29 de Nov de 2021

Cultura

Singapur: un modelo exitoso de desarrollo

Antes de que Shanghai alcanzara el primer lugar, el puerto de Singapur fue de 2005 a 2010 el primero del 'ranking' entre los más importantes del mundo. Es actualmente el segundo más activo del mundo y el primero en transbordos, acogiendo a cerca de un 20% de los contenedores del mundo

El primer ministro de Singapur, Lee Kuan Yew, quien se desempeñó como primer ministro fundador de Singapur de 1959 a 1990, tiene el reconocimiento y el mérito de haber logrado la transformación de un país muy pobre, sin recursos naturales y con una población considerable de inmigrantes. Esta transformación se logró dentro de una sola generación bajo su liderazgo.

Actualmente, el sistema educativo de Singapur se considera el mejor del mundo.Pexels

Entre sus primeras acciones, Lee Kuan Yew dio la bienvenida al comercio y la inversión extranjeras. Las empresas multinacionales encontraron en Singapur un centro natural, recibiendo incentivos para expandirse y prosperar.

El gobierno se mantuvo pequeño, eficiente y honesto, cualidades ausentes en la mayoría de los países vecinos. Singapur regularmente encabeza las encuestas en lo que respecta a la facilidad para hacer negocios.

Singapur es habitado por 5,6 millones de personas de ascendencia china (74,3%), Malasia (13,4%) e India (9,0%), entre otras nacionalidades (3,2%), según datos de 2018 ofrecidos por el Departamento de Estadísticas del país. Posee un sistema de justicia en el cual se garantiza el cumplimiento de las leyes. Es un destino preferido por las empresas multinacionales, y esto se debe a las estrictas leyes anticorrupción que se han establecido, dando como resultado que Singapur tenga el puerto más activo del mundo.

En la actualidad, debido al robusto sistema legal, la nación es atractiva para inversionistas y profesionales de cualquier parte del mundo. La mayor parte de sus ciudadanos se identifica con los esfuerzos en garantizar el orden en el país con la implementación y cumplimiento estricto de las leyes.

La economía

Antes de que Shanghai alcanzara el primer lugar, el puerto de Singapur fue de 2005 a 2010 el primero del ranking entre los más importantes del mundo. Es actualmente el segundo puerto más activo del mundo y el primero en transbordos, acogiendo a cerca de un 20% de los contenedores del mundo. Hoy, el puerto de Singapur ofrece conexiones con más de 600 puertos en 123 países de los 6 continentes, con 130,000 buques pasando por sus muelles cada año.

Otros aspectos de atractivo

Mercado laboral: Singapur ha seguido tradicionalmente una política de puertas abiertas para los trabajadores inmigrantes. Aproximadamente el 35,8% de la población activa está compuesta por extranjeros.

El país quería crear una atmósfera en la que los mejores y los más brillantes de todo el mundo fueran bienvenidos en su economía. Eso es exactamente lo que ha pasado. Una parte significativa del éxito se puede atribuir a las contribuciones de los trabajadores inmigrantes.

Los burócratas rinden cuentas: Singapur es el único país del mundo donde los burócratas tienen un salario variable. Esta paga variable se ve afectada por la salud de la economía. Por ejemplo, durante la crisis de 2008, cuando la economía se hundió, los burócratas de Singapur perdieron dinero. Es asombroso cuánto pueden erradicar los burócratas de la regulación cuando están motivados para hacerlo.

Tasas impositivas bajas: Singapur tiene una de las tasas impositivas más bajas del mundo. Las corporaciones pagan un impuesto del 17% y los hogares pagan un impuesto del 20%. Esta es la razón por la que todas las empresas multinacionales han acudido en masa a Singapur. El resultado final ha sido que los residentes tienen trabajos bien remunerados y también el gobierno gana mucho más dinero a través de impuestos indirectos.

Bajo gasto público: el gobierno tiene una de las tasas más bajas de gasto público. La intromisión del gobierno en el PIB se mantiene por debajo del 20%. Si el gasto supera el 20%, se implementan recortes. Estos recortes reducen el gasto.

