Temas Especiales

08 de May de 2021

Cultura

Población con discapacidad enfrenta desafíos de inclusión

El Consejo Nacional Consultivo de Discapacidad revisó recientemente los planes estratégicos que buscan fortalecer las políticas públicas en materia de discapacidad; sin embargo, las asociaciones han expuesto algunos puntos a reforzar como lo son las campañas de concienciación ciudadana, y la contratación de más especialistas que acompañen en la atención integral de las personas con discapacidad

La última Encuesta Nacional de Discapacidad (Pendis) se realizó en 2006.Shutterstock

El Día Internacional de las Personas con Discapacidad, se conmemoró el pasado jueves, una fecha en la que se llevó a cabo la IX Reunión del Consejo Nacional Consultivo de Discapacidad (Conadis), con el propósito de establecer una hoja de ruta sobre el Plan Estratégico Nacional y la política pública en materia de discapacidad.

El Conadis está compuesto por siete comisiones, entre ellas: la Comisión de Accesibilidad al Medio Físico, a la Comunicación y a la Información, la Comisión de Educación, la Comisión de Familia, la Comisión de Cultura y Deporte, la Comisión de Derechos Humanos, la Comisión de Salud y la Comisión de Trabajo.

Durante la reunión, las diversas comisiones presentaron informes de los avances hacia los planes y programas para la población con discapacidad, destacando la accesibilidad de mujeres con discapacidad en albergues para la protección por casos de violencia intrafamiliar.

En esa línea, también dieron a conocer la apertura de Centros Reintegra del Ministerio de Salud en Tonosí, Los Santos; La Chorrera y Bejuco, en la provincia de Panamá Oeste. Asimismo, se informó la aprobación de becas educativas y capacitación a docentes para la atención a niños con discapacidad. Además, presentaron el avance en un 47% de la apertura de oficinas de Equiparación de Oportunidades en las instituciones públicas.

Manuel Campos, representante del Movimiento Asociativo Nacional de Padres y Madres de Personas con Discapacidad aseguró que Panamá ha avanzado en la inclusión social de las personas con discapacidad, por ejemplo, en la instalación de oficinas de equiparación de oportunidades. También en el marco jurídico con hechos como la aprobación y ratificación de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad, que se dio a partir del 10 de julio del 2007 y otras normativas nacionales e internacionales que se han aprobado con relación a este tema.

Sin embargo, aseguró que pese a los pequeños pasos que se han dado, aún queda mucho camino por recorrer y muchos aspectos que reforzar. En ese sentido, recordó la importancia de efectuar campañas a favor de las personas con discapacidad, pero con los recursos suficientes para que lleguen a toda la población y que de esta manera se logren los objetivos. “Se debe crear conciencia desde la familia, las comunidades, las instituciones, en todos los sectores. Es primordial que los encargados de la toma de decisiones sean conscientes y estén sensibilizados en materia de lo que requieren las personas con discapacidad; luego tienen que dirigirse hacia las escuelas y empresas privadas. A través de una concienciación colectiva se puede suprimir la discriminación y segregación que se tiene en la actualidad”.

Por otro lado, el vocero del movimiento cuestionó la falta de contratación de intérpretes de lenguas de señas, y otros especialistas que se requieren para la atención integral de las personas con discapacidad. “En los servicios de salud, en el sistema de justicia y empresas, es esencial tener intérpretes de lenguas de señas. En el caso de las escuelas existe una falta de contratación de tutores, que acompañen a los alumnos que así lo requieren por su condición, más allá de lo que el educador regular debe asumir, se necesita un acompañamiento de ambos. Hay chicos con discapacidad intelectual y múltiple que necesitan esta atención para su formación y desarrollo”.

Una mesa de diálogo

De igual importancia, Campos remarcó que está promoviendo un gran diálogo a favor de la inclusión nacional de las personas con discapacidad que incluya a todos los sectores públicos y privados. “Aquí se tiene que llegar a una ruta que se enfoque hacia un Panamá más incluyente para el 2020-2040. Así como los Objetivos de Desarrollo Sostenible, hay que establecer un plan estratégico nacional para que en 10 o 15 años se vayan logrando esas metas integrales y que sea vea como una situación de Estado y no de gobierno”.

Agregó que, para arrancar con una política pública nacional de personas con discapacidad, es necesario llevar a cabo un diálogo acertado y consideró que hasta que esto no suceda, se continuarán realizando esfuerzos aislados sin llegar a las metas que urgen actualmente. “Hoy solo se están haciendo consejos nacionales que, aunque tienen logros, no son lo suficientemente contundentes para lo que necesitan las personas con discapacidad”.

El presidente de la República, Laurentino Cortizo, quien participó del consejo subrayó que el tema de la discapacidad es transversal a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, por lo que esa transversalidad debe ser un propósito permanente de todas las acciones del gobierno y del Estado; de los ministros y directores de las entidades. “Es necesario que se impulsen esfuerzos en conjunto con las organizaciones representativas de personas con discapacidad”.

