Temas Especiales

24 de May de 2022

Farándula

El despertar de la Femme Fatale

Nuevas tendencias la opacaron en los año noventa, pero Rihanna y Lady Gaga la han resucitado en 2014

La primera aparición de esa tendencia sensual de utilizar la ropa interior femenina, se vió a mediados de los años cincuenta, justamente cuando inició la revolución feminista, al finalizar la segunda guera mundial.

Probablemente, las primeras apariciones de esta tendencia fueron en forma de protesta, pero cuando el famoso diseñador Jean Paul Gaultier decide revivirla en los años ochenta, en una colección exclusiva para Madona, lo que inició como protesta se convirtió en la gran atracción de las pasarelas.

Diez años despues, las tendencias de los noventa y el inicio de un nuevo siglo opacaron duramente el ‘Femme Fatale’, pero Rihanna y Lady Gaga la han rescatado, década y media después, dispuestas a mostrar siempre que la revolución femenina no ha terminado.

REVOLVIENDO EL CLOSET

Desde la Alta Costura a Colecciones listas para usar, las transparencias y vestidos de encajes tipo camisones y pijamas son una buena elección para llamar la atención de forma sensual.

Sin caer en lo vulgar, a continuación te recomiendo varias opciones para que luzcas esta tendencia de manera sublime, elegante y chic.

Atrévete a lucir esa blusita de encajes sexy con una falda lápiz o básica, complementalo con un blazer y unos stilettos.

De igual forma puedes vestir un sexy corsé con un blazer falda o pantalón, una cartera sobre y unos tacones de punta enmarcan tu silueta de manera espectacular.

Los jumpsuits de chiffón o cualquier tejido transparente son obligación en esta tendencia.

No olvides usar ropa interior como brasieres deportivos ya que los de encajes y lazos se verían ridículos.

Esa blusa de tiritas que usas para dormir combinala con tus shorts y unas sandalias gladiadoras y listo el resultado un look sexy, fresco y muy casual.

Un Corsé una falda y un blazer son el look perfecto para una fiesta cocktail, complementarlos con unos stilletos y una cartera sobre para ese toque chic.

Desempolva ese body que tanto usaste en los 80 y mézclalo con unos pantalones palazzo de corte alto o simplemente una falda y encima un cardigan.

Sé osada, pero no vulgar. Recuerda que de lo sublime a lo ridículo hay un centímetro.