Temas Especiales

18 de May de 2022

Cultura

Mujeres que rompen estereotipos y luchan por la igualdad de género

En Panamá hay ejemplos de empoderamiento femenino, que han servido para romper estereotipos de género y para que las mujeres sigan luchando por sus sueños. Uno de esos casos es la promoción de igualdad de oportunidades en las estaciones de gasolina Terpel y en el desarrollo de la pesca artesanal

Mujeres que rompen estereotipos y luchan por la igualdad de género
A las mujeres que trabajan en cada estación Terpel se les enseña sobre despacho de combustible, atención al cliente, y cómo escalar para lograr cargos directivos.Larish Julio La Estrella de Panamá

Pese a que en los últimos 50 años se han realizado considerables mejoras e inversiones para reducir la desigualdad de género, aún no se visibilizan todos los aportes que pueden brindar las mujeres en muchos puestos laborales que hoy son liderados por hombres.

Ante este panorama retador, en Panamá existen algunos ejemplos de empoderamiento femenino que han servido para romper estereotipos de género y para que las mujeres sigan luchando por sus sueños.

Tal es el caso de Celia Pimentel, administradora de la estación Terpel en la comunidad de San Antonio 2 (corregimiento Rufina Alfaro, Panamá), quien contó a La Estrella de Panamá que al tener siete años de trabajar para esta empresa distribuidora de combustible, es testigo de que las mujeres son capaces de realizar los mismos trabajos que los hombres con responsabilidad y dedicación. La prueba está en que labora en una estación de autoservicio donde todo el personal es femenino.

“Estos años he crecido profesionalmente. Así como también las demás colaboradoras de la estación, y hemos demostrado que somos capaces de liderar cargos de este tipo y lo hacemos muy bien... desde despachar y descargar combustible, hasta atender al cliente”, detalló Pimentel.

Mujeres que rompen estereotipos y luchan por la igualdad de género
Miguelita González, junto a los miembros de la Asociación de Pescadores, en el golfo de Montijo.Yelina Pérez La Estrella de Panamá

Aseguró que gracias a las capacitaciones que les brinda la empresa, han logrado cambiar las brechas de género. “Las mujeres somos funcionales en cualquier cargo, desde administrar hasta ser expendedoras de combustible. Creo que cuando uno se propone las cosas, estas se cumplen. Muchas veces nos ponemos límites y eso nos trunca. Me siento orgullosa de que estamos a cargo de una estación de combustible (somos seis en total) y que esté al nivel de otras que son lideradas por hombres”, expresó Pimentel.

Zuliana Stewart, quien ha trabajado por cuatro años en esta empresa, afirmó a este medio que laborar en esta empresa y con personas trabajadoras es como estar dentro de una gran familia.

Reconoció que antes era un tabú que las mujeres laboraran en una estación de gasolina, sin embargo, con los años “nos hemos empoderado y estamos logrando la igualdad de oportunidades y derechos”.

“Trabajar aquí ha sido muy grato porque he crecido de manera profesional; especialmente porque nos hemos mantenido en constante capacitación y hemos aprendido cómo asistir o resolver las inquietudes de los clientes, para que queden satisfechos y tengan deseos de regresar”, matizó.

Mujeres que rompen estereotipos y luchan por la igualdad de género
Varias organizaciones de pescadores de la provincia de Veraguas buscan dejar atrás los estereotipos de género.Yelina Pérez La Estrella de Panamá

Marielis, por su parte, invitó a todas las mujeres a que se salgan de su zona de confort y se arriesguen. “Sí podemos hacer el mismo trabajo que hacen los hombres; no hay límites; la clave del éxito está en la persistencia y en ser constantes”.

Óscar Sosa Valenzuela, director de sostenibilidad y relacionamiento institucional de Organización Terpel S.A., añadió que el hecho de que en el país haya tres estaciones dirigidas por un equipo 100% femenino no significa que las estaciones estén clasificadas como masculinas o femeninas. “Estamos apostando porque gane la paridad de género, siempre con la premisa de que la calidad y el servicio sean las bases de nuestro equipo”.

Además, detalló que están trabajando una incitativa llamada 'Sin etiquetas', un programa que apuesta por tener un equipo de hombres y mujeres sin importar su condición sexual, religiosa o política. “Terpel es una compañía con crisoles, ya que contamos con una multiculturalidad enorme. Estamos muy enfocados en la equidad y en la igualdad; la premisa es no tener estaciones de gasolina ni exclusivamente femeninas ni masculinas, sino estaciones donde la paridad de género esté acompañada de un excelente servicio y donde calidad humana sea la base”, destacó Sosa.

También dijo que apoyar el empoderamiento no es otra cosa que fortalecer los conocimientos y capacidades para que más mujeres tengan la libertad y el apoyo para tomar decisiones sobre su propia vida y actuar para hacerlas realidad. “El pasado el 8 de marzo, fecha en que se conmemoró el Día Internacional de la Mujer, invitamos a recordar y rendir honor a todas esas mujeres que lucharon y siguen en esa búsqueda de la igualdad, la participación y el empoderamiento en todos los ámbitos de la sociedad”, resaltó Sosa.

