Temas Especiales

02 de Jul de 2022

Cultura

José del Carmen Ramos: 'Los proyectos existen, pero se quedan en papel'

El director nacional de Hogares Crea, centro de prevención y tratamiento para personas drogadictas, aboga por la continuidad en las iniciativas para sacar a las personas de este flagelo; la prevención es fundamental

José del Carmen Ramos: 'Los proyectos existen, pero se quedan en papel'
José del Carmen Ramos: 'Los proyectos existen, pero se quedan en papel'

A los 12 años de edad, José del Carmen Ramos se convirtió en adicto. El vacío emocional que le causó el abandono de su madre lo llenó con el consumo de la marihuana; según sus conocidos, la sustancia ilícita le ayudaría a olvidar ese dolor. A los 15 años agregó a su consumo diario el crack, conocido popularmente como 'piedra'. Como no tenía dinero para sufragar los gastos para su rutina de consumo, de hasta diez veces al día, comenzaron los hurtos. Ser un joven en conflicto con la ley se volvió un hábito, pero esa costumbre le pasó factura: una amenaza de muerte tras un asalto a una joyería. “Si esto va a ser así prefiero salir de esto”, confesó Ramos. Cansado de ese estilo de vida, siguió los consejos de su “ángel guardián”, Matilde de Apolayo, su abogada defensora desde los 14 años. La jurista recomendó a Ramos ingresar a Hogares Crea, un centro para personas adictas a las drogas. Ingresó al programa el 21 de junio de 2005 y no fue fácil, sin embargo, ha superado muchos obstáculos. Ocupó diferentes cargos en la fundación, dentro y fuera del país. En Honduras, por ejemplo, trabajó con jóvenes que desertaron de las maras. Actualmente es el director nacional de tratamientos del centro. Durante una entrevista para 'Hombres Hoy', el dirigente señaló que en Panamá los proyectos para sacar a las personas de las drogas existen, pero se quedan en papel; además, abogó por la prevención en todas las aristas de la sociedad, para evitar que este mercado no llevé al país a tener maras panameñas.

¿Cómo llegó a Hogares Crea?

Me críe en un núcleo golpeado, en un hogar disfuncional. Me criaron una abuela y un tío. A los 12 años voy a la casa de mi mejor amigo, que es como mi segundo hogar, incluso tuve una mamá de crianza. Nos buscamos un problema, donde resultó una persona muerta en 1998; tuve que ir a una cárcel de menores en Chitré. Yo sabía que estaba ahí por un tema social, no había sido el autor material, eso se comprueba después. Luego comienzo mi tratamiento.

¿A qué edad ingresó en la cárcel

Empecé con problemas legales desde que tengo 14 años, fue la primera vez en ser investigado por homicidio. Las autoridades en el fondo sabían que no tenía nada que ver con eso, pero me encontraba con ese grupo de personas que había tenido ese problema. De ahí, esporádicamente desde los 14 años a los 20 años estuve en ese problema de entrar y salir de la cárcel. Usted sabe cómo es este mundo de las adicciones, para consumir hay que tener dinero, uno va a la calle a robar... para mí fue duro salir de esa situación.

¿Cuándo se inició en el consumo de drogas?

A los 12 años empecé por curiosidad, quería experimentar. Todo mi consumo radicaba en que mi mamá me había abandonado, me dejó con mi tío y se fue a Estados Unidos. Crecí con esa rebeldía. A mí me decían “tú consumes esto y se te va a olvidar”, pienso que fue por eso.

¿Qué le hizo tomar conciencia?

En mi caso, había muchas situaciones conflictivas, entendí que si no salía de eso prácticamente iba a perder la vida en cualquier momento. En ese proceso perdí muchos amigos, otros cayeron en la cárcel..., hoy me siento tranquilo... pero sí, tuve una situación bastante fuerte en la que estuve involucrado en un asalto de una joyería, me busqué un problema con una de las personas que estuvo involucrada en el asalto. Cuando llegué a la cárcel me querían matar por un malentendido, en ese momento me dije: 'si esto siempre se va a dar así, prefiero mejor salir de esto'.

¿Cómo fue el proceso una vez dentro de Hogares Crea?

Fue duro, fui demasiado rebelde, ahí te quieren inducir a caminar, eso chocaba conmigo, que otra persona te dijera qué hacer... pero ya no era un adicto, ya la gente no te decía 'piedrero, pandillero, ni problemático'. Sin tener el tiempo me decían líder, eso era algo que me gustaba, podía ayudar a otras personas que venían del área de Penonomé, saber que las personas decían 'mira cómo era él y cómo está ahora'.

¿En ese proceso tuvo recaídas?

