Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Curiosidades

Deseaba parecerse a "Hulk" y casi se queda sin sus brazos

Este hombre de 25 años estaba obsesionado con lucir el cuerpo perfecto y se inyectó aceite

Romario Dos Santos Alves deseaba parecerse al increíble “Hulk” y cometió una locura que casi le cuesta quedarse sin brazos, de modo que se inyectó aceite en sus bíceps para que crecieran.

Este hombre de 25 años estaba obsesionado con lucir el cuerpo perfecto y después estar mucho tiempo inyectándose aceite, su salud comenzó a afectarse. Los médicos le advirtieron que podrían tener que amputarle los brazos.

El tratamiento que había experimentado Romario para poder hacer crecer sus músculos no implicaba una sola inyección, sino una serie interminable. "Si la tomas una vez habrá definitivamente una segunda vez, es adictivo", reconoció Dos Santos.

"Recuerdo al médico diciéndome que tendrían que amputarme ambos brazos", dijo en una entrevista reproducida por el diario británico Mirror. "Quiero que otras personas vean los riesgos. Pude haber muerto, todo porque quise músculos más grandes".

Romario contó que vio a otros muchachos en el gimnasio y quiso imitarlos. "Vi algunos hombres realmente grandes en el gimnasio con enormes brazos y comencé a hacerme amigo de ellos. Me llevaron al synthol (esteroide) y me entusiasmé por los resultados. Perdí el control".

"Mis músculos comenzaron a solidificarse y no podía siquiera inyectarme los brazos, estaban llenos de piedras. Decidí que lo único que podía hacer era comprar agujas de especialistas para poder inyectarme. Sé que suena estúpido, pero era lo único que podía hacer para tener mi synthol", confesó el musculoso.

Dos Santos pudo salvarse de ser amputado y los médicos le dijeron que podrían remover el synthol solidificado que se había formado en mis brazos.

El musculoso Romario le agradece a Dios y asegura que lo vivido puede ser un ejemplo para los demás jóvenes que se obsesionan por lucir con un gran cuerpo.