La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Gastronomía

El refugio rosado de Cuquita

Cuquita Cookita, en San Francisco, es la carta de presentación del servicio de banquetes de Cuquita Arias de Calvo, pero también un espacio de relajación, con comidas para todos los gustos y deliciosos postres

La sazón de Cuquita Arias de Calvo es conocida por muchos. Conservas y postres fríos, su trabajo en la industria de los banquetes, la primera propuesta panameña estilizada desde un hotel, sus comidas para llevar en Obarrio y a lo largo de todo ese camino, sus recetas en diarios, revistas y libros, hasta en televisión.

Cuquita Cookita se inició hace poco mas de seis años como un espacio donde además de atender a los clientes que contrataran algún banquete, comensales encontrarían a la hora del almuerzo algunas opciones de comida casera, para llevar. Unas pocas mesas daban la opción a los visitantes de tomar un postre o un café, pero Cuquita no contaba con que a la gente le iba a gustar tanto el lugar que muchos iban a querer comer allí mismo.

‘Desde hace rato estaba detrás de un nuevo local. Y en san Francisco vi una casa que me gustaba mucho y tenía un letrero de ‘se alquila”, recuerda la cocinera. Pasaba el tiempo y la propiedad permanecía desocupada, pero un buen día Cuquita se dio cuenta de que el letrero no estaba. Se lamentó de no haber tomado la decisión, aunque días después notó que había un letrero diferente. Decía ‘se vende'.

Con su hija Analaura, socia en la aventura culinaria, decidieron medir posibilidades.

‘Yo tenía solo mi cuenta de banco y el banquero que me adora..., pero miraba la casa y decía ‘esa es...”, rememora.

Luego de algunas peripecias y con el apoyo de algunos socios —de la familia—, los planetas se alinearon y se pudo realizar la compra.

‘Conseguimos la casa, nos mudamos en febrero, no podía seguir pagando alquiler mientras habiendo comprado. Lo primero que hicimos fue armar la cocina, para poder trabajar y generar ingresos con los banquetes para la remodelación' , detalla. Les tomó unos cuatro meses. Finalmente el nuevo espacio de Cuquita Cookita abrió al público el pasado junio.

‘El restaurante es nuestra carta de presentación, es la forma como los clientes que contratan los banquetes nos conocen', explica Cuquita.

‘Me encanta pensar que tenemos un espacio creado por mujeres, trabajado por mujeres, para mujeres que ayudan a otras mujeres

CUQUITA ARIAS DE CALVO

Además, tener un espacio garantiza trabajo continuo a su staff sin tener que depender de recepciones. Y, por supuesto, a Cuquita le encanta atender y sentarse a conversar con sus comensales.

Se trata de un espacio que ha adquirido toda la personalidad de sus anfitrionas: decoración en tonalidades rosa, mesas de sobre blanco, sillas estilizadas y naturaleza en diversas expresiones. Un lugar para refugiarse de las hostilidades de una ciudad que crece día con día.

‘Estamos felices. Ha sido un cambio súper positivo. A todo el mundo le gusta, sobre todo a las mujeres que es mi target principal. Me encanta pensar que tenemos un espacio creado por mujeres, trabajado por mujeres, para mujeres que ayudan a otras mujeres', destaca.

Desde asesoras legales y diseñadoras, hasta el staff de la cocina es completamente femenino. Y las hijas de sus colaboradoras reciben becas de estudio.

Esto no significa que los hombres no puedan llegar y disfrutar también de su ambiente acogedor. ‘Todos son bienvenidos', dice Cuquita.

El concepto del restaurante ha variado, porque ‘el público, el cliente es quien al final decide qué es lo que quiere', asegura. Y lo que quiere el público es salir a comer, tener una experiencia satisfactoria no solo con la comida, sino en pasar un momento agradable, cambiar de ambiente, pero aun así, sentirse como en casa. Así es que aunque se mantienen las opciones de congelados, postres y café, las comidas ya no se presentan como opciones diarias. Ahora, hay una carta.

En cuanto a desayunos, está ‘Buenos días alegría', yogurcon granola hecha en casa, frutas frescas y miel de abeja; ‘Pink benedict', dos huevos, english muffin, mash de aguacate y salsa holandesa de remolacha; ‘El clásico', omelette de tomate, queso cheddar, mozzarella, hummus de remolacha y relish de aguacate sobre tostada black sage ; ‘Pancakes gorditos', con bacon , algodón de azúcar, mantequilla de la casa y sirope. Es importante destacar que el menú de desayunos se puede pedir a cualquier hora.

También está la sopa del día, además de dos emparedados: ‘la wapa', hamburguesa d eAngus importada, queso cheddar, cebolla morada, chicharrón y salsa de la casa, acompañada de cuñas de papa y ‘gallina fina', dos bao buns rellenos de ensalada de pollo, bacon , aguacate y rabanitos tiernos acompañados de papacones.

Otra interesante opción son los bowls , que ofrecen una comida completa: ‘Viene la tuna', ofrece atún sellado, arroz con plátano, edamame, aguacate, cebollas encurtidas, mézclum y salsa mango pekín; ‘Corazón salmón', con salmón rostizado, hummus de remolacha y bvegetales a la plancha; ‘La quesadilla', con tortilla de harina, pollo, frijoles negros, aguacate, sour cream y tomates cherry. Por último, ‘De mi tierra', falafel de guandú, hummus de pixbae, labne rosado y pan pita.

Los amantes de las ensaladas, tienen tres opciones: ‘El platanal', una ensalada de radicchio, endivia, arúgula, berro, lechuga rizada, rabanitos tiernos, tocino crocante y ñoquis de plátano a la plancha; ‘Con la papa en la boca', papines , remolacha tiernoa, huevo encurtido y tzatziki y ‘la waldorfcita', con uvas y nueces acarameladas, apio, lechuga romana, repollo morado, manzana y aderezo de yogur, con la opción de incluir pollo.

En cuanto a postres, el baked alaska con nubes de azúcar, el cubanito helado: un buchito de café, helado de vainilla y brownie de cappuccino y el tradicional cuatro leches que opcionalmente se sirve con perfume de rosas o de azahar.

Para beber, jugo fresco del día, infusiones, tes y café, además de algunos antojitos.