Temas Especiales

03 de Jul de 2020

Cultura

Crece la oferta de productos naturales orgánicos

La línea de cosmética facial natural Sálvora llega a Panamá de la mano de su creadora, la panameña Arline Francis Kuhn. Leo Cerrud, especialista en medicina estética y quien hiciera aportes a sus formulaciones, explica los beneficios de los productos naturales y ecológicos

Panameña y radicada en Alicante, España, a Arline Francis Kuhn una idea le había estado dando vueltas en la cabeza hace bastante tiempo. Después de dos años de analizar el mercado, estudiar diversas marcas y ver una tendencia en crecimiento en Europa hacia los productos orgánicos, decidió crear, a través de su empresa Arline's Organic Ways, una línea de cosmética facial natural y amigable con el medio ambiente. Para ello, contaría con la colaboración de Leo Cerrud, especialista en medicina estética, también panameño y quien ofrece consultas tanto en Panamá, como en Madrid. Pusieron manos a la obra, y los productos ya están en Panamá.

Crece la oferta de productos naturales orgánicosCedidas

“Arline y yo nos conocimos hace dos años en Panamá a través de una amiga común, y fue ella quien se me acercó con la idea y el proyecto que le rondaba la cabeza porque por fin había encontrado, no solo un compuesto activo natural 100%, sino la persona perfecta para las formulaciones. Esa persona es el profesor Jorge Sisnero, de la Universidad de Santiago de Compostela, con quien nos reunimos un incontable número de veces y donde pude aportar mi granito de arena en lo referente a texturas, efectos, cantidad de productos, tipos de piel, acciones y todo aquello que tiene que ver con la cosmética”, explica Cerrud en entrevista a La Estrella de Panamá.

La línea Sálvora fue lanzada este año en España y está a la venta en farmacias. En Panamá, su lanzamiento se llevó a cabo el 7 de marzo, a pocos días de decretarse la cuarentena por la pandemia de Covid-19, por lo que su promoción y distribución se ha realizado a través de canales virtuales y mensajería, respectivamente.

La línea consta de cinco productos: serum antiedad,exfoliante reafirmante, cremas en versión hidrantante antioxidante, antiedad y gel-crema oil free; aceite hidrantante y gel de limpieza y/o desmaquillante para el rostro, productos de gama media, categoría spa de hoteles de 5 estrellas y de venta retail para uso domiciliario y a profesionales para uso en cabina. Sobre los beneficios que ofrece una línea natural, el médico explica que “la cosmética natural intenta imitar a la cosmética química para conseguir efectos similares a los que producen compuestos activos potentes, como el ácido retinoico, la vitamina C o el ácido glicólico, por ejemplo, presentes en la mayoría de las cremas comerciales comunes. Estos efectos o estas acciones pueden ser regenerativas, hidratantes, antioxidantes, nutritivas, iluminadoras, despigmentantes, redensificadoras, etc.”, comenta. “Existen en la naturaleza compuestos que, por sí mismos, tienen efectos muy parecidos, y que suelen ser la base de cualquier cosmética que quiera llamarse natural, como por ejemplo, el aloe vera, el aceite de argán, la baba de caracol y las famosas algas pardas del mar de Galicia”, agrega el médico.

En el caso de las algas pardas, fueron realizados estudios in vitro, utilizando piel de cerdo (muy parecida a la humana) y estudios en fase 4 en humanos utilizando casos y controles y placebos.

En todas se demostró en mayor o menor medida los efectos anti-aging de estas sobre la piel. Por ello, son un ingrediente fundamental en la fórmula de la gama de productos Sálvora, que debe su nombre a la isla donde se encuentran estas algas.

Crece la oferta de productos naturales orgánicos

Pero cuando se habla de formular un producto cosmético no solo hay que tener en cuenta el compuesto activo, sino también los excipientes y el vehículo del mismo. “Una de las cosas que más nos importaba era que todos sus componentes tuvieran un efecto específico para climas tropicales, especialmente húmedos como el de Panamá”, resalta Cerrud. Y es que aunque cada piel es un universo particular, es cierta la máxima de que “en los climas húmedos la piel se arruga menos que en los climas secos; pero en el trópico la producción de sebo aumenta, por lo que la piel tiene más tendencia a ser grasa” y este detalle es mucho más importante de lo que se piensa a la hora tanto de obtener buenos resultados, como de tener una grata experiencia de uso con un producto.

