Temas Especiales

17 de May de 2022

Farándula

Transformers, cámara y acción

Hoy se estrena en Panamá una de las películas más esperadas del año: Transformers: La era de la extinción

Transformers, cámara y acción
Transformers, cámara y acción

Las críticas de la saga Transformers nunca fueron demasiado afortunadas. Sin embargo, sus tres entregas anteriores lograron lo que se habían propuesto. Recaudaron millones en las salas de cine, fueron aprobadas por los fans, y hasta dieron a conocer al mundo a la bomba sexual de Megan Fox.

Ahora llega la cuarta parte, Transformers: la era de la extinción, otra vez con Michael Bay en la dirección; y a pesar de no contar de nuevo con el apoyo de la crítica, y del poco tiempo que lleva en cartelera en los países en los que ya se estrenó, logró superar la recaudación de la segunda entrega, Transformers: la venganza de los caídos (2009), que fue la más recaudadora de las anteriores.

Pareciera que más allá de la crítica especializada Bay encontró una fórmula que funciona; y mientras siga funcionando seguirá usándola.

Una fórmula con elementos muy simples, que podrían resumirse en la presencia de: acción rápida, un héroe, una bomba sexual que se limita a estar cerca del héroe, y mucha destrucción, explosiones y efectos.

Y se diga lo que se diga, lo cierto es que Bay lo volvió a lograr. Aún con un guión deficiente y una extensión de cinta no apta para cualquiera (casi tres horas), esta cuarta entrega inspirada en los juguetes de Hasbro logra ser todavía más imponente que las anteriores en varios de los elementos de esa fórmula. Tiene más y mejores efectos visuales, más explosiones, más espectacularidad, el 3D es realmente impactante y el sonido también.

Además supo corregir algo que en las anteriores película de la saga le fue criticado: que era muy difícil diferenciar entre los distintos robots. En esta cinta siguen pareciendo figuras de metal, por supuesto, pero ahora toman más forma en los combates, son más fácil de reconocer y sobre todo tienen rostros son más animados.

Una historia tambaleante

Transformers: la era de la extinción continúa la historia de las anteriores tres películas de la saga. Cuatro años después del final catastrófico de la tercera parte, cuando los robots gigantes desaparecieron en Chicago, el inventor amateur Cade Yeager (Mark Wahlberg) descubre un viejo camión oxidado y destartalado que resulta ser Optimus Prime, el líder de los Autobots.

El personaje de Mark Wahlberg, que llega para reemplazar a Shia LaBeouf, el protagonista de las tres anteriores entregas, compartirá más que el gusto por la mecánica y la tecnología con el líder de los Autobots. Mientras escapan y se esconden en donde pueden para salvar sus vidas, se darán cuenta de que también los une la lealtad, la perseverancia y, sobre todo, su forma de defender a su familia y a lo que creen justo. No tardarán en llegar, por otro lado, los hombres que desde el gobierno están desarrollando sus propios Transformers. O sea, los villanos. Y se agradecerá la presencia de Joshua Joyce (Stanley Tucci), el diseñador arrogante que lleva adelante la investigación junto al gobierno estadounidense y uno de los personajes que mejor logra su propósito en el film.

El argumento de esta película podría haber funcionado bien. Pero el gran problema es su duración. Es muy difícil mantener la acción durante 165 minutos sin perder el hilo en algún momento. Y eso es justamente lo que sucede. Aunque antes que una consecuencia, pareciera ser una decisión del director: la de hacer que la acción antes que la coherencia narrativa guíe la trama. Eso hace que la narración en esta película sea demasiado dispersa. Tan dispersa que podría haber dado material para por lo menos tres películas distintas. Hay muchas subtramas que nunca terminan de desarrollarse, huecos en el guión y situaciones completamente inentendibles.

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

El reboot llegó en los últimos años a algunas de las franquicias más longevas. El hombre araña ya lo había anticipado al comenzar su trilogía desde cero en 2012, y hace sólo unos meses Bryan Singer demostró con X-Men que es posible continuar con una cuarta entrega –o sexta si se tienen en cuenta las dos de Wolverine- aún después de la muerte de muchos de los personajes principales.

Transformers: la era de la extinción es a su propia saga algo similar a lo que fue la reciente X-Men: días del futuro pasado. Es un respiro, un repartir y dar de nuevo, un empuje en la historia de los Autobots y los Decepticons. En otras palabras, una goma de mascar nueva y lista para estirar.

El cambio del últimamente conflictivo Shia LaBeouf por Mark Wahkberg en el protagónico, la reaparición de los Autobots, los nuevos Decepticons y la inclusión de los Dinobots –cuya historia no se termina de desarrollar en esta entrega- indican que hay Transformers para rato. Aunque en esto no hay nada nuevo. Ya está anunciada hace tiempo la quinta parte.