Por otra parte, el desafío del país a la sabiduría convencional de que el crecimiento va acompañado del deterioro del medio ambiente se extiende más allá de la justificación económica. Como su población ha crecido, también lo ha hecho su cobertura verde. Contrariamente a la creencia popular, el entorno físico ha sido el héroe olvidado de la sostenibilidad económica. Algo que el país ha convertido en su bandera y orgullo.

Su modelo económico va más allá del medio ambiente: la educación, su mercado laboral o la lucha para no quedarse atrás en la tecnología, entre otros, son sus grandes ventajas.

Educación de alto nivel

Los rigurosos métodos de enseñanza y los excelentes maestros mantienen a Singapur en el primer lugar en el Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA).

Actualmente, el sistema educativo de Singapur se considera el mejor del mundo. El país se ubica constantemente en la cima de las pruebas PISA. Los alumnos están aproximadamente tres años por delante de sus compañeros estadounidenses en matemáticas. Del mismo modo, a Singapur le va igualmente bien en los exámenes de los niños más pequeños, y los graduados de sus mejores escuelas se encuentran dispersos por las mejores universidades del mundo.

Singapur subió un lugar para ocupar el segundo puesto entre las 60 economías más innovadoras del mundo en 2020, según el último índice de innovación de Bloomberg.

La más importante lección de su gobierno es su concentración en desarrollar excelentes maestros. El sistema remunera bien a los maestros y profesores.

Algunas cifras

Para entender el rápido crecimiento y éxito de esta economía oriental simplemente basta con observar estas cifras: cuando la nación se independizó, el 9 de agosto del año 1965, el PIB per cápita era de 500 dólares. En 2019, la riqueza superó los 65,000 dólares por persona.

El presidente del país impulsó un sistema educativo universal de alta calidad, suplementando la meritocracia. A su vez, se trabajó duro para atraer talento global. Se consiguió identificar el capital humano como la principal ventaja clave del país, contando además con un sistema judicial transparente y justo.

Con una envidiable situación geográfica, el país tuvo que lidiar con múltiples idiomas, razas, fortunas y orígenes de la sociedad. Históricamente había sido atractivo para la llegada de población de todo el continente asiático.

El país, que contaba con una riqueza social y cultural, dio educación de calidad a todas las personas que querían ganarse la vida en él. La clave de su éxito, por otro lado, es contar con las universidades y escuelas más prestigiosas de Asia.

A esta integración y riqueza se le iban sumando más factores. La gran inversión en vivienda tras la independencia de la nación ha permitido que el 82% de la población adquiera una, según sus ingresos y el tamaño de su familia. Según el reporte anual de HDB 2016/2017, el 79% ha comprado su vivienda, mientras un 3% vive rentado.

Sostenibilidad y medioambiente

Singapur ha tomado decisiones tempranas para rechazar industrias muy contaminantes y ha tomado medidas para una transición al gas natural, la forma más limpia de combustible fósil, generando con ello energía. Hoy está entre los 20 países más eficientes en lo que respecta al menor nivel de contaminación por emisiones de carbono del mundo.

Además ha introducido un impuesto sobre el carbono a partir de 2019 para que quienes emiten la mayor cantidad de carbono se hagan cargo del costo para el medio ambiente y reduzcan sus emisiones. Por otro lado, existe un gran potencial para que las industrias ahorren costos con el aumento de la eficiencia energética.

Colaboración internacional

El país asiático es el mayor ejemplo de cooperación internacional. Se necesita trabajar en conjunto para enfrentar los desafíos globales.

Cuestiones como la contaminación atmosférica transfronteriza o las pandemias requieren una respuesta regional, mientras que otras, como el cambio climático, requieren la contribución de todos los países.

La nación sigue comprometida con el Acuerdo de París y respalda la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, que proporciona un marco para orientar los esfuerzos nacionales en el logro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.