Sí claro, tuve una recaída, ahí fue cuando tuve la oportunidad de conocer a mi mamá. La señora que en aquel entonces era madrina en el hogar me contrata como administrador, cuando estaba manejando mi propio salario, terminé en un bar tomando. Tuve que ingresar nuevamente en el programa. Un día sentado con el director me pregunta: José, ¿cuál es el problema?, y le dije: “no conozco a mi mamá”, él me contestó “vamos a la embajada a sacar una visa”, ahí se da todo el proceso de terapia para llegar a Estados Unidos. En 2010 termino ese proceso otra vez. No he caído de nuevo, es más, me tomaron en cuenta en la sede de Hogares Crea en Orlando como asistente del director. También participé como re-educador del programa en el hogar de Miami luego de haber participado en un hogar de Honduras. Regreso a Panamá en 2019 a cargo de la dirección nacional.

Para quienes no conocen la fundación, ¿qué es Hogares Crea?

Es una comunidad de crecimiento y re-educación del carácter, donde se enseña a que el problema no son las sustancias, sino el carácter, un problema de personalidad. Entendemos que sí existe el consumo, las drogas, pero ¿a qué te lleva?... Es una casa para personas con problemas de adición.

¿Qué desafíos enfrenta Hogares Crea?

Desde marzo de 2020 ha enfrentado muchos retos; nos quitaron subsidios, el Ministerio de Desarrollo Social nos quitó el subsidio por situaciones administrativas, hemos tratado de tocar la puerta, nos tocó duro, sin dinero, imagínate, teniendo más de 80 personas en los cuatro centros que hay en el país, hemos tenido que cerrar hogares, por la situación económica; no hay ese personal. Hemos tenido que cerrar el hogar que era para adolescentes, nos pedían psicólogo, nutricionista y no contábamos con ese recurso económico, y sí fuimos a los diferentes entes, pero no teníamos una respuesta, nos enfrentamos a eso todos los días.

Hay muchos métodos, propuestas para sacar a las personas de las drogas, ¿cuál sería la suya?

Los proyectos siempre existen, pero se quedan en papel. Teníamos un proyecto grande con la Alcaldía de Panamá, sacábamos a los indigentes y los clasificábamos para ver quién pasaba a Hogares Crea; ellos tenían sus psicólogos, su enfermera, su capacitador, era un proyecto bien estructurado, pero por falta de fondos lo hemos tenido que cerrar.

Muchos de estos jóvenes cuando buscan una plaza laboral son estigmatizados, ¿qué retos ellos enfrentan una vez salen a buscar empleo?

Bajo la dirección nacional de José Ramos, ese contacto lo hago antes de que ellos salgan. Es importante siempre conversar con las empresas que van a dar las plazas de empleo, y si no, los dejo en el hogar si no tienen algo seguro; permito que ellos se queden, ya sea ayudando dentro del hogar.

El problema de las drogas en Panamá...

Siento que lo que no hemos hecho es apostar por la prevención. El gobierno invierte en las patrullas, lanchas, sin embargo no dan esa prevención al 100%, no crean espacios de resocialización. Yo exhorto al gobierno y al municipio a que hagan un proyecto, que se acerquen y que sea real.

¿Cómo sería esa prevención?

En todos los sentidos. En materia de educación, que en las escuelas se dé la orientación, ese espacio del mismo niño que va creciendo. En familia, que en los centros de salud puedan auspiciar ese tipo de orientación, a los familiares a la hora de su cita, eso no se ve. Tú vas a una escuela, ves a tu hijo y piensas que vienen peor. Hay una situación que el gobierno no está haciendo, hay eslabones que las personas que están arriba de nosotros no están viendo. Igual en las cárceles, ahora veo que están educando a los presos, pero hay que hacer más, a veces son escuelas y universidades de delincuencia. Si nosotros no damos prevención en esas áreas, olvídate que nunca vamos a cerrar Hogares Crea. Fíjate que decía el fundador de Hogares Crea que algún día dejará de existir, que la gente no necesitará más de estos lugares, pero ha ido en crecimiento.

Las maras, ¿cree que lleguemos a ese nivel?

Yo viví desde el año 2011 en Honduras, conozco de cerca lo que son las maras, nosotros estamos lejos de que eso pase en Panamá. El gobierno apuesta a la seguridad, pero de ingresar no va a pasar, de seis a cinco años no, pero si bajamos la guardia como país, con la seguridad interna, sí; dentro de unos 20 a 35 años ...y no porque ellos vengan acá, sino que aquí se va a radicar una mara panameña; lo que estamos viendo es un kínder, a esos niveles de maldad y crueldad.

¿Qué mensaje le daría a los jóvenes que están tratando se salir de las drogas?

A todos los jóvenes y personas adultas que están en el flagelo de las drogas, que se acerquen a un lugar ya sea la Policía Nacional, los bomberos, alguna entidad o autoridad en donde puedan pedir ayuda como en Hogares Crea. Salir del consumo de las drogas no es fácil. Es un camino duro de mantener. Los felicito por cada día de abstinencia.