Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Gastronomía

Americanos, con aires de Bordeaux

Una cena maridaje se llevó a cabo en el Trump Ocean Club de Panamá para presentar los vinos Trump y platos del nuevo menú de su restaurante.

¿Conoce los vinos Trump? Sí, los Trump decidieron ya hace algunos años entrar en el negocio vitivinícola. Pero a diferencia de los nombres y marcas que a punta de esfuerzo se han dado a conocer en el estado de California, los viñedos de Trump están ubicados en el estado de Virginia.

Esto tiene una razón de ser muy específica. ‘Los vinos son de América, pero se busca mantener una esencia europea’, afirma John Cardona, director de ventas y mercadeo del Trump Ocean Club de Panamá.

El clima del estado de Virginia tiene grandes similitudes con el de Burdeos en Francia, y allí, los Trump han desarrollado cepas francesas como cabernet franc, cabernet sauvignon, merlot, petit verdot, pinot noir y chardonnay.

El resultado, sabores y aromas muy refinados. Eso pudimos constatar en una cena de seis tiempos ofrecida por el Trump Ocean Club, en el restaurante Tejas, que sirvió como telón de fondo para anunciar la llegada de los vinos Trump a Panamá, y de paso, dar a conocer algunas exquisiteces del nuevo menú.

‘Son vinos frescos, agradables al paladar’, dice Cardona, quien informa que los vinos Trump estarán de venta en el hotel, en todos sus restaurantes.

Para hacer el recorrido de estos vinos a través de la cena, nos acompañó Gabriel Molina, el sommelier del hotel.

Iniciamos con un amuse bouche del chef, papa confitada con espinaca y pollo con hinojo y especias. Acompañó un Trump Blanc de Blanc, Chardonnay 2008, espumoso elaborado con el método Champenoise con notas tostadas que hace una buena mezcla con la grasitud de la papa y asl especias. Su sabor es muy delicado y a la vista deja ver unas burbujas muy finas y un rosario persistente.

El siguiente plato fue un tarta de atún y tempura, espárrago cons alsa de tomates secos y tequeño con crema de parmesano. Con el plato, el Trump Sparkling Rose, con 95%Chardonnay y 5% Pinot Noir, 2008. El pinot noir le da más cuerpo a este espumoso, también elaborado con segunda fermentación en botella, lo que hace que ligue con el atún y el tequeño.

Seguimos con una sopa de repollo morado, mermelada de cebolla y vino tinto, morcilla y manzana caramelizada. Con la sopa, el Trump Rose, hecho de una mezcla 60% merlot, 23% cabernet franc y 17% cabernet sauvignon, todas tintas, pero con un prensado incompleto. En nariz, fresa intenso y en boca, un sabor muy fresco, afrutado de cerezas con poca a cidez.

La cena continuó con un ravioli de langostino, lomo con queso de cabra y edamame con pesto y tocino.

Para acompañar, Trump Chardonnay 2012, con fermentación no maloláctica que logra un resultado muy fresco, con notas de manzana verde y albaricoque.

El siguiente plato, un magret de pato con piel crocante, puré de apio y vainilla, plátano asado, brownie y salsa de chocolate semi amargo. El vino, Trump Meritage, con 45% merlot, 35% cabernet franc, 18% cabernet sauvignon y 2% petit verdot, cosecha 2012. La fermentación en barrica por 12 meses se da de forma separada para luego hacer la mezcla final. En nariz ofrece tostados tenues y frutas negras, en boca, frutas, especias y un poco de madera.

Llegando al final de la noche, un plato de quesos parmesano, brie y manchego con pistachos, uvas y mermelada da de naranja, acompañado del trump New World Red, Blend, 2008, también mezcla tipo bordeaux, tiene aromas de frutas rojas y negras, vainilla y grafito. En boca, ciruela, hierbas secas, tabaco y vainilla.

La degustación de vinos terminó allí, mas no la cena pues completaríamos al velada con un delicioso parfait de chocolate con un delicioso helado de trufa negra.

Un excelente final para una noche plena de sabores.