De acuerdo con Cerrud, “los productos orgánicos son más beneficiosos para la piel, se toleran mejor y tienen menos efectos no deseados. Pero además la seguridad de saber que no contienen químicos ni tóxicos, no tiene precio”. Y respecto a Sálvora, “es una línea 100% orgánica, fabricada en España, cuya materia prima es las algas pardas del mar gallego, con beneficios anti-aging avalados por múltiples estudios”.

Los productos Sálvora son elaborados sin sulfatos, sin parabenos, sin siliconas ni derivados del petróleo. Sin aceites de origen mineral, sin componentes de origen animal, dermatológicamente probada y recomendada para todo tipo de pieles.

Contienen extractos de algas pardas, en concreto de la Bifurcaria bifurcata y de Ascophyllum nodosum, que aportan bioactivos capaces de bloquear las enzimas responsables del envejecimiento y la destrucción del ácido hialurónico, la elastina y el colágeno.

Se acompaña de otros bioactivos como aloe vera, el cual estimula la regeneración celular, y de aceite de oliva que nutre sin engrasar el cutis.

“Una de las cosas que más nos importaba era que todos sus componentes tuvieran un efecto específico para climas tropicales especialmente húmedos, como el de Panamá”

LEO CERRUD
ESPECIALISTA EN MEDICINA ESTÉTICA

Cerrud asegura que el uso de esta gama de productos puede “mejorar la calidad de la piel del rostro y contribuir en la reparación de los daños del fotoenvejecimiento, es decir, tener una piel sana, luminosa y lo más joven posible. Y quien los utiliza contribuye, además, con un planeta más limpio, es una persona saludable que está orientada al “no” maltrato animal, que piensa “verde”, se alimenta de productos orgánicos que están debidamente certificados. Y su uso no está limitado al mercado femenino.

Sálvora es la primera línea de cosmética facial en Panamá que cumple con los estándares más altos que exige la Unión Europea, marcaje CE y cuenta, en Panamá, con los registros sanitarios pertinentes. Se trata de productos orgánicos, ecológicos, y biocertificados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), por sus siglas en inglés. “El proceso de las certificaciones por las autoridades europeas y los registros sanitarios duró alrededor de un año y 6 meses”, detalla el galeno.

El especialista no descarta, considerando los beneficios de los productos orgánicos, desarrollar en un futuro y en colaboración con Arline's Organic Ways, una línea de productos para el cuidado del paciente oncológico.

Todos los productos están disponibles en Panamá. Más información en el teléfono +507 6913 6958.

Crece la oferta de productos naturales orgánicos

Inquietudes de panameñas y españolas

Medicina estética

Leo Cerrud tiene 17 años de ejercer la medicina estética, 9 de ellos entre Madrid y Panamá, lo que le ha permitido conocer a fondo las diferencias entre la paciente española y la panameña.

El médico ofrece los mismos tratamientos en ambas plazas: botox, rellenos, hilos tensores, hilos densificadores, 'peelings', vitaminas y mascarillas, resumiendo muchísimo. Sin embargo, las exigencias y comportamientos de sus pacientes no son iguales.

“De entrada, la paciente panameña empieza antes. Suele acudir al médico estético antes de los 35; la europea después de los 35”, dice. Mientras que la paciente española tiene más información sobre lo que quiere hacerse, la panameña tiene más confianza en el médico y se deja aconsejar.

Otro dato es que “la paciente española suele ser más discreta y prefiere que las cosas se noten poco y no cuenta lo que se hace... ni al marido”. A la panameña le gusta más que se vea lo que se ha hecho, sino, ¿para qué hacerlo? Y al ser más joven, lo cuenta todo, a todo el mundo, y si es en las redes, mejor.

En términos de fidelidad hacia el médico estético, esta “es más alta entre las pacientes panameñas que entre las españolas, aunque por supuesto, excepciones hay en todas las reglas”, detalla Cerrud.

Y las mayores preocupaciones de las panameñas, además de los signos normales del cronoenvejecimiento: arrugas, pliegues, surcos, manchas y flacidez, son los efectos del clima húmedo: grasa, poro dilatado, puntos negros, piel gruesa y brillos.