Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Familia

Cineterapia, medicina para el alma y cuerpo

La Fundación Oír es Vivir presenta la jornada de cineterapia

P aula es una joven de 16 años, sus padres y su hermano son sordos. Viven en el campo; los asuntos cotidianos, el negocio familiar (producción artesanal de quesos) y prácticamente todo gira alrededor de ella quien sirve de intérprete para comunicarse con la comunidad. Frente a la posibilidad de que Paula viaje a París donde encontrará oportunidades para realizarse tanto en lo personal y como profesionalmente, la unidad y empresa familiar podrían verse amenazadas.

VICENTE RAMÍREZ

‘Hemos perdido una conexión con nuestra esencia espiritual, y esa conexión se restaura a través del amor'

MÉDICO

‘Esta es una película divertida que nos llega al alma', afirma el doctor Vicente Ramírez González, médico graduado de la universidad Ses de Medellin, Colombia y quien tendrá a cargo la jornada de cineterapia a realizarse el próximo sábado 30 de julio en el cine de Cinemark de MultiCentro Mall.

La tendencia de utilizar el cine como herramienta en el campo de la psicología está cobrando fuerza, pues el cine tiene el valor en sí mismo de ser transmisor de mensajes que podrían ser útiles en la cotidianidad.

‘La metodología consiste en presentar la película como quien va al cine, pero la misma es interrumpida en varias ocasiones por el doctor Ramírez, quien dará las debidas explicaciones y aprendizajes interactuando de una forma divertida y amena con el público', señaló Giovanna Troncoso, presidenta de Fundación Oír es Vivir.

‘Esta actividad logra generar una transformación en la forma como percibimos la realidad para alcanzar niveles más elevados de salud y bienestar', aseveró Ramírez, quien a su vez afirma que ‘los que disfrutan del buen cine, encontrarán en la cineterapia una oportunidad para compartir y aprender con la familia. El resultado es una experiencia de crecimiento interior'.

Ramírez hizo su práctica de médico en el Amazonas. Relata que desde joven sintió la necesidad de encontrar el origen de las enfermedades y ayudar a aliviar el dolor de las personas. Con amplio conocimiento de las ciencias pues es Médico y Cirujano de la Universidad C.E.S. de Medellín (1991), asegura que ‘los problemas de salud que aquejan a la humanidad requieren soluciones diversas, profundas, que implican un cambio en la conciencia del hombre y la mujer de hoy'.

LA RAÍZ DE LOS PROBLEMAS DE SALUD

‘Somos un cuerpo físico que no esta desconectado de la mente, las emociones y de la ciencia espiritual', apuntó el profesional.

Con un peculiar hablar pausado, asevera que durante su estadía en la selva del Amazonas, descubrió que tenía el don de sanar con las manos. Desde entonces, en su consulta ha combinado la imposición de manos con técnicas de auto curación, ayudando a sus pacientes a restaurar la armonía física, mental y espiritual para sanar.

‘Hemos perdido una conexión con nuestra esencia espiritual, y esa conexión se restaura a través del amor, que es la fuerza y la energía más poderosa del universo', indicó.

Y es que la explicación o raíz de los problemas de salud van más allá del aspecto físico. Según detalle el galeno, al desconectarse del amor se afecta la parte emocional y mental; lo que puede causar ansiedad, tristeza, de depresión, estrés, angustia, agotamiento crónico, cansancio, debilidad, pérdida de memoria, lo que da paso a síntomas más palpables.

Por su parte Troncoso reconoce que la cineterapia ‘no promete una solución mágica para nadie que no esté dispuesto a trabajar en ser un mejor ‘yo'. Pero ‘quienes tengan apertura de mente y el deseo de ser mejores personas, encontrarán en este evento una gran oportunidad para crecer'.

El fin es ‘conocernos mejor' lo que permite ‘fortalecer las relaciones a todo nivel, de familia, con los hijos, con los amigos, con la pareja y en el trabajo', dijo Troncoso.

Con los fondos obtenidos la Fundación Oír es Vivir continuará ofreciendo sus exámenes auditivos tanto en la clínica así como en los programas móviles que lleva a escuelas públicas y privadas, comunidades indígenas y áreas rurales.

El boleto tiene un valor de $20.00 y puede obtenerse en la Fundación o llamando al 317-0562 o 317-1516.