Panamá,25º

15 de Dec de 2019

Farándula

Bebe Rexha lleva soportando críticas sobre su peso toda la vida

La cantante no pudo evitar sentirse como "basura" cuando muchos diseñadores se negaron a vestirla para la pasada gala de los Grammy a pesar de que ya había vivido situaciones similares

La peor parte de toda esa historia es que ni siquiera puede verse que encaje en lo que ha llegado a denominarse como 'tallas grandes' en vista de que habitualmente usa una 10 en Estados Unidos, el equivalente a una 42 europea o una 14 en Reino Unido.

Muchas personas que habían escuchado una canción de Bebe Rexha, o al menos no lo habían hecho sabiendo que había compuesto ella, descubrieron quién era el pasado mes de enero cuando la cantante denunció a través de Instagram que varios diseñadores se habían negado a vestirla de cara a la gala de los Grammy -sin importarles que fuera de una de las nominadas- con la excusa de que sus creaciones no estaban hechas para figuras curvilíneas como la suya.

La peor parte de toda esa historia es que ni siquiera puede verse que encaje en lo que ha llegado a denominarse como 'tallas grandes' en vista de que habitualmente usa una 10 en Estados Unidos, el equivalente a una 42 europea o una 14 en Reino Unido .

"La verdad es que me rompió el corazón. Estuve muy triste y deprimida. Me ocurrió como basura humana", ha grabado ahora en una entrevista a Cosmopolitan en la que insiste en su decisión de hablar del rechazo que había tenido que no responder a una deseo de buscar publicidad o criticar a una marca concreta. "También estaba enfadada: no es que pretendas vengarme de nadie, pero no queríamos seguir tolerando algo así".

Tristemente, para ella no suponía que ninguna novedad se encontraría en una situación como esa, ya que lleva soportando comentarios acerca de su físico desde los inicios de su carrera e incluso ha sido obligado a someterse a dietas y planos de entrenamiento elegidos por terceras personas.

"La primera vez que conseguí un contrato, desde la discográfica me pregunté si estaba lista para ponerme en forma. Querían que perdiera casi diez kilos. En aquella época yo era muy poca cosa, pesaba 58 kilos, y conseguí por completo mi perspectiva. Me mataba de hambre antes de rodar cada videoclip y siempre tenía frío ", explica antes de compartir una anécdota sobre una directora creativa que le obliga a establecer dos veces al día y supervisar sus comidas. "Recuerdo que se sentó a mi lado en la mesa y me repetía: 'No estás perdiendo suficiente peso'. Y lo único que estaba comiendo eran ensaladas".