Panamá,25º

12 de Dec de 2019

Curiosidades

La altura de las guatemaltecas está rezagada un siglo en Latinoamérica

El dilema de haber aumentado apenas 1 cm en los últimos 50 años es que existe una mayor relación de la baja talla en mujeres con enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2

Un estudio del Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (Incap) presentado este jueves reveló que la altura de las mujeres guatemaltecas está "un siglo atrás" respecto de la región latinoamericana, debido a que en promedio solo aumentaron 1 centímetro en 50 años.

En otros países, como México, Colombia y Brasil, las mujeres aumentaron su tamaño en 10 centímetros, sentencia la investigación, que lideró la consultora del Incap Astrid Arriaza, quien explicó a la Efe que la nutrición fue el factor fundamental para que las mujeres en Guatemala hayan crecido apenas 0,17 centímetros por año.

Sin embargo, el estudio arrojó que mientras las mujeres mestizas de hispanohablantes de Guatemala crecieron a ese ritmo de 0,17 centímetros año, las mujeres indígenas mayas lo hicieron a un ritmo más acelerado, con 0,27 centímetros, para acabar con un promedio de casi tres centímetros en 50 años.

El promedio de altura de las mujeres que fueron evaluadas entre sus 15 y 49 años entre 1945 y 1995 fue de 149,4 centímetros, cuando en el año 2.000 se realizó la última encuesta de la cohorte, "por lo cual decidimos titular el estudio Guatemala, un siglo atrás", detalló Arriaza.

Un siguiente estudio se encuentra en proceso, el cual inició en 2015 y del que aún no hay resultados porque las sujetas de estudio no han dejado de crecer y habrá que esperar aproximadamente tres encuestas más para saber cuánto se crecerá en un futuro.

"Para que una persona logre una talla adecuada necesita condiciones adecuadas en la etapa de crecimiento, como alimentación, salud y acceso a servicios. Todo esto nos indica que hay un retraso o crecimiento lento de las condiciones propicias para poder dar la talla adecuada", sostuvo la consultora.

El dilema de haber aumentado apenas 1 centímetro en los últimos 50 años es que existe una mayor relación de la baja talla en mujeres con enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, mientras que una talla alta está relacionada con una mejor calidad de vida.

La sorpresa del estudio, que fue el mayor crecimiento de las mujeres indígenas, aún no ha permitido a los investigadores explicar por qué sucedió, "pero sí se puede determinar que están cambiando más rápido, posiblemente por una modificación en la estructura social", mencionó Arriaza.

A mejores estudios, economía y alimentación, mayor crecimiento y a una talla más alta, un mejor nivel económico y educativo, reflexionó la especialista.