Temas Especiales

29 de Jun de 2022

Familia

Democracia es diversidad

Hoy se inicia la semana de la diversidad sexual en Panamá, con distintas actividades educativas para concientizar a la población

Democracia es diversidad
En Panamá la comunidad LGBTTI no disfruta de los mismos derechos que las personas heterosexuales.

En Panamá solo un 23% de las personas aprueban la legalización del matrimonio por personas del mismo sexo, mientras que un 72% se opone, según una encuesta realizada en 2013 por el Pew Research Center basado en Washington, DC.

Aunado a esto, en 2014 se promulgó una ley que prohibe el reconocimiento de matrimonios entre parejas del mismo sexo en Panamá.

Pero este es el menor de los problemas que aflige a la comunidad LGBTTI -lesbiana, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersexual - de nuestro país.

Diariamente se enfrentan a la discriminación y homofobia por parte de la sociedad y a normas que limitan sus derechos al trabajo, la educación y la salud, entre otras cosas, explica Ricardo Beteta, presidente de la Asociación Hombres y Mujeres Nuevos de Panamá (AHMNP).

JORNADAS EDUCATIVAS

A partir de esta problemática y en el marco de la XI Marcha de la Diversidad Sexual el próximo sábado, distintos grupos que apoyan a la comunidad LGBTTI, han organizado actividades previas para concientizar a la población sobre las necesidades de esta población.

Una de estas actividades es la Jornada de Diálogo Social , que se llevará a cabo del 22 al 25 de junio en el auditorio del Municipio de Panamá.

Los dos primeros días tratarán de la diversidad sexual e identidad de género.

‘El primer día es un espacio teórico', expresa Corina Rueda, representante de #JuntosDecidimos, uno de los grupos organizadores. ‘Se verá la historia y la lucha de la población LGBTTI en Panamá, el aspecto psicológico, una doctora explicará la perspectiva médico científica y se hablará de las normativas de derechos humanos, a nivel nacional e internacional que respaldan a la población'.

El segundo día consistirá de talleres de convivencia social, identidad de género, feminismos y masculinidades y acerca de la prevención del VIH/SIDA.

El tercer día será un cine debate, en el que se proyectará la película venezolana Cheila: Una casa pa' Maita.

‘Esta trata el problema de los trans', agrega Rueda. ‘Vamos a tener la perspectiva de una trans panameña, Mixair Nolasco. Ella va a hablar sobre su experiencia y dar una explicación más psicológica de la película para después hacer una discusión'.

El cuarto y último día se tiene planeado un debate bajo el nombre ‘Estado y diversidad sexual: un asunto de derechos', en el cual se darán cita diferentes actores sociales.

‘Habrá grupos LGBTTI, de derechos humanos, de la sociedad civil, actores de gobierno como la Defensoría del Pueblo, la Alcaldía, el Ministerio de Gobierno y Justicia y un representante de la Asamblea Nacional', señala Rueda. ‘También va a haber una abogada y un representante de la comunidad religiosa'.

El 27 de junio culmina la semana con la XI Marcha de la Diversidad Sexual, que parte de la estación del metro de Vía Argentina y culmina en New York Bagel Cafe, donde habrá una actividad de micrófono abierto de 6 a 8pm.

SE INICIA EL DEBATE

El objetivo del último día de la Jornada de Diálogo Social es que los distintos actores sociales pongan sobre la mesa la situación de la comunidad LGBTTI panameña y que se inicie una discusión sobre su reconocimiento legal.

‘Lo que se busca es que... se equiparen los derechos humanos de las parejas homosexuales a los de las heterosexuales, en materias como herencia, acceso a coberturas sociales de la pareja o beneficios fiscales', indica Marlin González, abogada de derechos humanos. ‘¿Por qué las personas LGBTTI pagan impuestos? Aquí sí son iguales a las demás personas, pero para ser reconocidas como iguales en derechos, no'.

Por su parte Beteta admite que el tema del matrimonio es importante porque es de ciudadanía, pero que ‘debemos trabajar como sociedad el tema de la homofobia... No existen políticas públicas para prevenir la discriminación', señala. ‘El estado debe reconocer que existe un problema y tener la voluntad política para hacer algo al respecto, lo cual no tiene'.

EL PRINCIPIO DE UNA SOLUCIÓN

Para Javier Stanziola, escritor ganador del Concurso Nacional de Literatura Ricardo Miró en cuatro ocasiones, y miembro de la comunidad gay panameña, la solución empieza desde adentro.

‘La tolerancia no es solo un asunto de la iglesia o el estado. La comunidad gay, lesbiana y trans debe comenzar a tolerarse a sí misma', advierte. ‘Hay miles de profesionales que contribuyen positivamente a la sociedad que callan su orientación sexual por que se han creído la historia de que no merecemos nuestro espacio libre en la sociedad'.

Lo ideal sería ‘salir del clóset y demostrarle al resto de la comunidad... que somos tan ciudadanos y tan valiosos como ellos, por medio de nuestro comportamiento y acciones', concluye.