La pesca artesanal se abre paso rompiendo estereotipos

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), las mujeres tienen una cuota de participación preponderante en el sector pesquero, ya que representan casi la mitad de la fuerza laboral en este sector.

Con presencia en toda la cadena de valor, las mujeres asumen roles en el ámbito de captura, procesamiento, comercialización, distribución y liderazgo.

Sin embargo, persisten desigualdades de género que impiden su participación plena en las oportunidades económicas y la toma de decisiones, lo que restringe el potencial del sector en muchos países del mundo.

En Panamá, por ejemplo, a fin de promover la igualdad de género en las organizaciones pesqueras en el golfo de Montijo, en la provincia de Veraguas, la Fundación MarViva Panamá, en conjunto con la Unión Europea (UE) y la Fundación para el Desarrollo de la Provincia de Veraguas (Fundeprove), llevan a cabo proyectos e iniciativas para el fortalecimiento de unas 13 asociaciones de pescadores artesanales como actores de gobernanza y desarrollo para la inclusión social, la sostenibilidad marina y la prosperidad equitativa en este sector del país.

Miguelita González, presidenta de la Asociación Agropecuaria de Pesca y Ecoturismo de Palo Seco (Aapeps), ubicada al sur del golfo de Montijo, comentó en una entrevista que ha sido un reto dirigir la organización porque en un principio estaba comandada por hombres, pero entre todos han sabido administrarla.

Admitió que actualmente son 43 socios en Aapeps, siendo esta una de las organizaciones del sector pesquero mejor estructurada y más grande la provincia de Veraguas.

“El papel de la mujer en esta área ha sido muy importante porque hemos tomado muchas iniciativas que han beneficiado a la asociación. También somos un soporte para los varones en este caminar y en las decisiones que tomamos”.

Mientras que, Esther Batista, secretaria de ecoturística de Palo Seco y delegada del Comité de Género de Aapeps, mencionó que no solo los hombres ocupan cargos importantes; las mujeres también son capaces de hacerlo y de aplicar cada enseñanza que reciben en los talleres o seminarios.

“Actualmente de los 43 socios, 20 somos mujeres y en la junta directiva somos tres las que ocupamos cargos importantes; esto significa un avance, porque anteriormente solo los hombres ocupaban este tipo de posiciones, detalló Batista.

Por su parte, María Luisa Ábrego, secretaria de la Asociación Agroturística de Pesca Artesanal Los Aventureros de Islas Leones, también en el golfo de Montijo, añadió que desde 2008 esta asociación viene trabajando en la igualdad de género. “Actualmente somos 15 socios, de los cuales ocho somos mujeres y hacemos las labores de pesca; además, todos los miembros de la asociación participan en las actividades que hacemos y al momento de tomar decisiones cada opinión cuenta”.

De hecho, con todos los talleres y capacitaciones que han recibido, según dijo Ábrego, se apoya al grupo de pesca a posicionarse en la zona como una fuente de servicio de alimentación de grupos turísticos, dando un valor agregado a su producción y generando una alternativa complementaria de venta de la producción del grupo de pesca. “En las capacitaciones este año se crearon tres nuevos platos, dentro de los cuales está el Mono Coiba, que es pescado al vapor en picada de tomate y puré de plátano, envuelto en hoja de bijao, el cual es un producto que utilizarán los boteros que tengan tours en la región o vayan de paso en la ruta a Coiba. Otro platillo es Aventureros, que consta de arroz con coco, pescado frito, concha en salsa blanca, langosta en salsa roja o blanca y plátano en tentación. Todo esto lo hacemos cuidando el recurso natural, procurando su buen uso y provocando el desarrollo económico y social de la comunidad”, insistió.

La igualdad de género, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), es aquella que respalda los derechos, responsabilidades y oportunidades de las mujeres, los hombres y los niños por igual, por lo que queda patentado que el sexo con el que haya nacido una persona nunca debe determinar los derechos, oportunidades y responsabilidades que pueda tener a lo largo de su vida.

La igualdad de género es, por lo tanto, un principio jurídico universal, mientras que la equidad de género introduce, además, un componente ético para asegurar una igualdad real que, de alguna forma, compense la desigualdad histórica que el género femenino arrastra en cuanto a representación política o mercado laboral, entre otras, según describió la Unesco en su sitio oficial.

Aunque las cuestiones de género llevan años en la agenda internacional, es un hecho que las mujeres y las niñas sufren discriminación y violencia por el simple hecho de haber nacido mujer en todo el mundo. El informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) 'Perseguir la igualdad de género: una batalla cuesta arriba' lo deja bien claro cuando asegura que ningún país en el mundo, ni siquiera aquellos más igualitarios, ha alcanzado aún la igualdad de género.

Precisamente los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que deben cumplirse en 2030, establecen en su objetivo número 5 que urge “lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas”.

“La fuerza que consigue un movimiento de mujeres en todo el mundo traspasa fronteras, diferencias culturales, económicas, ideológicas y de cualquier tipo. Las mujeres unidas tienen el poder de cambiar el mundo y lograr la igualdad en todos los ámbitos de la sociedad”, plantea la Unesco.