Panamá,25º

17 de Nov de 2019

Farándula

Enrique y Meghan Markle son oficialmente marido y mujer

Ambos han abandonado la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor como duques de Sussex, tras contraer matrimonio

El príncipe Enrique, nieto de la reina Isabel II, y Meghan Markle fueron declarados hoy marido y mujer por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, a las afueras de Londres.

Los novios intercambiaron los votos matrimoniales y los anillos ante una congregación de 600 personas, entre ellas miembros de la familia real británica y personalidades del mundo del espectáculo. Markle, de 36 años, lleva un elegante y sobrio vestido blanco con largo sujetado por una tiara, que ha sido diseñado por la británica Clare Waight Keller, de la casa francesa Givenchy.

El anillo de Markle ha sido diseñado con oro de Gales por la joyería Cleve & Company y Enrique, por su parte, lleva una alianza de platino.

El arzobispo de Canterbury casó a los ahora duques de Sussex después de que el primado de la Iglesia Episcopaliana de Estados Unidos, Michael Curry, pronunciara una apasionado discurso sobre el poder del amor para "ayudar y curar". "Hay poder en el amor. El amor puede ayudar y curar cuando nada más puede hacerlo", dijo el reverendísimo afroamericano, antes de hacer reír a la congregación al afirmar que "dos jóvenes se enamoran y todos nos presentamos" en la capilla.

Markle llegó al templo en un antiguo Rolls-Royce Phantom IV, que la llevó desde el hotel Clividen, ubicado cerca de la ciudad de Windsor y donde pasó la noche con su madre, Doria Loyce Ragland.

La prometida de Enrique entró sola en la capilla acompañada por diez niños que hacen de damas de honor y pajes, entre ellos el príncipe Jorge y la princesa Carlota, hijos de los duques de Cambridge, hasta que el príncipe Carlos, heredero al trono, la tomó del brazo para conducirla hasta el altar. La ceremonia fue oficiada por el deán de Windsor, el referendo David Conner, mientras que Welby los casó.

El príncipe Enrique, sexto en la línea de sucesión a la corona, llegó a la capilla vestido con el uniforme del regimiento de caballería Blues & Royals del Ejército británico. Los príncipes Enrique y Guillermo fueron unos de los últimos miembros de la familia real en entrar en el templo religioso, antes de que lo hiciera la reina Isabel II, de 92 años, junto a su marido, el duque de Edimburgo, de 96 años.

Ambos han abandonado la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor como duques de Sussex, tras contraer matrimonio.

Por otra parte, los medios internacionales se están volcando hoy con la cobertura de la boda entre el príncipe Enrique y la estadounidense Meghan Markle, cubriendo cada rincón del pueblo inglés de Windsor donde se celebra la ceremonia.

Cerca de 5.000 periodistas y unos 80 medios internacionales están acreditados para cubrir el compromiso matrimonial del nieto de Isabel II, de los cuales algunos se dieron cita en el centro de prensa habilitado en un hotel enfrente del castillo de Windsor, lugar del enlace.

Fotógrafos, medios escritos, televisiones y radios se buscaron un hueco entre los miles de curiosos que se agolpan en los alrededores de la edificación medieval, con el objetivo de conseguir las mejores vistas de la celebración.

Tony Dandrades, periodista dominicano de la cadena mexicana Univisión, atendió a Efe y aseguró que su medio lleva en Windsor desde el miércoles para preparar la transmisión completa de la ceremonia.

"Estoy muy emocionado, impresionado porque tengo el brazo lleno de pulseras para entrar los sitios. Hay mucha seguridad, aquí la autoridad está muy pendiente de lo que está ocurriendo. Ha sido una experiencia única que nos marcará como periodistas. Es impresionante lo que va a ocurrir ahí dentro y cómo está todo calculado al milímetro", destacó.

Para el profesional dominicano, la unión de Markle y Enrique es "atípica" porque es una chica estadounidense de madre afroamericana y de padre anglosajón.

"Le da un toque diferente a esto de la monarquía, pero hablando con británicos me han dicho que eso de la raza les da igual, que tenemos todos la misma sangre y que es un momento de celebración", afirmó.

Además, entre los periodistas españoles fueron habituales las comparaciones entre Markle y Letizia Ortiz, la reina de España.

Paloma Prieto, madrileña y periodista en un medio local de Londres, aseguró a Efe que el enlace "es parecido en cierta manera a lo que vivimos en España con Letizia Ortiz y el príncipe Felipe -ahora rey-", quienes se dieron el "sí, quiero" en 2004.

"Ella era divorciada, como Meghan, aunque aquí ha habido más intensidad en ponerlo en relevancia porque los medios en el Reino Unido no respetan tanto la vida privada. Ha salido toda la basura de los familiares, en España salieron cosas pero no tantas", finalizó.

La cobertura mediática mantiene a todos estos profesionales por la localidad de Windsor desde primera hora de la mañana, donde continuarán hasta, al menos, hasta las 7 de la tarde hora local (20:00 GMT), momento en que tendrá lugar la última recepción del enlace.

La boda del sexto en la línea de sucesión al trono británico se celebra ante 2.640 invitados y, según fuentes policiales, se espera que se reúnan cerca de 120.000 personas en este pueblo del condado de Berkshire, al sudeste de Inglaterra.