Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Cultura

Mujer, madre y barbera en Las Mañanitas

La barbera Rut Duncan es la imagen femenina de una lucha contra el machismo y el riesgo social. Para ella, este trabajo es "una oportunidad" de surgir

Rut Duncan, Barbera
Rut Duncan se desempeña en una profesión que es casi para varones  Dayana Navarro / La Estrella de Panamá

Si existe un icono de las calles de Panamá, son las barberías. Con estilos muy coloridos y títulos distintivos que las definen a larga distancia, se alzan en las áreas más concurridas de la ciudad para tallar en la cabeza de sus clientes las últimas tendencias de corte. Pero, ¿qué tan común es toparse con una mujer barbera?

Por siglos, las mujeres han luchado por la igualdad dentro de espacios predominantemente masculinos. Un ejemplo de esto son las barberías, lugares donde —de cierta manera— "comandan" los hombres.

La barbera Rut Duncan es la imagen femenina de una lucha contra el machismo y el escape del riesgo social. Para ella, la barbería es "una oportunidad" para surgir.

Rut, de 32 años de edad, pertenecía a una población en riesgo social: embarazada a los 17 años, en el 2012 fue diagnosticada con cáncer de endometrio —dada de alta en el año 2018—, una noticia que la derrumbó pero también empujó a aferrarse por el único oficio que conocía por cinco años: la barbería. 

"Quien escoge la barbería como trabajo, lo hace para ser útil a la sociedad en medio de la necesidad", dice.

Rut comenta que no ha sido fácil, pero considera que gracias al excelente servicio y la calidad que ofrece, ha podido ganar una gran aceptación entre los clientes.

La discriminación de género no está ausente dentro de las simbólicas barberías. Rut confiesa que ha enfrentado escenas de discriminación tanto de parte de clientes como de sus compañeros.

"Los compañeros piensan que la clientela que uno gana es por ser mujer (...) pero realmente yo siento que es por la calidad del trabajo que uno ofrece y no que por ser mujer los hombres te buscan", concluye.