Panamá,25º

06 de Dec de 2019

Moda

La libertad de diseñar, en un país comunista

Creativos cubanos se las ingenian para confeccionar y promover sus piezas en Cuba. Los locales recrean situaciones complejas y reales que viven a diario en las vestimentas que lucen sobre las pasarelas

Gloria Deportiva” presenta kimonos inspirados en el boxeo y ropa deportiva con estampado de imágenes destacadas del deporte cubano.EFE

No es solo cuestión de lujo y vanidad. La moda, a veces, es una plataforma en la que los diseñadores dan voz a problemas y situaciones reales.

En Cuba, un país bajo un régimen comunista, donde cada persona desde su hogar lleva una vida austera, donde los bienes materiales son escasos, diseñadores muestran la identidad, sociedad y circunstancias de la isla, a través de la moda.

Pero, ¿cómo hacen para, a pesar de las limitaciones en materiales, medios e internet, vivir en un país socialista diferente al mundo globalizado, crear y exponer sus obras?

  • La_libertad_de_disenar_en_un_pais_comunista-1
    Dos costureras trabajan en los diseños de la colección “Glorias Deportivas”.EFE
  • La_libertad_de_disenar_en_un_pais_comunista-2
    Las diseñadoras Idania del Río (d) y la española Leire Fernández (i).EFE

La creatividad, una capacidad inherente de la moda, se desboca a su máxima expresión. El no contar con todos o gran parte de los recursos necesarios para confeccionar, estimula la imaginación y colaboración en el rubro.

Es el caso de Clandestina, la primera compañía de moda independiente de la isla, que recientemente presentó su nueva colección. Inspirada en los atletas cubanos “Gloria Deportiva”, como en Cuba denominan a las leyendas nacionales del deporte, es una alegoría del esfuerzo de los atletas de la isla condecorados, semejante al triunfo de los cubanos de a pie, en la competencia de la vida, en las muchas dificultades que enfrentan y superan en su día a día.

“La creatividad, una capacidad inherente de la moda, se desboca a su máxima expresión. El no contar con todos o gran parte de los recursos necesarios para confeccionar, estimula la imaginación y colaboración en el rubro”.

Modelos desfilan con prendas de la colección “Glorias Deportivas”.EFE

“Es una metáfora para hablar de la sociedad, de un mundo que está muy polarizado nuevamente entre buenos y malos, rojos y azules. En el caso de Cuba es para honrar el sacrificio de los atletas, pero también el sacrificio del pueblo cubano que cada día tiene que salir a la calle a hacer una carrera, a ganar el primer lugar en algo”, explica a Efe la diseñadora Idania del Río.

Es conocido internacionalmente que los cubanos enfrentan escasez de alimentos, de combustible, de medicinas entre otros rubros importantes. Estas carencias podrán limitar ciertas acciones pero no acabar con la voluntad y la creatividad en este caso, de los diseñadores cubanos.

“Gloria Deportiva” presenta kimonos inspirados en el boxeo, antorchas olímpicas, ropa deportiva con estampado de imágenes destacadas del deporte cubano, entre otros elementos característicos del país insular.

“La gente está muy acostumbrada al carro americano y lo sustituimos por el Lada ruso, el “polaquito” o el Moskovich que son realmente los carros que se utilizan en Cuba”, comenta Leire Fernández a Efe, quien colaboró con la colección.

Las creadoras utilizaron las imágenes de estos vehículos como estampado en varias prendas. “Es buscar en la realidad cubana, usar las glorias deportivas como excusa para ver cómo es la realidad del cubano y resaltar símbolos y elementos que están súper metidos en su cultura, como toda la influencia rusa”, agrega Fernández.

“Gloria Deportiva” contó con la participación de la corredora Ana Fidelia Quirot, la voleibolista Regla Torres y el saltador Javier Sotomayor, quienes desfilaron luciendo los modelos de la empresa privada.

La corredora Fidelia Quirot, aseguró a cibercuba.com que Clandestina “está haciendo un trabajo que demuestra la dignidad de nuestra nación y que ser privado o estatal no es relevante. No importa. Representan a Cuba y al pueblo cubano”.

Iniciativa privada o estatal, lo cierto es que los cubanos no se rinden frente a las complejas situaciones que viven a diario y en el campo de la moda también están resueltos a triunfar.

Es así como en el año 2015 vio la luz la Semana de la moda en La Habana. Un evento, que según Dámaso Crespo, en su momento, presidente de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (ACAA), “importantísimo que ha marcado pautas y llegó para quedarse”.

Rolando Rius, un diseñador reconocido en la isla. Egresado de la Escuela Superior de Diseño Textil de La Habana trabaja de manera independiente. “Trabajo en base a ser optimista, sin pensar en los problemas para conseguir materiales, reciclando, experimentando, la idea es mantenerse activo para que no muera el talento”, afirma a  i-D, una revista digital inglesa dedicada a la moda, a la música, al arte y a las subculturas.

Entrevistado por el mismo medio, Yudel Rifat Contreras diseñador de la empresa FAMA, adherida al Ministerio de la Industria de Cuba, quien diseña prendas para el gobierno y de vez en cuando hace sus propias colecciones señala que para las cubanas “es difícil realmente comprar las cosas que se llevan o que se diseñan en Cuba. Muchas veces nosotros los diseñadores tenemos problemas para hacer producciones en serie. La industria nacional está ligeramente deprimida en el sentido de producir lo que verdaderamente puede ser llamado moda. Aunque al cubano le gusta, sobre todo a la gente joven, seguir las tendencias es muy complicado”.

Y es que en Cuba no se realizan pasarelas de moda como en otros países. Se realiza una feria anual donde los diseñadores muestran sus creaciones. Las razones son varias, pero una de las principales es lo complejo de la adquisición de los materiales.

¿Dónde compran las telas? “En las tiendas de telas del centro que tienen precios bastante elevados. Las importan de distintos lugares. Aquí existen textileras que están enfocadas a resolver problemas para el país. Para uniformes y eso”, dice Rius a i-D.

Si se continúa o no desarrollando el rubro de la moda en Cuba, la creatividad y el esfuerzos de los diseñadores cubanos no tiene barreras. Ellos bien saben que son los encargados de mostrar la identidad cubana, a través de las pasarelas.