Temas Especiales

20 de Ene de 2022

Cultura

¡Este año la vas a romper!

Persistir es no abandonar, que no es igual a dejar la vida y romperse. Como la frase de “la vamos a romper este año” me gusta, decidí encontrarle un mejor significado. Romper patrones que no te sirvan para lograr nuevas metas, cambios, significativos y logros

¡Este año la vas a romper!
Todos podemos cambiar y no hay edad para comenzar.Pixabay

Una frase que suelo escuchar como motivacional es: “¡A romperla!”. O que alguien te desee que la rompas este año.

Crecí pensando que había que romperse y dejar todo para lograr lo que quería en la vida, sin embargo, uno de los aprendizajes más valiosos de mi vida fue descubrir que si nos alineamos con el universo, debemos cambiar el rompernos por persistir y acompañar la naturaleza.

Persistir es no abandonar, que no es igual a dejar la vida y romperse.

Como la frase de “la vamos a romper este año” me gusta, decidí encontrarle un mejor significado.

Romper patrones que no te sirvan para lograr nuevas metas, cambios, significativos y logros.

Si tu vida está bien, si te sentís conforme, feliz, a gusto, pleno, no hace falta cambiar nada. Pero si al levantarte, algo de tu día te hace ruido, es tiempo de pensar: ¿qué puedo hacer hoy para cambiar?

Todos podemos cambiar.

No hay edad para comenzar.

Puede ser en cualquier día de semana y hora. Lo importante es comenzar, y saber que solo dependerá de vos. Nadie va a venir a ocuparse de tu cambio.

Uno de los problemas que veo en la actualidad es que muchos padres hemos hecho de más por nuestros hijos, tal vez, como consecuencia de lo que nos faltó a nosotros, por esa razón buscamos dar lo que no nos han dado. Generando entonces costumbres de no hacer porque siempre está el que resuelve, pero resulta que la vida no es así. Lo mejor que podemos enseñar a nuestros hijos es a que sepan cómo hacer y crear la vida que quieran.

El tema es cómo corrernos para que algo falte y aparezca el hambre por el logro.

Nuestra mente no quiere que cambiemos, está muy cómoda así, por esa razón es que solemos ver a muchas personas haciendo una y otra vez lo mismo.

Sin embargo, ante una molestia, un dolor, una enfermedad, un abandono inesperado, que nos despidan del trabajo, que nos deje un amigo, etc. Muchas veces puede ser la gran oportunidad para comenzar ese proceso de cambio.

Salir de la zona conocida para pasar a la de aprendizaje requiere romper patrones mentales, comprender que si no aprendo algo nuevo, no voy a adquirir nuevos hábitos y menos aún cambios.

Luego de esa zona viene la del cambio real.

Entonces, mi deseo esta semana es que ¡la rompas!

Rompe con tu rutina desde que te levantas.

Sal a caminar, y si ya sales, cambia de sitio.

Medita, y si ya lo haces, cambia de música.

Lávate los dientes con la mano izquierda si eres diestro y viceversa.

Si sueles tomar café, prueba con un té de jengibre.

Si te levantas pensando en la lista de cosas que tienes que hacer, haz otra cosa, tómate un rato para dibujar o escribir en tu diario, y luego comienza con tu rutina laboral.

Haz pequeños breaks.

Toma mucho agua.

Salta entre break y break.

Escucha otro tema musical.

Llama a una persona a la que hace tiempo no llamas.

Come otra comida, elige algo saludable.

No te quejes durante todo el día. Y mañana cuando te levantes, proponte no quejarte.

No juzgues a nadie.

Observa.

Rompe patrones mentales y repite.

Que rompas con tu rutina que no te lleva a ningún sitio, que rompas con los hábitos de comida que tienes, o con la costumbre de hablar con las mismas personas de lo mismo, que rompas con la queja, con lo que lees y escuchas.

¡Y siempre alineándonos con el universo!

Te invito a practicar. ¡Buena semana! @paulacabalen

Coach de Vida y negocios| Consultora y conferencista