrollo espiritual en esta vida y esperando la próxima… quien por medio del arte logra tocar vidas, sea como actor o pintor. Una persona enamorada de los sentimientos humanos y siempre en búsqueda de la verdad.

Juan Raúl Díaz Fábrega, los sentimientos y la verdad hechos arte
“Soy una persona enamorada de los sentimientos 
humanos y siempre en búsqueda de la verdad”
JUAN RAÚL DÍAZ,
PINTOR Y ACTOR DE CINE

Háblame de tu participación en la película 'Escribiendo el general'

'Escribiendo el General' es una súper producción panameña basada en hechos reales estrenada en el 2019. Tuve el privilegio de protagonizar el papel principal luego de graduarme como actor de cine. Escrita y dirigida por Oscar Faarup, la historia nos narra la vida de un periodista panameño durante la dictadura militar de Panamá en el período oscuro de la nación, del que nadie quiere hablar. El hombre fue privado de su derecho de libre opinión, luego encarcelado y torturado en la isla de Coiba en los años 1980. Octavio Temístocles Silva nos cuenta los verdaderos sucesos detrás del mandato militar y el intercambio de poderes escribiéndolos en su periódico clandestino titulado 'El General'.

Todavía hoy, sigo creyendo que conozco la diferencia entre el silbido de la Tulivieja y la del Gavilán pío-pío, pero es tanto el alboroto de la contaminación acústica, que nos enredan al escucharlos.

Aunque de una cosa sí estoy seguro, el trinar de Juan Raúl es el de un joven gavilán que nos deleita con su fuerte silbido… pues en estos tiempos, el múltiplo de gorgoteos juveniles es justo lo que necesita nuestra patria… porque el susurrado silbido de la Tulivieja yace dentro del profundo onírico de todos los panameños.