28 de Feb de 2020

Planeta

¿Quién quiere ser mi amo?

PANAMÁ. Cada año cientos de gatos y perros callejeros son atropellados, maltratados y finalmente abandonados a su suerte. ¿Qué hacer con...

PANAMÁ. Cada año cientos de gatos y perros callejeros son atropellados, maltratados y finalmente abandonados a su suerte. ¿Qué hacer con ellos?

Desde hace cinco años, el refugio “San Francisco de Asís” se ha convertido en un hogar temporal para muchos de estos animales. En el lugar se les brinda atención médica, alimentación, pero, sobre todo, cariño incondicional. Las limitaciones para realizar la labor son muchas. La organización se sostiene a través de donaciones, recolección de fondos y con alcancías, que colocan en pequeños negocios.

La tarea no es fácil. Hay unos seiscientos perros y alrededor de setescientos gatos que habitan en el hogar temporal. Algunos de los animales tienen discapacidades físicas y requieren de mucho cuidado. “Rosita” es una de ellos. La canina tiene cuatro años de edad y uno de haber llegado al refugio. Fue abandonada por su ama luego de sufrir un accidente en el que perdió una de sus patas traseras.

También está “Dexter”. Él corrió con suerte: goza de buena salud y es el macho alfa o jefe de la manada. Un solo rugir alerta al resto de que deben guardar silencio.

Pero no pasó igual con “Lexus”, un canino de siete meses de edad, fuerte, robusto, color blanco y gris, pero, con una discapacidad: perdió una de sus piernas delanteras. Sin embargo, esto no ha sido impedimento para saltar, correr y brincar. Él al igual otros cuarenta perros y cientos de gatos esperan por un amo, para que los consienta por el resto de sus días. ¿Quién desea hacerlo?

Para lograrlo debes llenar algunos requisitos indispensables, explicó Bibiana Rodríguez, ingeniera automotriz, quien cambió el mantenimiento de camiones para dirigir la fundación, que se dedica al cuidado y atención de los animales.

Mientras acaricia un gato —que reconoce como su preferido— Rodríguez señala que es necesario tener cerca en los hogares para adoptar un perro. “Y es que el animalito debe andar suelto y no amarrado”, argumentó.

Además, deben entender la responsabilidad de adoptar una mascota, continúa explicando.

Pero, esto no es todo. Para adoptar se debe seguir un procedimiento. Primero escoger al animal, entregar copia de recibos de luz, agua y teléfono, llenar un formulario, tomarse una foto y hacer una pequeña donación a la fundación. Entonces estarás listo para llevar la mascota a casa y gozar de su compañía.

Por su parte, la fundación tiene el compromiso de entregar el animalito vacunado, desparasitado y esterilizado.

Otra opción para ayudar a miles de mascotas es convertirse en “padrino”. Para hacerlo se debe escoger un ahijado (animal) y costear sus gastos de alimentación, pampers, medicamentos y todo lo que requiera para vivir saludable y feliz.

También se reciben donaciones en efectivo y enseres como: sábanas y juguetes. Para establecer contacto con la fundación sólo hay que accesar a la página web www.fundasis.org. Allí aparecen las opciones para apoyar al refugio y cómo hacerlo.