Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Familia

La crisis matrimonial a los cinco años

Especialistas señalan la razón del riesgo de terminar la relación en esta etapa. Aportan consejos para evitarlo y superarlo

La crisis matrimonial a los cinco años
La crisis matrimonial a los cinco años

El fin de la luna de miel o del estado de enamoramiento propio de los primeros años de matrimonio cada vez llega antes, situación que lleva a la pareja a enfrentar la ‘crisis de la realidad', la cual puede marcar de manera positiva o negativa el futuro de la relación.

‘La crisis que años atrás los matrimonios enfrentaban a los diez años, luego la vimos cerca de los siete u ocho y hoy la enfrentan cerca de los cinco años de relación', asegura Paula Ramírez, psicóloga de parejas.

‘Estamos hablando de una pareja que contrae matrimonio de manera saludable y enamorados, pues hay matrimonios que inician marcados por problemas emocionales individuales traídos a la relación. Esto es otro tema que tiene sus propias complicaciones', asegura Ramírez.

‘Si ellos tienen una base de amor, se puede solucionar con ayuda profesional y su disposición'

Detalla que ‘durante los primeros años de casados, hay un choque de mundos en el cual la pareja se enfrenta a las diferencias y realidades simples o complejas de su cónyuge, pero como están en esa etapa de enamoramiento, regularmente encuentran como superarlo'.

EXPECTATIVAS DEL FUTURO

‘El punto quiebre esta', dice Ramírez, ‘al avanzar los años surgen nuevos elementos y se evalúan o busca lograr esas expectativas iniciales de lo que sería la vida matrimonial. El o ella empieza a ver lo que tiene, lo que no ha logrado, a medir inconscientemente muchas veces, su felicidad, hay desencantos y surge la crisis de la realidad'.

Según una investigación científica realizada en la Universidad de Florida, Estados Unidos, una misma razón puede servir para el éxito o para el fracaso en el matrimonio. Se trata de las altas expectativas que tiene tanto el hombre como la mujer sobre el futuro familiar.

El estudio realizado durante cuatro años y publicado recientemente en la revista Personality and Social Psychology Bulletin consistió en una visita semestral al psicólogo en el que más de 130 parejas reportó el nivel de satisfacción con su matrimonio y los problemas que tenían.

NUEVOS ELEMANTOS EN EL MATRIMONIO

La especialista apunta que durante estos cinco años de relación ‘es probable que la pareja haya decidido tener hijos esto los llevará a descubrirse como padres, viendo otra faceta de la pareja. Podrían experimentar desajustes económicos, la relación con la familia también es un elemento que se define a estos años'.

‘Puedo afirmar que este es el tiempo en el que la persona queda 'desnuda' frente a su pareja revelando quién es realmente. Se conoce las fortalezas y debilidades de ambos, y es allí cuando el y/o ella visualizan el futuro matrimonial frente a sus expectativas', dice.

‘Las altas expectativas iniciales del matrimonio sólo constituyen un estímulo en aquellas parejas en los que el vínculo se logra establecer de manera más equilibrada, generando un lazo más fuerte', es la principal conclusión del estudio realizado en la Universidad de Florida.

En este sentido, Ramírez apunta que ‘las expectativas no son algo negativo, al contrario son una motivación, pero se debe trabajar poco a poco para lograr el objetivo y no buscar resultados sin un previo trabajo'.

La clave está en enfrentar de la mejor manera las grandes y pequeñas crisis del matrimonio desde el día uno de casados

‘El punto es tratar los temas en los que discrepan desde el comienzo. Yo aconsejo, hacer una evaluación del día a día. Decir lo que no me gustó, lo que me gustó y lo que me gustaría; así vamos construyendo ese futuro matrimonial y creando expectativas juntos', detalla la profesional.

Según explica, si la pareja no ha enfrentado de manera saludable la crisis de los cinco años, es recomendable que se apoye en personas profesionales.

‘Si ellos tienen una base de amor, se puede solucionar con ayuda profesional y su disposición', concluyó.