15 de Oct de 2021

Cultura

A los 88 años, muere el pintor panameño Mario Calvit

Sus lienzos, que destacan el movimiento corporal humano, han marcado la historia del arte panameño

La mañana de este jueves, el arte panameño se vistió de luto con el deceso de uno de sus mayores exponentes en la pintura, Mario Francisco Calvit Bermúdez, mejor conocido como Mario Calvit, quien falleció a los 88 años.

Mario Calvit: ‘A la sociedad le hace falta educación para reconocer el arte'
Mario Calvit, destacado pintor panameño, nació en enero de 1933.Archivo | La Estrella de Panamá

La noticia fue comunicada por su hermana, Berna Calvit, quien publicó la información en redes sociales. "Esta mañana falleció mi hermano, Mario Calvit. Su pasión por la pintura la vivió hasta el final", compartió.

Calvit, quien nació en Nicaragua pero llegó desde muy pequeño a Panamá, se destacó por su amor a las artes plásticas.

Entre las personas que lamenta la irreparable pérdida de la familia Calvit está Griselda López, destacada periodista, docente y escritora panameña. "Me duele mucho lo que ha sucedido con él, porque Mario Calvit ha sido uno de los pintores más importantes de Panamá. Su obra es perdurable. Se destacó como una persona muy humilde e inteligente y con un don de gente. Él fue un gran maestro y profesor. El arte panameño pierde a una persona con un carácter didáctico", lamentó.

En su residencia, López cuenta con varias obras de Mario Calvit ya que, además, el artista fue el autor de algunas de las portadas de sus libros.  

El deceso de Calvit también fue muy sentido por el maestro de la plástica panameña, Aristides Ureña Ramos, quien en unas cortas palabras se refirió a Calvit como el maestro que marcó una evolución de las técnicas con una mirada al trópico panameño.

Para Ureña, Calvit, quien se destacó por una fuerte personalidad dentro del mundo artístico, marcó una gran diferencia en la escena. "Su trabajo es reconocible. Siempre su preocupación fue una experimentación hacia la manera de cómo trataba las figuras, sus animales y también las paisajísticas, con unas pinceladas libres que a veces tocaba el expresionismos francés o técnicas de los movimientos modernistas de los años 60, 70 y que él iba evolucionando con una mirada hacia el trópico, hacia lo que era Panamá", describió el artista.

Ureña posicionó el trabajo de Calvit entre los más grandes de la historia del arte local. "Cuando ponemos a Mario Calvit al lado de Trujillo o Sinclair, él tiene su personalidad y su trabajo marca una diferencia sustancial dentro de la pintura panameña. Por eso él se ganó su puesto dentro de la historia de la pintura panameña, por su característica y su fuerte personalidad. Perdemos a una de las mentes más creativas panameñas, lastimosamente", agregó.