Temas Especiales

03 de Apr de 2020

Familia

Spas para niñas, una tendencia que da de qué hablar

En Panamá está tomando fuerza el concepto. Expertos señalan que la influencia en las pequeñas puede ser positiva o negativa

Spas para niñas, una tendencia que da de qué hablar
En el Spa de Mi Princesa domina el color rosado y el olor a cacao.

El concepto de spa para niñas está tomando fuerza a nivel mundial y Panamá no escapa de esta realidad.

Estos lugares, exclusivos para las pequeñas, ofrecen servicios de belleza y de reuniones sociales. A pesar de su éxito, la propuesta genera opiniones encontradas .

‘El tema de llevar a nuestras pequeñas al spa las puede nutrir de buenos hábitos, de autocuidados tanto físicos como emocionales', manifestó la psicóloga María José Mora.

Según el criterio de Mora, una niña que juega a estar en el spa, probablemente le dé más importancia a temas de cuidado personal como, colocarse crema humectante luego de tomar una ducha, tratar su cabello para que se mantenga sano y usar protector solar.

No obstante, aclara la psicóloga, puede tener una influencia negativa cuando se hace con la única intención de fomentar la belleza. ‘También cuando se acostumbra a las pequeñas que este es el único medio para alcanzar placeres de autocuidado'.

La propuesta surgió en Europa y se expandió rápidamente en América. Países como México y Brasil dedican diversos espacios a esta iniciativa.

La psicóloga Mixela Salazar indicó que cuando los padres no tienen como prioridad la educación de sus hijos y estos se sienten ignorados por razones diversas, la influencia que ejercerá sobre la niña el visitar un spa, es negativa.

‘En estos casos la niña puede desear lucir siempre bella para hacerse visible entre quienes la ignoran', dijo Salazar. Sin embargo, considera que la actividad puede ser positiva en aquellas niñas que disfrutan un ambiente sano en el hogar.

Según Salazar, los padres deben comunicar a la niña cuál es el propósito de la actividad, antes de que reciba algún servicio .

Las expertas en conducta humana coinciden en que los objetivos principales de esta tendencia deben ser aprender a valorar la limpieza y belleza corporal como parte del cuidado personal, además de inculcar valores.

LOCALES EN PANAMÁ

Lizeth Gutiérrez, gerente general de Mi Princesa, uno de estos sitios exclusivos para niñas ubicado en Albrook, argumentó que a través de los servicios que ofrece el lugar se ‘busca reforzar la autoestima de las niñas y que aprendan modales, mediante un enfoque de educar bajo un ambiente de diversión'.

Al entrar a Mi Princesa, lo primero que salta a la vista son sus sofás, sus grandes espejos al estilo barroco y sus espacios de atención, todo en rosado.

Cortes, peinados, blower, manicure, pedicure, mascarillas y masajes relajantes son algunos de los servicios que ofrecen estos espacios, y aunque su especialidad son los tratamientos de belleza, Gutiérrez aseveró que ‘se enseña tolerancia y respeto, considerando que lo más beneficioso es que las pequeñas aprendan esto desde la infancia'.

El establecimiento cuenta con un spa donde predomina el olor a cacao, vestuarios, y un salón de reuniones.

Sus clientas son desde bebés hasta la adulta mayor que desea acompañar a su princesa.

‘Aquí las princesas de la casa disfrutan de una mágica e inolvidable tarde de sueños, relax, risas, historias, baile y canto', indicó , Yessi Santamaría, propietaria de Chikis Hair style & Mini Spa, otro de esos lugares donde las pequeñas pueden ser consentidas.

El color rosa, grandes espejos y asientos de formas divertidas acordes a la edad y tamaño predominan en este amplio local ubicado en San Francisco.

Tratamientos hidratantes para el cabello, maquillaje artístico y/o de fantasía, cursos de maquillaje diseñados para las que comienzan a entrar en la adolescencia, entre otros, son algunos de los servicios que ofrecen.

Mitzy De León, madre de Mayra Noemí Castro De León (14 años), aseguró que la experiencia ayudó a que su hija se interesara más en el cuidado de su cabello.

‘Ahora la veo más preocupada por tener su cabello limpio y arreglado, antes no era así', dijo.

‘Creo que depende de nosotros los padres que estos salones de belleza influyan en nuestras niñas positiva o negativamente', puntualizó De León.

A pesar del auge de estos locales, en otros países tildan de sexista la tendencia.

Es el caso de Chile donde colectivos feministas y juveniles argumentan que ‘caen en todos los roles de mujer guapa, sumisa, que tiene que estar perfecta para su príncipe, no para sí misma, sino para gustar a los otros'.

En este sentido, Sara Vierna Fernández educadora social y Master de Género y políticas de Igualdad de la Universitát de Valencia presentó hace ya un año, una investigación que alerta sobre el posible efecto negativo de los spas infantiles en la desigualdad de género.

Fernández establece en este estudio que ‘todas las madres sin excepción consideran positivo para el desarrollo psicosocial de sus hijas, los valores tradicionalmente femeninos que inculcan estos establecimientos a través del juego sexuado que', sin embargo, ‘produce y reproduce estereotipos sexistas'.

Según la autora, este tipo de ocio ‘promociona la recreación de un mundo principesco lleno de glamour, lujo y belleza que empuja a las niñas a la esclavitud de ajustarse a un modelo imposible e inhumano y que puede hacer enfermar a las personas, haciéndolas vulnerables a los trastornos de la conducta alimentaria y a otro tipo de psicopatologías', concluye.

==========

LOS PIONEROS

Creadores de Princelandia aseguran que es el primer spa que abrió sus puertas a las pequeñas, en España.

Le Petite Spa, está considerado como quien inauguró el concepto en Miami, EE.UU.

Además de cuidados de belleza los locales ofrecen cumpleaños y diversos talleres.