Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Planeta

De Capira para el mundo

PANAMÁ. En los bosques de Capira se oculta un tesoro de la naturaleza desconocido para muchos: agua mineral de la mejor calidad. El flui...

PANAMÁ. En los bosques de Capira se oculta un tesoro de la naturaleza desconocido para muchos: agua mineral de la mejor calidad. El fluido reúne calcio, sílica y floruro natural, componentes necesarios para conservar el cuerpo humano saludable, explicó Rubén Natal, gerente de la empresa Eurofusión, S. A.

La empresa, con capital estadounidense y canadiense, invirtió 48 millones de dólares en la creación de una planta embotelladora, para exportar y comercializar el agua de Panamá.

La planta garantiza la producción de 36,000 botellas de “AQUACAI” por hora y se percibe como una de las embotelladoras más prometedoras en Latinoamérica.

Y es que el producto, que será lanzado al mercado local e internacional en los próximos días, tiene características competitivas con Fiyi y Volvic, dos de los mejores fluidos embotellados, dijo Natal.

El agua ha sido almacenada por varios cientos o miles de años en el acuífero y requiere tratamientos mínimos para garantizar su pureza, dijo Roger Rivera, ingeniero de producción de Eurofusión.

CONDUCCIÓN

En el proceso de conducción y embotellamiento se toman medidas estrictas de calidad.

El líquido, es extraído del acuífero, que se halla encerrado en cuatro paredes de piedras subterráneas. De allí es conducido por tuberías de acero inoxidable a los tanques de almacenamiento donde es saneado por lámparas ultravioletas.

Luego el líquido pasa por un laboratorio químico que garantizará el inocuidad del agua.

Día tras días se toman muestras de laboratorio y algunas se envían al extranjero. Todo se hace con el objetivo de verificar que el producto esté libre de contaminantes, reúna los estándares de un mercado exigente y cumpla las normas internacionales, explicó Evelyn Pitty, jefa del laboratorio de calidad de Eurofusión.

Luego se le quita el hierro y el manganeso, minerales que le quitan estética al producto y finalmente se le agrega ozono, para eliminar los olores y sabores. El proceso permite que conserve su estado mineral original, explicó Rubén Natal.

Entonces está listo para embotellar. La diferencia del agua de acuíferos y manantiales radica en que la primera tiene índices microbiológicos muy bajos, por no tener contacto con la superficie, lo que sí ocurre con la de manantiales, continuó Natal. Esta es otra ventaja que tiene el producto que elaboramos en la planta embotelladora, agregó.

EMBOTELLAMIENTO

El proceso de embotellamiento cuenta con una tecnología de punta, que evita cualquier tipo de contaminación, afirmó Roger Rivera. La mano humana interviene sólo para cerrar la botella, detalló. Luego de esta fase esta listo para el mercado.

Esta fase es netamente panameña. Las botella y las etiquetas también se confeccionan en la planta. Sólo se compran los moldes, explicó el ingeniero jefe de producción.

CONSERVACIÓN

La empresa no ha escatimado en gastos. Ellos plantean una estrategia para reforestar el área de las 400 hectáreas donde se desarrolla este macroproyecto. El fin es conservar la fuente y garantizar un futuro sólido al producto y a los trabajadores, los que son panameños en su gran mayoría.

En los primeros años se sembraron alrededor de 200 mil árboles de caoba, roble, guayacán, nazareno, cocobolo, almendro de montana, naranja, mandarina entre otros.

“La idea es crear un bosque para preservar la fuente”, dice la encargada del área ecológica.

Pero, esto no es todo. Eurofusión está realizando estudios para aplicar proyectos solares o energía eólica.

La meta para el 2010 pretende sembrar unos 20 mil árboles. Para lograrlo se asesoran con la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) y cuentan con un vivero dentro de la empresa. La época de siembra es el mes de septiempre.

MERCADO INTERNACIONAL

AQUACAI, nombre que recibe el producto por la combinación del término agua, y cai, que es una palma originaria de Brasil, que habita en zona donde se ubica el acuífero, podría distribuirse en unos 46 países, si se logra registrar la marca.

Natal está optismista de lograrlo y consolidarse como una empresa fortalecida en el mercado. De hecho, han recibido certificaciones internacionales que demuestran que el agua de Panamá es excelente.

Rubén Natal nos reveló que el proyecto se inició hace unos diez años, cuando se empezó los primeros estudios geológicos. Sin embargo, sólo hay dos años que se trabajó en el mercadeo del producto. Ellos esperan que el “gigante dormido” despierte a finales de enero cuando salga a la venta “AQUACAI”.