Una realidad es que la Secretaría Nacional de Discapacidad (Senadis) está trabajando actualmente tomando como referencia a las personas con discapacidad que tienen registradas en su sistema, y se acompañan de la última Encuesta Nacional de Discapacidad (Pendis) que se realizó en 2006.

En ese contexto, el mandatario panameño sostuvo que debido a la situación sanitaria en el país a causa de la pandemia, no se pudo realizar este año la segunda Encuesta Nacional de Discapacidad; sin embargo, aseguró que se va a ejecutar y que cuentan con los recursos para llevarla a cabo.

“Como sociedad somos conscientes de que aún tenemos mucho por avanzar en el tema de discapacidad y que nuestro país tiene una deuda social; lo importante es mantener el propósito. Hay que ser consistentes, fundar las bases, las estrategias y planes, que deben ser permanentes y sostenibles”, manifestó.

Acción y progresos

Este diario hizo la gestión de contactar a diferentes agentes que conforman las comisiones del Conadis, durante nuestra labor obtuvimos respuesta por parte de Mardel Alvarado, jefa de Equiparación de Oportunidades del Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes), quien puntualizó que entre los avances que ha logrado la Comisión de Deportes está el fortalecimiento de la participación de los atletas con discapacidad de edad juvenil, producto de que hay una baja participación y una separación de las actividades que realiza Instituto Panameño de Habilitación Especial (IPHE) y Pandeportes. “Vamos a hacer un acuerdo para fortalecer las actividades en conjunto”.

“Este año hicimos jornadas de capacitaciones virtuales para certificar a las personas que practican estas actividades empíricamente y no tienen ninguna certificación y vamos a apoyarlos para que tengan una formación más especializada. También tenemos diferentes estímulos deportivos con las que se están beneficiando 12 atletas”, dijo.

Con relación a la parte de infraestructura deportiva indicó que están coordinando las inspecciones para mejorar las instalaciones para los atletas con discapacidad; y en materia de educación señaló que el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (Ifarhu) tiene un programa específico para las personas con discapacidad con el fin de darles apoyo económico. Asimismo, confirmó que no cuentan actualmente con un registro detallado de los atletas que mantienen su formación académica o aquellos que la requieren, pero están trabajando en eso.

En cuanto a Senadis, Joaquín Díaz, asistente del Despacho Superior de la institución expresó que están llevando a cabo el Proyecto Dignidad 4, dirigido a las personas con discapacidad en los corregimientos más pobres del territorio nacional.

Senadis lanzó el 15 de octubre el plan 'Dignidad 4' que busca concretar acciones hacia la población con discapacidad.Shutterstock

Este plan se lanzó el 15 de octubre de este año en el corregimiento del Cacao, distrito de Capira, Panamá Oeste. La actividad tiene como objetivo acciones integrales e inclusivas que den respuestas a las necesidades de la población con discapacidad, dando prioridad en atención a la primera infancia (0 a 8 años).

De acuerdo con Díaz, este proyecto se está desarrollando como plan piloto, en el corregimiento Cirí Grande, teniendo como referente el Plan Colmena que desarrolla el Gobierno Nacional con la finalidad de organizar territorialmente la implementación integral de la política pública.

“Dignidad 4 contempla cuatro fases, que inician con la identificación de la población con discapacidad, levantar un diagnóstico situacional de la oferta de servicios públicos, fortalecer el proceso de reconocimiento paterno y cedulación, la obtención de los diagnósticos clínicos y facilitar el proceso de certificación, con el fin de otorgar un mejoramiento de la calidad de vida de sus beneficiarios directos e indirectos, a través de un conjunto de acciones articuladas que buscan satisfacer las necesidades de las personas con discapacidad y sus familias”, detalló.

De igual manera, precisó que cuentan con un equipo especializado que establece las rutas a desarrollar como es el programa de Rehabilitación Basada en la Comunidad RBC que asegure acciones de capacitación sobre las distintas intervenciones terapéuticas, y que facilite el diseño y confección de insumos básicos de rehabilitación y de mobiliario de uso cotidiano.

En adición, el funcionario comentó que próximamente se establecerá una formación para la adquisición de competencias de emprendimiento y la dotación de un subsidio económico no reembolsable para el establecimiento de actividades de autogestión a las personas con discapacidad y sus familias en la comunidad.

“La desigualdad e inequidad social hacia las personas con discapacidad y el poco acceso pleno a los servicios de salud, educación, empleo y accesibilidad, y otros bienes y servicios, los datos relevantes de la Primera Encuesta Nacional de Discapacidad (Pendis) en 2006 y aspectos importantes de la Política Nacional de Discapacidad (consenso nacional), conllevaron a plantear la necesidad de este proyecto”, concluyó.